Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Poca gente en el medio comiquero inspira tanta admiración y respeto como el legendario artista Will Eisner, por eso resulta curioso que su creación más conocida, The Spirit, no haya podido dar el salto a la pantalla con el éxito que merece.

En 1987 se realizó una película para televisión protagonizada por Sam J. Jones, con la esperanza de que fuese lo suficientemente exitosa como para derivar en una serie de televisión, pero eso no ocurrió, y quienquiera que haya tenido la… experiencia… de verla, entiende a la perfección por qué no fue así.

Sam Jones - The Spirit
Dicen los que sabe que ése es Sam J. Jones y no un maniquí.

Pasarían más de 20 años para que se diera un nuevo intento, ahora en cine, de la mano de Frank Miller, reconocido escritor y dibujante de cómics que fuese amigo de Eisner en las últimas décadas de su vida. Miller utilizó una estética similar a la que él mismo y Robert Rodríguez utilizaron para llevar Sin City a la pantalla, además de dar un tono similar a la historia, resultando en una versión fílmica que basta para que cualquiera cuestione la sinceridad de su afecto hacia Eisner.

the-spirit-1-Frank Miller
“No me quieras tanto, compadre” – Eisner a Miller

En 2008, precisamente a raíz del estreno de la cinta de Miller, Steven Paul Leiva, productor y escritor cinematográfico, escribió un ensayo para Hero Complex, el apartado del LA Times especializado en cultura pop, y en él contó del fallido intento de llevar al héroe de Eisner a la pantalla en una versión animada diseñada y dirigida por Brad Bird, el cerebro detrás de películas como The Iron Giant, The Incredibles, o Mission Impossible: Ghost Protocol.

Brad Bird y Jerry Rees se encargaron del diseño para la versión animada
Brad Bird y Jerry Rees se encargaron del diseño para la versión animada

Leiva era un publicista especializado en promover el trabajo de animadores, pero en 1980 decidió ir un paso más allá y convertirse en productor con la intención de revitalizar la industria estadounidense de la animación. Empezó a revisar propuestas, pero nada llamaba su atención, hasta que un conocido suyo le pidió echar un vistazo a unas pruebas a lápiz que habían hecho unos amigos suyos, recién egresados del programa de animación de Cal Arts.

El video que le mostraron era un simulacro de trailer, realizado a lápiz, que proponía una adaptación animada de The Spirit, a quien Leiva conocía vagamente pero que lo dejó bastante impresionado, por lo que pidió conocer a los responsables de su creación. El video fue dirigido por Brad Bird y animado por él mismo y varios de sus ex-compañeros de Cal Arts. Tras reunirse con ellos, Leiva prometió ponerlos en contacto con el productor Gary Kurtz (American Grafitti, Star Wars), con la idea de venderle el proyecto.

El arte conceptual para The Spirit apuntaba a una animación fuera de lo convencional
El arte conceptual para The Spirit apuntaba a una animación fuera de lo convencional

Bird tenía una idea muy clara de lo que quería, y sólo estaba dispuesto a trabajar con uno de cuatro posibles productores: Steven Spielberg, Francis Ford Coppola, George Lucas, o Kurtz. Éste último era fan de The Spirit, por lo que tras reunirse con él el proyecto pareció tomar forma.

Mientras Leiva y Kurtz buscaban hacerse con los derechos del personaje, Bird y Jerry Rees, uno de sus principales colaboradores y quien en ese momento era parte del innovador grupo de animación computarizada que trabajaba en Tron, empezaron a reclutar gente entre sus ex-compañeros de Cal Arts para la eventual apertura de su estudio de animación.

El nuevo estudio de animación llevaría por nombre Visions Animation + FilmWorks, y su staff principal estaría compuesto por animadores robados a Disney, quienes eran amigos de Bird y Rees y habían colaborado con la animación del demo. Cabe apuntar que en aquel entonces Disney atravesaba por una crisis creativa y había muchos rumores acerca de que el afamado estudio estaba al borde de cerrar su departamento de animación.

Eisner deseaba ver a su creación en el cine, pero le extrañaba la propuesta de que fuera en una cinta animada y no una live action. Sin embargo, tras ver el demo realizado por Bird y compañía, accedió a colaborar con el proyecto y licenciar los derechos para la realización de la cinta. Bird se dedicó a trabajar en el guión para la película, y en cuanto Rees terminó con sus responsabilidades en Tron comenzó a hacer arte conceptual y storyboards.

Jerry Rees era el principal artista conceptual trabajando en el proyecto
Jerry Rees era el principal artista conceptual trabajando en The Spirit

El proyecto pareció avanzar en la pre-producción por un par de años. El guión de Bird fue elogiado por los ejecutivos de todos los grandes estudios a quienes se ofreció el proyecto, pero la incertidumbre alrededor del futuro de la animación hacía que la película fuese vista como un riesgo, y fue imposible conseguir financiarla. Al menos un estudio ofreció comprar el guión para producir la película, pero querían hacerla en live action, algo en lo que ninguno de los involucrados estaba de acuerdo. El tiempo pasó y los derechos sobre el personaje expiraron, con lo que de forma efectiva el proyecto quedó muerto.

De haberse realizado, la historia del cine de animación en las últimas tres décadas habría sido radicalmente diferente. Pixar pudo no haber existido jamás, o quizás hubiese aparecido antes como parte o derivado de Visions Animation. Si Bird hubiera reclutado animadores de Disney, es posible que Don Bluth se hubiese quedado con el control del departamento de animación de esa compañía en lugar de emigrar a crear su propio estudio.

Es muy probable que Bird se hubiese convertido en director de tiempo completo mucho antes de lo que lo hizo, y que nunca hubiese sido asesor en Los Simpson, y que Rees hubiese sido una presencia mucho más activa en Hollywood, pero nunca lo sabremos.

El entorno no permitió que las cosas se dieran y jamás pudimos apreciar en la pantalla la visión de Bird sobre el personaje de Eisner. Ahora sólo tenemos el video de Bird y compañía, compartido apenas hace unos días por Leiva.

A ustedes, ¿les hubiese gustado ver una versión animada de The Spirit? ¿Cuál es su película favorita de Brad Bird?

Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Alberto Calvo

Escritor, traductor y editor nacido en la ciudad de México. Colaborador en Panini Comics México, Revista Comikaze y Comicverso.org, pueden seguirlo en Twitter como @albion2112. https://www.facebook.com/comicverso
Comentarios
offline gay datingactive singles buffalo nyhttp://simoncrowe.com/madonna-singles-chart-b5/jewish singles south dakotaonline date safe background checks