Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Okay, ñoños del mundo (o las cinco personas que leen mis artículos), tenemos que hablar. Tratare de mantenerlo corto y conciso: Es hora de madurar. Sí, lo dije, La industria, en especial el género de súper héroes y sobre todo los lectores, necesitamos madurar. No podemos continuar siendo un grupo tan increíblemente obsesionado con el concepto adolescente de lo que es un adulto sin preocuparnos realmente por la parte intelectual. Creemos que poner chichis y sangre es sinónimo de ser una industria con contenido serio que cuenta historias adultas y maduras. Aquí mi opinión:

HACE 30 AÑOS

Durante los ’80, el cómic (principalmente el) de súper héroes, se encontraba en un periodo de transición muy importante. Tras décadas de ser considerado un medio para contar historias infantiles sin mayor profundidad, una nueva generación de dibujantes y escritores apareció con una nueva voz y estilo, buscando enfilar a la industria y al género en el camino del reconocimiento público y la aceptación como un arte serio.

Lo que estos nuevos talentos hicieron fue inyectar una fuerte de dosis de oscuridad y realismo a sus trabajos, de pronto un envejecido Batman se enfrentaba a una ciudad en caos con versiones más violentas de sus villanos y Miracleman causaba incontables muertes cuando enfrentaba a su némesis. Y la gente prestó atención. De pronto los cómics ya no eran algo para niños, eran algo que cualquier adulto podía disfrutar sin pena.

Pero debajo de esta violencia había algo más, algo real y profundo. Batman lidiaba con el inherente concepto fascista y psicópata del súper héroe, cómo un vigilante afecta a la sociedad en la que habita; Miracleman se cuestionaba sobre la relación entre el hombre y el súper hombre y como el primero se vuelve irrelevante ante el segundo. Todo lo demás era la envoltura, lo que se ocupaba para que la gente aceptara el producto. Y lo entiendo, era lo que en el momento se necesitaba, una declaración fuerte y audaz de que los cómics NO SON SÓLO PARA NIÑOS.

El comienzo de la maduración

TIEMPO DESPUÉS

Pero 30 años más tarde seguimos obsesionados con la envoltura y poco nos interesa qué lleva adentro, al punto de que el fandom se ha convertido básicamente en una fraternidad de machos adolescentes que gritan “chichis y balazos” mientras se estrellan latas de cerveza en la cabeza. Nos interesa que nuestros cómics parezcan adultos, no que SEAN adultos.

Fandom y creativos pelearon y lucharon para que la gente tomara en serio el medio de los cómics para contar historias, y por alguna razón creemos que se alcanzó el objetivo cuando el Joker le disparó y le tomó fotos a Batgirl desnuda. NO señores, poder contar historias con contenido impactante o controversial es un paso, y uno importante, pero es uno de muchos, y ¿saben qué sigue después de la violencia y las violaciones? Analizar, cuestionar y criticar el género, sobre todo el uso y necesidad de la violencia y las violaciones.

Madurar a punta de fotografías y humillaciones

MIENTRAS TANTO

Claro, cuando gente nueva en el medio comenzó a prestar atención y a notar, cuestionar y criticar este tipo de detalles, el fandom reaccionó con toda la madurez de un preescolar con el pañal sucio, tirándose al piso y haciendo una rabieta. Nos sentamos en una esquina y dijimos “mis cómics son arte serio y adulto, no los cuestiones por que tratan temas aaaaduuuultooos, como mujeres con cuerpo de pornstars en bikinis de metal y nombres que son referencias religiosas”.

Cuando una mujer cuestiona por qué todas las súper heroínas parecen strippers temáticas, gritamos “esto siempre ha sido así y si no te gusta te puedes ir”. Básicamente pusimos un cartel de no se aceptan chicas (u homosexuales, o niños, o en general gente que no ha leído cómics toda su vida) encima de la puerta. Y no es que no queramos que más gente se una a nuestro hobby (bueno, algunos realmente no quieren eso, pero los “verdaderos fans” son tema para otro día), lo que no queremos es tener las discusiones o responder a las preguntas que esta nueva gente nos hace.

Cazar vampiros en práctico traje de baño y tacones altos

SIGUE:

Si pretendemos que este medio y este género sean tratados con seriedad, debemos dejarlo evolucionar más allá de la estética que se creó hace 30 años. Y más importante aún, debemos estar listos para enfrascarnos en las discusiones y controversias que surgen como consecuencia de esto, y hacerlo como adultos, no recurriendo a los berrinches y la agresión, si no pensando, analizando, defendiendo y criticando. Tratando temas serios con la seriedad requerida (valga la redundancia) y, sobre todo, aceptando que a veces el medio y nosotros estamos mal. En ese caso, debemos cambiar y tratar de madurar realmente.

Sangre porque MADUROS


TAL VEZ TE INTERESE | OTROS ARTÍCULOS DE ISAAC DE LA ROCHA



Comparte esta nota:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone
Acerca del autor

Issac de la Rocha

| Lector de todo tipo de cómics y articulista de ocasión para La Covacha. http://www.lacovacha.mx
Comentarios
offline gay datingactive singles buffalo nyhttp://simoncrowe.com/madonna-singles-chart-b5/jewish singles south dakotaonline date safe background checks