Guillermo Del Toro es uno de los tesoros nacionales de cultura pop. Películas como El Laberinto del Fauno, Cronos, Titanes del Pacífico o Hellboy son una muestra de que el talento mexicano no se limita a hacer dramas de narcos. Desafortunadamente, el orgullo a veces nos ciega y olvidamos que el mismo Del Toro fue el que hizo historias flojas y malonas como Mimic, Blade 2 y ahora su más reciente experimento: La Cumbre Escarlata.

ALERTA DE SPOILER – las opiniones a continuación pueden contener ligeros puntos relevantes de la trama, procede con precaución.

No se confundan, los escenarios bien ambientados, la atmósfera envolvente, el bonito vestuario y los fantasmas siguen ahí para que no se olviden de que el mexicano sabe hacer las cosas bien. El problema está en su protagonista, Edith (Mia Wasikowska), una muchachita de principios de siglo XX que aspira a ser escritora, pero cuando un seductor británico se enamora de ella, se ve envuelta en un extraño juego de ambición, casas que respiran y muchos muertos.

194441
No importan sus intenciones dudosas o su rarita relación con su hermana, ¡es británico!

El problema con Edith es que, a pesar de que Del Toro la presenta como una chica con inquietudes, inquisitiva y con sueños, como en cualquier thriller mediocre estadounidense, el director decide sacrificar el desarrollo del personaje y dejarla como una mujer sumisa con la finalidad de mover su trama, al grado de que no considera extraña la muerte de su padre luego que amenazó los intereses de Thomas (Tom Hiddleston), ni cuestiona por qué la casa de su novio no tiene techo.

El personaje de Hiddleston tampoco es interesante, se podría resumir en un intento de Loki sin cuernos ni sonrisas malévolas. Es una lástima que el único personaje interesante, el de Jessica Chastain, se reprima hasta el final en un afán de darle movimiento a su historia, que irónicamente tiene grandes huecos a pesar de ser tan plana, con un anticlimático final predecible.

La Cumbre Escarlata es una película que de verdad quiere gustarte, es más, el espectador hace un enorme esfuerzo por interesarse, por divertirse, pero no se deja, Pasa entonces sin pena ni gloria. Excepto por alguna que otra escena que les hará reír por lo burda, o por el poco sentido que tiene.

Mejor esperemos a que la segunda parte de Titanes del Pacífico salga a los cines.

maxresdefault
Ella entendió: Deja de pensar que la trama debe avanzar

 


 

Tal Vez Te Interese | GUILLERMO EL TORO: LA BELLEZA DE LO EXTRAÑO


 

Acerca del autor

Rebeca Salas

Heroína cinéfila de noche, caza-tiburones de día. Reportera y crítica de cine para EnLaButaca.com, escúchala en el programa La Covacha todos los viernes a las 9 de la noche por Radio Trece. Puedes seguirla en Twiiter como @SalasRaven http://www.lacovacha.mx
Comentarios