Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Un día como hoy hace 20 años se publicó un libro que conquistaría el corazón de niños, adolescentes y adultos por igual, Harry Potter y la Piedra Filosofal. Para conmemorar este aniversario queremos echar un vistazo atras y recordar ¿qué fue lo que nos hizo enamorarnos de este mundo? ¿Por qué seguimos esperando con tanta ansiedad nuestra carta de aceptación de Hogwarts?

Eres un mago, Harry.

La magia es obviamente uno de los elementos que más nos atrapan en el mundo de Harry Potter, pero no la tradicional donde lo sorprendente son actos sobrenaturales, aquí se presenta de una manera estructurada, ingeniosa e imaginativa.

Desde que llegamos a King’s Cross descubrimos que la magia de J.K. Rowling es metódica y bien planeada. Nos sorprende, no con hocus pocus, si no con una civilización mágica que lleva siglos en la clandestinidad. Andenes ocultos a los que sólo los magos pueden acceder, ranas de chocolate encantadas que se escapan de tus manos, un grandioso castillo donde hay magia desde el techo hasta los baños. Los magos leen periódicos que tienen GIFs en vez de fotos, se transportan por chimenea al trabajo, mandan cartas que gritan utilizando lechuzas, crían dragones y cultivan sauces boxeadores

Incluso los elementos más clichés de la fantasía encuentran un giro inesperado en el mundo de Harry Potter: Escobas voladoras que se usan para deportes, varitas mágicas elaboradas de manera artesanal y hasta los fantasmas tienen historias, personalidad y sentimientos.

Sin embargo la magia en este mundo está limitada y atada a ciertas reglas. No puedes hacer cualquier cosa “por arte de magia”, requiere estudios, dedicación y práctica, como cualquier habilidad. Toda rama mágica tiene siglos de estudios, logros y fracasos, buenos y malos usos. Desde las inexactitudes de la astrología hasta las proezas de la adivinación, la atención al detalle para cada materia se trabaja a profundidad y nos hace preguntarnos ¡¿por qué se quejan tanto estos niños de tener tanta tarea mágica?!

Cuando Hagrid castigaba a Harry  lo llevaba caminando hasta el castillo

Artes oscuras.

J.K. Rowling hace un paralelo espectacular con la tecnología del mundo moderno, donde los humanos podemos usarla para salvar o destruir millones de vidas en un pestañeo. Descubrimos rápidamente que la magia puede ser utilizada no sólo con fines de asombro o utilidad, si no con fines oscuros y egoístas.

A diferencia de una bala, donde siempre cabe la posibilidad de sobrevivir, el encantamiento mortal Avada Kedavra es rápido, eficaz y finito. La magia oscura es muy macabra cuando contemplas sus implicaciones: No puedes torturar con ella a menos que realmente lo desees, es más efectiva incluso cuando lo disfrutas. Voldemort no tiene escrúpulos en aprisionar, matar o torturar para lograr el máximo poder de conquistar la muerte a través de los Horrocruxes, todo mientras vemos la destrucción y tragedia que deja a su paso.

También es claro que convertirte en el más grande mago de tu época ya sea siendo autodidacta o recibiendo educación en una prestigiosa escuela de magia, pero nunca podrás romper las leyes de la física-mágica. Ni la más oscura magia puede revivir a quien ha muerto, el tiempo no puede cambiarse aún cuando regreses y participes en él (quien me mencioné la obra de Cursed Child puede aparecerse fuera de aquí rápidamente). Incluso el concepto de manipular la suerte es ingeniosamente tratado, convirtiéndolo en una combinación de oportunidad más buenas decisiones, con una poca ayuda mágica.

Ese momento en que te das cuenta que la Marca Tenebrosa la diseñó un japonés

Es una historia de marginados que alcanzan el éxito.

No necesitas ser un niño huérfano, miope y malnutrido, ni vivir en una alacena debajo de las escaleras para sentirte identificado con los matices de rechazo, injusticia y bullying de los que son víctima los mejores personajes de esta historia. Puedes ser un niño común, que no siente de sí mismo nada especial, pero en el mundo mágico puedes lograr grandes cosas si te lo propones.

Ron creció bajo la sombra de seis hermanos mayores exitosos, sin ningún talento en particular y proveniente de una familia pobre. Pero el Rey Weasley eventualmente brilla sobre la sombra de sus hermanos, conquista sus inseguridades y sus celos, convirtiéndose en el perfecto compañero de Harry demostrando fidelidad y amistad sin comparación en todo momento.

Hermione es una nerd de dientes grandes con una apariencia desaliñada, proveniente de un mundo sin magia, con una personalidad eléctrica que por desgracia repele a más gente de la que atrae. Gracias a su brillantez y arduo trabajo, crece para convertirse en una valiente, inteligente y hermosa heroína, respetada y admirada por sus colegas. Hermione vivirá en los libros de historia que de niña devoraba con tanto ánimo, como una de las más grandes magas de la historia.

Neville comienza como un chico rechoncho, inseguro y socialmente incómodo, la diana perfecta de cualquier bully. Demostrando gran valor a través de los años, se convierte en el líder de la rebelión, en el asesino de La Serpiente, se enfrenta cara a cara con el señor oscuro y le demuestra el significado de ser un Gryffindor. Termina siendo un respetado profesor en una materia que pocos apreciaban, pero donde el encontró su gran pasión.

