Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

El escritor Dan Slott tomó las riendas de The Amazing Spider-Man desde 2010 y decidió hacer uno de los cambios más atrevidos en la historia al personaje. No, no hablo del cambio de mentes con el Doctor Pulpo, me refiero a permitir que el personaje dejara de ser un perdedor. No más batallar para pagar las cuentas y no ser respetado dentro de la comunidad súper heroica. Ahora Peter Parker es un científico sumamente exitoso y Spider-Man es un miembro respetado de los Vengadores, ahora es el héroe que los demás esperan ser, pero ¿es algo bueno o traiciona la esencia del personaje? ¿es Dan Slott héroe o amenaza para los fans del Araña? Aquí mi opinión:

EN EL PRINCIPIO

Siendo increíblemente simplista sobre héroes (y súper héroes), hay de dos sabores: el tipo al que aspiras ser, y el tipo al que perteneces.

Me explico: el primer grupo se conforma de personajes icónicos, puede que vivan en nuestro mundo pero no se ven afectados por él, son inamovibles, puntos de referencia para todos los demás, creados para que el lector los admire. Todos queremos ser Batman o Superman (quitando lo de los papás muertos y eso), una persona capaz, inteligente, segura de sí misma y en control de la situación, el héroe que los demás héroes admiran.

En el segundo grupo entran aquellos diseñados para vivir entre nosotros, para ser atormentados por los problemas cotidianos, y su más grande exponente es (lo adivinaron) Spider-Man, un personaje creado para que te identifiques con él: torpe, inseguro, un poco patético y un héroe que espera algún día ser como el primer grupo.

Nadie especial, sólo otro hombre con poderes arácnidos cualquiera

PERO CON EL TIEMPO

Peter Parker era un chico con gran potencial. Un genio con súper poderes y un gran código de ética que se ve obligado a ser fotógrafo freelance para pagar las cuentas. Tenía todo para ser uno de los grandes pero su vida aún no llegaba a ese punto, debía superar todos los obstáculos y tragedias para convertirse en un ícono. Y esto fue lo que lo volvió tan entrañable para los fans de todo el mundo, tanto que Marvel intentó mantenerlo de esta manera durante décadas.

Así que tienes un héroe cuyo molde lo ha vuelto tremendamente exitoso, pero que ese mismo molde le pide que cambie. Nadie espera que Superman cambie, ya es perfecto, su historia es acerca de cómo inspira al mundo ¿Pero Spider-Man? No puede ser un torpe nerd que no puede pagar las deudas para siempre ¿O sí?

Pues resulta que el Parker perdedor era tan icónico que Marvel no se atrevía a cambiarlo ¿Y qué pasa cuando tienes a un personaje cuyo principal atractivo es que es un chico torpe y un poco patético pero con el potencial de algún día ser el próximo Capitán América y lo que haces es obligarlo a no alcanzar ese potencial durante varias décadas? Terminas con un adulto torpe y MUY patético.

Y eso fue lo que tuvimos durante años, un personaje que se tenía que adherir a su molde de tal manera que los autores sólo se dedicaron a ponerlo a hacer cosas, un número va y hace una cosa y después va y hace otra cosa, cualquier cosa siempre y cuando estuviera dentro del esquema marcado. Incluso cuando algún escritor intentaba cambiar algo como darle un hijo o volverlo maestro de preparatoria (una idea que me encantaba), poco tiempo nos duraba el gusto antes de volverlo a ver tomando fotos y haciendo cosas sin importancia.

La llamada “Suerte Parker” se volvió una oscura sombra sobre el personaje, sabíamos que cada vez que algo le saliera bien, no tardaría en tornarse en tragedia. Pero la mayor tragedia era lo aburridas que se habían vuelto las historias.

Entre más cambian las cosas, más siguen igual

Y ENTONCES LLEGÓ DAN SLOTT

El trabajo de este hombre resultó como una bocanada de aire fresco para quiénes encontrábamos al personaje aburrido y repetitivo. Cuando comencé a leer su etapa me encontré con un Peter Parker que tras todos esos años de dificultades por fin lo había logrado, por fin era uno de los más grandes héroes del mundo y un científico reconocido, sin necesidad de cambiar al personaje.

No fue como si Dan Slott cambiara a Peter Parker por Bruce Wayne. Aún se trata de alguien socialmente torpe que no puede evitar hacer el ridículo en ocasiones y sufre por alguna mujer. El escritor entendió que Spider-Man debía seguir siendo un personaje con el que te pudieras sentir relacionado, sólo hizo que sus problemas evolucionaran. Cuando eres adulto tu vida no se arregla sólo con conseguir un gran trabajo, muy probablemente aún te sentirás solo, inseguro y tendrás que ingeniártelas para balancear tus crecientes responsabilidades con el resto de tu vida.

Después de todo, creo que el saber que por fin ese chico patético y torpe que solo intentaba hacer lo correcto y se topaba con obstáculos a cada paso, que sacrificó tanto por ser un héroe, por fin logró superarlo todo y llegar a ser el hombre y el ícono que siempre supimos podría ser, en cierta manera vuelve la historia de Spider-Man más resonante, más inspiradora para mi yo adulto. Por qué puede que todo me salga mal, pero si sigo adelante, si no me rindo, algún día, seré el dueño de una compañía multinacional y dirigiré los Vengadores.

Llega el momento en la vida de todo héroe de desvestirse en la calle

Debido a algunos desarrollos durante The Clone Conspiracy, es posible que esta situación cambie, pero por el momento estoy feliz de ver a ese torpe chico por fin pararse en la cima del mundo.



 

Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Issac de la Rocha

| Lector de todo tipo de cómics y articulista de ocasión para La Covacha. http://www.lacovacha.mx
Comentarios