Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Vivimos en una época en la que es difícil ir al cine y no ver una adaptación de una novela, un cómic o hasta una serie de televisión. Pero ¿Qué es lo que hace una buena adaptación? ¿Qué está bien cambiar y que está bien dejar como está? Bueno, no tengo todas las respuestas, pero esto es lo que busco cuando veo la adaptación de un material original a la gran pantalla.

OPINION-SUPERMAN

Primero lo Primero: El Personaje

Lo primero que vemos cuando se adapta a un personaje o historia de un medio a otro son los elementos superficiales: su iconografía. Todos sabemos que Batman debe traer un traje oscuro, con un símbolo de murciélago en el pecho, tiene un Batimóvil, una cueva y un cinturón lleno de cosas útiles; Gokú tiene un cabello extraño, come mucho, practica artes marciales y hace el kame hame ha, y James Bond es un hombre atractivo, británico, que viste bien, visita locaciones exóticas y se rodea de mujeres hermosas.

Esta iconografía es el aspecto superficial que define a nuestro personaje, las cosas que identificamos como parte de él. Si bien pueden cambiarse o modificarse, siempre deben permanecer dentro de cierto rango de familiaridad o deja de ser reconocible.

El Batman de Christopher Nolan es un ejemplo perfecto de cómo modernizar los aspectos más notorios de un personaje para encajarlos en una nueva versión. Batman aún tiene sus gadgets y vehículos imposibles, de manera que lo identifiquemos como el personaje que conocemos, pero todos ellos retocados para encajar en esta nueva “realidad”, igualmente con sus villanos, todos son más “realistas” pero reconocibles.

OPINION-1
Superman mostrando su ESE

¿Lo más sencillo?

Este es uno de los aspectos más sencillos de lograr en una adaptación. La gran mayoría de las películas de superhéroes, sin importar qué tan malas sean, logran que sus personajes se parezcan a sus versiones de papel. Claro que tenemos un par de fracasos escandalosos como Deadpool en Wolverine Origins o el Dr. Doom en la nueva Fantastic Four, pero incluso fiascos como Dardevil o Ghost Rider lograron plasmar correctamente este aspecto de sus personajes en la gran pantalla.

El Negrito en el arroz (chino) 

Sin embargo, hay una película que logró hacerlo todo mal y es en mi opinión es la peor adaptación de todos los tempos, es la horrible, ofensiva y vomitiva: Dragon Ball Evolution.

No sólo los diseños de los personajes irreconocibles con las versiones del ánime, todo el mundo tiene un aspecto y un estilo completamente diferente. Mientras que los fans reconocíamos este mundo por ser un lugar donde conviven diseños de la antigua china con ciudades futuristas y animales antropomórficos, en la película ni siquiera se puede definir en qué clase de universo habitan los personajes. Simplemente, viendo la película nunca imaginarías que se trata de la adaptación de este famoso anime.

OPINION-2
El dragón por sus bolas, o algo así

El Otro Punto: La Personalidad

Aún más importante es la caracterización del personaje, el que permanezcan reconocibles en su forma de actuar. Igual que con el punto anterior, puedes realizar ciertos cambios y modificaciones, pero siempre debes de asegurarte de que tu personaje se sienta como la misma persona que conocimos en el material original.

Seguir atacando a Dragon Ball Evolution sería demasiado fácil, así que pasemos a la segunda peor adaptación de un cómic: ese comercial de juguetes disfrazado de película llamado Batman & Robin. Realmente podríamos decir que plasma la iconografía del personaje de forma bastante efectiva. Si tú ves cualquier imagen de esta cinta, no tendrías duda de que se trata de una película de Batman. Esta cinta, como su predecesora Batman Forever, son perfectos ejemplos de adaptaciones que intentan tachar todas las casillas en la lista de aspecto visual y olvidan por completo el adaptar a sus personajes.

Todo está ahí, el traje, los autos, los gadgets, la cueva, los villanos, todos tienen diseños perfectamente reconocibles, lo que ninguno tiene es una personalidad. Batman no es el hombre torturado por la muerte de sus padres que trata de convertirse en un ícono para una ciudad sin esperanza, en cambio tenemos a un ricachón que sonríe todo el tiempo y acepta a cualquier adolecente como su nuevo compañero.

Los villanos pasan por el mismo efecto, Bane deja de ser el maestro estratega y experto en combate para convertirse en un bruto que sólo balbucea mientras intenta golpear cosas. Mr. Freeze tiene exactamente el mismo origen que en el comic (excepto por la parte de ser un levantador de pesas austriaco), pero nada de la personalidad trágica y lúgubre que lo distingue. Dos Caras y el Acertijo pierden su personalidad para convertirse en copias del Guasón.

Pueden parecer Batman y sus villanos, pero no se sienten como tales, el universo en sí, no se siente como tal.

Al adaptar un personaje de un medio a otro, se debe de tener en cuenta que la iconografía de este es lo que atraerá a los fans, pero es su esencia, su personalidad, la que logrará que amemos la nueva versión.

También tenemos al Lex Luthor de la reciente Batman V Superman, todos estaremos de acuerdo en que ese no es el Lex Luthor de los cómics, pero el problema es que es un mal personaje, sin motivaciones, con un plan estúpido y una actitud que resulta tétrica de todas las formas equivocadas (Jolly Ranchers, nunca volverán a ser los mismos). Su problema principal no es la adaptación poco fiel, sino lo mal desarrollado y ejecutado que está el concepto.

¡Santas formas de matar una franquicia millonaria, Batman!
¡Santas formas de matar una franquicia millonaria, Batman!

Pero no todo es malo

También esta una última opción, cuando adaptas a un personaje y lo modificas en muchos de sus niveles, un ejemplo muy claro es Star Lord en la película Guardians of the Galaxy.

Si has leído alguno de los cómics previos a la salida de la película, notaras que ÉSE no es Star Lord. Si bien comparten la actitud humorística y un poco bribona, el personaje de los cómics es un experimentado héroe y estratega, que sufre por una atrocidad que se vio obligado a cometer por el bien mayor y usa el humor para lidiar con las situaciones difíciles. Algo alejado del pillo galán de cantina con un corazón de oro al estilo Han Solo que vimos en la película.

Pero el punto es que esta nueva versión es muy buena y es un gran personaje, que se ve respaldado por una genial actuación por parte de Chris Pratt y un excelente guión, y que incluso mantiene las suficientes características como para poder algún día convertirse en el personaje que los fans conocíamos.

Cambios que agradan
Cambios que agradan

La última palabra

Pues bueno, esta es mi opinión en lo que respecta al personaje, espero en futuros artículos hablar sobre los otros aspectos como trama o ritmo. ¿Ustedes qué opinan? ¿Qué buscan en la adaptación de un personaje?



TAL VEZ TE INTERESE | DEADPOOL Y LAS ADAPTACIONES



Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Issac de la Rocha

| Lector de todo tipo de cómics y articulista de ocasión para La Covacha. http://www.lacovacha.mx
Comentarios