No sólo los niños son parías, entre los adultos encuentras personajes con sus propias tragedias: Lupin vive con una enfermedad incurable y devastadora que le fue trasmitida deliberadamente de niño. Sirius es la víctima inocente de una injusta traición, viviendo no sólo la condena del encarcelamiento si no el duelo, tristeza y soledad de haber perdido a sus mejores amigos. Snape, after all this time, vive sirviendo a un eterno amor que nunca fue correspondido, luchando contra sus propios demonios y celos, tratando de ser la persona que mereciera tener el corazón de Lilly. Incluso Dumbledore tiene un triste pasado, lleno de tragedias, muerte y represión, pero por ahora volvamos al protagonista.

El intento fallido de un grupo pop llamado New Magical Kids on the Block

El niño que vivió.

Harry es obviamente quien se encuentra con más desafíos que cualquier otro personaje. Pasa de sufrir maltratos en una casa sin amor a enfrentarse con una inmensa fama desmerecida que nunca pidió, obtenida a costa de la más grande tragedia de su vida que ni él conocía.

Este nuevo mundo tiene altas expectativas de su futuro mientras él sólo quiere explorar y aprovechar la magia que acaba de encontrar, que no es sólo la que sucede cuando pronuncias correctamente Le-vioo-sa, si no la de la amistad y el cariño que nunca había podido experimentar. Ahora le sobran figuras paternales, aprende de su pasado y hasta ve a sus padres por primera vez en un reflejo. Como cereza del pastel, también disfruta de banquetes diarios, cómodos aposentos y una educación del más alto nivel (excepto en matemáticas, que al parecer los magos no necesitan).

Pero él no es un niño cualquiera, ni siquiera es un mago cualquiera, de él se esperan grandes cosas: por su pasado, por su familia, por su leyenda. Esta carga lo lleva a situaciones difíciles, desde pequeños sacrificios en su vida personal, hasta la pérdida de grandes amigos.

Poco a poco Harry acepta su inevitable destino, encuentra el valor y talento que siempre tuvo en su sangre y se enfrenta al más grande mal que ha existido. Aún de cara con la muerte, elige el sacrificio ante un bien mayor y nos demuestra el significado de un ser héroe.

Cuando te das cuenta que Harry rentaba un cuarto de 15mil pesos en La Condesa

La magia está en los detalles.

Por último, la gran atención al detalle que la autora le da su mundo es lo que lo hace verdaderamente mágico. En una historia donde tus personajes cuentan con magia, así como una clara definición del bien y el mal, es tentador obviar detalles y no profundizar en conceptos complicados. Pero J.K.R. hace un gran esfuerzo por detallar cada uno de ellos, logrando una agradable combinación que deja muy poco a la especulación pero sin limitar la imaginación del lector.

No quisiera adentrarme en personajes obvios y entrañables como Hagrid, Dumbledore o los Weasley, ya que todos ellos tuvieron su buena cuota de personalidad y trama, si no en personajes que posiblemente no necesitaban ser expandidos para avanzar la historia, pero por haberlo hecho sumaban en cada capítulo al alma de la saga.

Por ejemplo, no era necesario darle una historia a Filch, el conserje viejo y malhumorado que siempre buscaba meter en problemas a nuestros protagonistas. Sin embargo, con muy pocas palabras, nos cuenta su triste realidad como un Squib viviendo en un mundo de jóvenes magos, resentido por no tener sangre mágica y que, desesperado, recurre a libros farsantes de autoayuda con la esperanza de convertirse en un mago, a pesar de saber que es una tarea fútil. Te obliga a sentir empatía por un personaje que de otra forma hubiera sido un simple receptáculo de odio (y también te recuerda que tú tampoco tienes sangre mágica, sucio muggle).

No tenía por qué darle una historia al fantasma Nick Casi-Decapitado, hacerle una fiesta de aniversario de muerte ni mostrarlo también como un marginado por sus propios colegas.

Dobby es un personaje inolvidable y con mucho carisma, pero no era tan necesario profundizar en el contexto de esclavitud que vivían los Elfos Domésticos. Sin embargo, todo ello brinda al lector un complejo concepto moral en el cual profundizar, se vuelve muy valioso cuando consideramos que muchos de sus lectores fuimos niños al leerlo.

Los detalles de los objetos mágicos también son sumamente interesantes: Desde los retratos animados y conscientes que contienen recuerdos de la persona que vive en él, hasta la complejidad con la que se detalla la historia de las reliquias de la muerte. Casi todo en esta historia cuenta con alguna explicación sin revelar demasiada información como para aburrirte ni tan poca como para dejarte picado, en su mayoría logra la cantidad de información para hacerlo interesante.

– Ahora hazte el muerto Dobby (Harry en el séptimo libro)

Eso es, al menos para mí, un pequeño resumen de lo que hace a Harry Potter una saga tan interesante, tan entrañable, tan mágica. Y a ti ¿qué es lo que te hizo enamorarte de ella?

Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Marco Aguilar

Derramador profesional de bebidas. Campeón de la Liga Kanto. Subsiste de sarcasmo y comida chatarra. Síguelo como @Nepol alfin que ni tuitea. http://www.twitter.com/Nepol
Comentarios