Desde que el Estudio Ghibli cerró sus puertas, Mamoru Hosoda es uno de los pocos directores de animación japonesa que han logrado conectar con la audiencia internacional. Con El Niño y la Bestia nos muestra que además de tener bien definido su estilo de animación y su paleta de colores, sabe contar maravillosamente una historia y nos enseña que los mitos no son algo clavado en el tiempo, también viven dentro del inconsciente colectivo, de la cultura y la gente.

NIÑO-BESTIA

LA TRAMA

Como su nombre lo indica, esta película tiene como base a dos personajes: un niño de 9 años llamado Ren, y un feroz oso-persona llamado Kumatetsu, siguiendo la tirada del director de jugar con seres antropomórficos. Desde aquí parece muy obvio quién es quién y qué papel juegan estos dos protagonistas en el título. Pero Hosoda tiene otros planes para su historia.

La película comienza cuando Ren pierde a su madre en un accidente y, después de muchas malas decisiones, termina varado en las calles de Tokio, donde se encuentra con su animalesco amigo, quien está en una competencia para convertirse en el Lord de las Bestias.

EL QUE CON NIÑOS SE ACUESTA… 

La película desenvuelve muy natural la relación amistosa y el lazo que se forma entre estos dos, ya que mientras Kumatetsu tiene la fuerza y el poder, el niño le ayuda a entender que la gracia y la estrategia son componentes igual de importantes  para ser un buen luchador y un gran líder. Hosoda utiliza que el término “niño” como una metáfora del aprendizaje y el crecimiento individual, mientras que “bestia” lo usa como símbolo de nuestra necesidad para expresar el conocimiento adquirido. O tal vez no, quizá sólo soy yo y mi ser impresionable.

Pero eso no es todo, a través del mundo de las bestias el director juega con el Japón moderno, con todos sus misterios, sus complicadas relaciones interpersonales y los diferentes obstáculos que la vida real le ponen en el camino a cualquiera. La película incluso tiene tiempo para darle un interés romántico a Ren, y todo se siente bien armado y orgánico.

NIÑO-BESTIA-3

BESTIALIDADES

El Niño y la Bestia tuvo muchas oportunidades para ser melodramática, caer en clichés y resolver conflictos de forma fácil y plana, pero el director/escritor optó por deshacerse de todos esos artificios y entregarnos una película visualmente esplendorosa, con personajes complejos y bien desarrollados. La cinta es una joya escondida que no deberían perderse. Aprovechen que está actualmente en las carteleras mexicanas, porque puede no durar mucho rato.

Tip: Empiecen a recordar el nombre de Mamoru Hosoda porque se perfila para ser el nuevo rey de la animación japonesa.

NIÑO-BESTIA-3


FICHA COVACHA

EL NIÑO Y LA BESTIA
(Bakemono No Ko, 2015)

Director/ Escritor | Mamoru Hosada

B | 119mins
Animación/Aventura

TRAILER


 

Acerca del autor

Rebeca Salas

Heroína cinéfila de noche, caza-tiburones de día. Reportera y crítica de cine para EnLaButaca.com, escúchala en el programa La Covacha todos los viernes a las 9 de la noche por Radio Trece. Puedes seguirla en Twiiter como @SalasRaven http://www.lacovacha.mx
Comentarios