Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

William Erwin Eisner nació en Brooklyn, Nueva York, el 6 de marzo de 1917.

Su padre, Shmuel Eisner, nació en lo que hoy es territorio ucraniano, y se dedicaba a pintar murales y decorar iglesias en Viena, Austria. Antes de que estallase la Primera Guerra Mundial, optó por emigrar a los Estados Unidos, donde su desconocimiento del idioma le complicó el conseguir un trabajo estable. En Nueva York conoció a Fannie Ingber y poco después se casó con ella, engendrando tres hijos. Para desconsuelo de su madre, William heredó la vocación artística de su padre, quien lo apoyó comprándole material de dibujo desde muy pequeño. Will era además un entusiasta de los pulps y cada vez que podía acudía a proyecciones de cortometrajes, lo que seguramente influyó en su vocación de contar historias.

Will Eisner es una de las figuras más prolíficas e influyentes en el desarrollo del cómic
Will Eisner es una de las figuras más prolíficas e influyentes en el desarrollo del cómic

Tras el colapso económico de 1929, su madre exigió que buscase alguna forma de contribuir a los ingresos familiares, por lo que empezó a vender periódicos en las esquinas. Eisner estudió la preparatoria en la DeWitt Clinton High School, donde pudo desarrollar su talento al dibujar para el diario escolar, la revista literaria de la escuela y los anuarios, además de colaborar en el diseño de escenografías para el taller de teatro. Al graduarse, atendió por un año a la Art Students League de Nueva York, donde obtuvo contactos que le permitieron conseguir trabajo como caricaturista en el diario New York American y dibujando ilustraciones de una página para revistas pulp.

En 1935 decidió probar suerte en la revista Wow, What a Magazine!, una de las primeras antologías de tiras cómicas en agregar material original a sus acostumbradas reimpresiones. Al desaparecer la revista en 1936, Eisner se asoció con el editor de la misma, Jerry Eiger, para fundar el estudio Eisner & Eiger, dedicado a crear material que se le vendía listo para publicación a diferentes editoriales. Entre los autores que desfilaron por su staff podemos contar a Jack Kirby, Lou Fine, Bob Kane y Mort Meskin, y cabe apuntar que fue uno de los primeros en rechazar la propuesta de Siegel y Shuster de lo que eventualmente fue Superman.

Tras discutir opciones con publicistas y editores, Eisner vendió su parte del negocio a Iger para dedicarse a producir un suplemento de cómics de 16 páginas que fue incluido en algunos diarios. El éxito de esta iniciativa fue tal, que unos años más tarde su suplemento era ya incluido en 20 de los principales diarios de los Estados Unidos, alcanzando una circulación combinada de cinco millones, superando ampliamente la de cualquier cómic o antología de la época.

Eisner produjo cómics y novelas gráficas durante 70 años
Eisner produjo cómics y novelas gráficas de gran calidad y consistentemente a lo largo de 70 años

La historia principal en dicho suplemento era The Spirit, un justiciero enmascarado creado por el propio Eisner (mismo que acaba de celebrar su 75 aniversario – chequen también la galería/homenaje realizada por 14 artistas mexicanos), y que a la fecha se mantiene como una de sus más importantes aportaciones al medio, sobre todo por algunas herramientas narrativas que Eisner incorporó, como insertar el título del serial en la primera página de la historia a manera de compensación por la falta de una portada.

Eisner sirvió en el ejército entre 1942 y 1945, aunque no en combate, sino estacionado en Washington, donde trabajaba en carteles motivacionales y, más importante aún, utilizando historietas con fines educativos, dedicadas a temas como procedimientos militares y mantenimiento de armas y equipo. Tan exitosa resultó su idea, que años después de la guerra seguía produciendo material de este tipo tanto para el ejército como para clientes privados, como la General Motors. Al ser liberado del servicio, Eisner volvió a asumir el control de The Spirit, que había sido mantenido por sus asistentes los tres años anteriores. Retiró al personaje en 1952, pero a la fecha sigue estando vigente gracias a múltiples ediciones y reimpresiones que se han hecho a traves de las décadas, y en los últimos 20 años incluso con series nuevas producidas por Kitchen Sink Press, DC Comics y, próximamente, Dynamite Entertainment.

Hacia finales de los años 70, Eisner decidió experimentar con narraciones de formato más largo, y en 1978, con la aparición de A Contract with God, ayudó a popularizar el término de novela gráfica. Desde ese momento y hasta su muerte, en 2005, Eisner produciría en promedio un volumen por año, incluyendo títulos como Dropsie Avenue, The Building, A Life Force, o The Big City. Por varios años dio clases de arte en la School of Visual Arts, en Nueva York, y es autor de dos de los libros fundamentales para quienes quieren aprender a hacer cómic, Comics and Sequential Art, y Graphic Storytelling. Un tercer volumen, Expressive Anatomy for Comics and Narrative, quedó inconcluso al momento de su muerte, pero uno de sus alumnos y asistentes lo completó y fue publicado en 2008.

Los libros de instrucción de Eisner son lectura obligada para cualquier autor de cómic
Los libros de instrucción de Eisner son lectura obligada para cualquier autor de cómic

Largamente reconocido como una figura fundamental para el desarrollo del cómic como medio narrativo, Eisner fue objeto de toda clase de homenajes y reconocimientos a lo largo de los años. En 1988 se estableció un premio que lleva su nombre, y es considerado como el más prestigioso galardón que otorga la industria estadounidense del cómic, celebrando la entrega del mismo durante una gala reralizada el fin de semana de la San Diego Comic Con. También hay un Salón de la Fama que lleva su nombre, y él fue parte de la primera generación de autores inducidos en el mismo.

Luego de complicaciones surgidas tras una cirugía de corazón abierto, Will Eisner falleció el 3 de enero de 2005 a los 87 años de edad, dejando tras de sí un imborrable legado, el cual representa una de las piedras angulares del medio que conocemos como cómic.

Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Alberto Calvo

Escritor, traductor y editor nacido en la ciudad de México. Colaborador en Panini Comics México, Revista Comikaze y Comicverso.org, pueden seguirlo en Twitter como @albion2112. https://www.facebook.com/comicverso
Comentarios