Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Ante la buena aceptación de los consejos de Ron Marz para escribir visualmente, vamos a dedicar un espacio regular a algunos consejos de profesionales para hacer cómics de la mejor manera posible. Toca turno a Lee Sullivan, artista británico famoso por su trabajo en los cómics de Doctor Who, quien graciosamente nos dio permiso de traducir una guía básica para la elaboración de un cómic. Lo que sigue es un extracto de una pieza más extensa que pueden hallar en su versión original, en inglés, en este enlace.


COMPOSICIÓN DE PÁGINA

Los comics sirven para contar historias, y eso es algo que los artistas deben tener siempre en mente. Hay que visualizar cada página como una obra en proceso, considerando que si el artista no está haciendo un buen trabajo, es labor del editor mandarle las páginas de vuelta hasta que lo haga bien.

El diseño de paneles debiera ser simple y fácil de seguir. Es importante recordar que los cómics se leen de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Echen un vistazo a los ejemplos de abajo, donde encontrarán una selección de “trazados Kirby”, simples y fáciles de seguir. Si en la página hay un elemento que distraiga la atención del lector de la historia, alguien no tiene en orden sus prioridades. Insertos, paneles superpuestos y páginas sin bordes deben ser evitados la mayor parte del tiempo.

Los "layouts Kirby" son algunos de los ejemplos básicos de distribución de paneles en una página.
Los “trazados Kirby” son algunos de los ejemplos básicos de distribución de paneles en una página.

Los paneles oblongos son bastante amigables a la vista (piensen en la forma de una pantalla de cine), pero eso no significa que cada panel tenga que tener esa forma. Basta recordar que un panel cuadrado se convierte en un oblongo una vez que se le añaden los diálogos. Por cierto, no es trabajo del rotulista colocar los balones y cajas de texto. Esa es responsabilidad del dibujante, y el editor debiera asegurarse de que éste lo sepa. En términos generales, los dibujantes debieran considerar dejar libre de cualquier detalle o acción importante el tercio superior de cada panel. Después de todo, los globos flotan, y cualquier globo que obstruya una acción importante está en conflicto con la prioridad de contar una historia.

Las configuraciones de página mostradas más arriba representan el trazado más o menos estándar que usan los profesionales, pero son sólo una guía básica. Al escoger la distribución de paneles uno va a terminar borrando mucho mientras acomoda la idea dentro del diseño, pero no hay porque desesperarse. Un tip útil: no intenten forzar sus dibujos dentro de un esquema pre-seleccionado. Estos diagramas sólo representan un punto de partida.

A continuación ofrezco algunos consejos que sirven para cualquier clase de cómic, aún si buscan trabajar en contra de la fórmula:

  1. Quédense con los “trazados Kirby”. Los diseños más elaborados, como lo que hacen Frank Bellamy o Steve Bissette (a veces llamados con afecto “diseño de vidrios rotos”) suelen complicar la narrativa y hacen más difícil el trabajo de los editores (y también de los lectores). Hay que evitar diseños confusos, como el mostrado más abajo, pues suele ser necesario agregar flechas para indicar el progreso de la acción. Si tu trabajo necesita usar flechas, estás haciendo algo mal.
  2. Hay que evitar los paneles superpuestos. Una vez más, esta clase de trucos visuales tienden a complicar el flujo narrativo de un panel a otro. Si la mirada del lector es llevada del panel 1 al 3 porque la cabeza de un personaje en este último sobresale en el primero (o porque la pierna de un personaje en el panel 1 vuela sobre el panel 3), entonces el artista está confundiendo el progreso narrativo de forma innecesaria.
  3. Mantener los bordes claros. Si hay una imagen pequeña insertada dentro de una más grande, es necesario que el borde esté bien definido, a fin de que el ojo del lector pueda fácilmente identificar que se trata de una imagen separada. Del mismo modo, cualquier secuencia de flashback debe siempre tener bordes distintivos en cada panel como, por ejemplo, esquinas redondeadas.
  4. Respetar las sangrías y espacio entre paneles. Aún cuando no está mal utilizar las sangrías de vez en cuando, su uso debiera limitarse a aquellos paneles o páginas que en el guión requieren de algo particularmente dramático.
  5. Dejar suficiente espacio para textos y diálogos. Como regla general recuerda que los globos tienden a flotar. Basta con ver, por ejemplo, cualquier trabajo de John Byrne para darse cuenta que es muy raro hallar textos y diálogos en la parte baja del panel. Como regla general, basta con no poner ninguna acción importante en el tercio superior de cada panel.
  6. Delinea a los personajes. Los personajes (sobre todo si se trata de robots) deben estar claramente delineados para que el colorista pueda ver claramente donde colorear y donde dejar de hacerlo. Si se trata de un close-up de algún personaje, quizás lo mejor sea eliminar por completo el fondo.
El "trazado Buscema" es un buen ejemplo de un mal diseño que lleva a una narrativa confusa.
El “trazado Buscema” es un buen ejemplo de un mal diseño que lleva a una narrativa confusa.

Por último, es importante dibujar lo que pide el guión y prestar especial atención a los diálogos, pues no es raro que el peso dramático de un panel se encuentre en ellos y no en la descripción de la imagen.

Finalmente, hay que considerar que estas guías para elaborar un cómic son sólo eso, guías. No son reglas, pero forman parte (de forma mayormente inconsciente) de un reconocido lenguaje de la narrativa en cómics. No es necesario que un artista o escritor re-invente la rueda, y esta guía puede evitar que lo intenten. Claro que puede argumentarse que la forma en que cada individuo busca rebasar los límites es lo que constituye su propio “estilo”, pero si ese es el caso, ¡Más les vale que su editor esté de acuerdo!


Lee Sullivan es un artista británico con más de treinta años de experiencia en el mundo del cómic. Mayormente conocido por su trabajo en títulos de licencia como Thunderbirds, Doctor Who y Transformers, actualmente trabaja en Rivers of London: Body Work, miniserie escrita por Ben Aaronovitch y Andrew Cartmel, y en la que es coloreado por el mexicano Luis Guerrero.

 

Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Alberto Calvo

Escritor, traductor y editor nacido en la ciudad de México. Colaborador en Panini Comics México, Revista Comikaze y Comicverso.org, pueden seguirlo en Twitter como @albion2112. https://www.facebook.com/comicverso
Comentarios