Por Andrés Nieto.

En un universomonopolizado por DC Comics, Marvel aparece para presentarnos a un héroe carismático como nunca habíamos visto. Su éxito traerá a la pantalla a otros personajes de diferentes orígenes y distintas visiones sobre ser héroe quienes, ante un enemigo superiorid, se unen para defender Nueva York en una pelea épica, llena de explosiones ¿Les suena familiar? ¡Pues debería!

The Defenders y The Avengers no sólo tienen en común que nos muestran por primera vez a los superhéroes que vimos crecer por separado y pelear lado a lado para derrotar a un enemigo que parecía imposible de vencer, sino que ambas representan la culminación de un proyecto pensado a largo plazo con miras a enriquecer el universo donde se desarrollan sus personajes.

Esta reseña intenta estar  limpia de spóilers feos, pero aguas por si eres muy quisquilloso con eso.

La “Maravillosa” Promesa de la Pantalla Chica

El gran trabajo de dirección, guión y actuación que realizaron Marvel Television y Netflix con las series de Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage nos hizo pensar que The Defenders no podía ser otra cosa que la joya de la corona que refrendaría la superioridad de Marvel para contar historias de superhéroes con flashbacks también en la pantalla chica (Así es Arrow, deberías sentarte en el rincón y pensar en lo que hiciste).

Y así llegó el 18 de agosto, y todos los que vimos pelear, fallar, frustrarse y levantarse a Matt, Jessica y Luke  (tú no, Danny) nos sentamos al filo de nuestros asientos llenos de ilusión para disfrutar de la experiencia que los tráilers prometían que sería The Defenders. Sin embargo, ¿Fue la joya que debió ser? Este espectador debe decir con tristeza que tuvo expectativas demasiado altas, pues al final la serie no logró representar lo que fue The Avengers para el MCU.

Hey, chicos ¿qué estamos viendo?

Entre Brillantes Peleas y Malas Mujeres

Que The Defenders no cumpliera mis expectativas no quiere decir que sea mala ¡para nada! Las escenas de pelea son extraordinarias visualmente, cosa a la que ya nos acostumbraron Daredevil y Iron Fist. Cabe resaltar que en toda la serie mejoraron la iluminación, incluso en atmosferas encerradas o con poca luz natural, esto es algo que, a pesar de ser característico de estas series, es un recurso que cansó desde la segunda temporada de Daredevil.

Nuestros héroes y heroína: Krysten Ritter (Jessica Jones), Mike Colter (Luke Cage) y por supuesto Charlie Cox (Matt Murdock) regresan para hacer de nuevo un gran trabajo. Sin embargo, no hay una buena historia de superhéroes sin un buen villano que logre dar sentido a la lucha y al sacrificio del héroe. Teniendo esto en mente, The Defenders nos muestra a una villana completa, capaz de hacer que en los momentos adecuados el espectador diga: “qué miedo, ella sí que es poderosa” y que sienta casi empatía con el personaje cuando se muestra más vulnerable.

Lo anterior es gracias a la buena labor de Sigourney Weaver, sin ignorar lo que logra hacer Wai Ching Ho (Madamme Gao), quien hace el gran trabajo al que estamos acostumbrados, pero en esta ocasión asume una posición más activa en la historia, lo que nos permite apreciar su lado más manipulador y despiadado, así como sus motivaciones más profundas. Son excepcionales sus participaciones en las escenas de acción. Vamos, ¿A quién no le gustan las ancianitas ninja pateatraseros?

Acción que haría ruborizar a Brian Bendis.

Una Serie Nutritiva y Balanceada 

Los escritores supieron llegar a buen puerto pues la historia se siente bastante balanceada entre todos los protagonistas; en realidad no hay un líder, o un héroe que robe los reflectores. Vamos, ni siquiera al final se forma un equipo del estilo de los que dirige Samuel L. Jackson desde su portaviones volador.

Lo que sí se aprecia (y creo que es un éxito por parte de los escritores) es cómo un grupo de cuatro buenas personas con habilidades especiales une fuerzas para proteger a Nueva York porque al final del día sólo quieren hacer el bien, pero reconocen que el enemigo a vencer es demasiado fuerte para atacarlo por separado. Más aún, van formando vínculos de manera natural, sin sacrificar su esencia y sus motivos que conocemos por sus series en solitario (sobradas excepciones, ehm, Danny).

El catalizador que usa para acelerar el vínculo entre los personajes es el humor: Los héroes se mofan de los demás y de ellos mismos, las bromas son bastante graciosas, no son demasiadas y logran que la trama fluya suavemente (¿Aman las bromas de ciegos? Amarán The Defenders), en este aspecto las palmas se las lleva Scott Glenn (Coff, digo, Stick) por una escena en particular que no les arruinaré.

Todos listos para bailar Payaso de Rodeo.

… O No Tanto, La Verdad 

The Defenders tiene algunas flaquezas. Podemos empezar diciendo que el principio es bastante reiterativo. Desde el primer episodio en cada una de las escenas de nuestros héroes por separado no se cansan de decirnos que se van a reunir para salvar a Nueva York, y lo repiten en algunos arcos de manera sutil, y en otros al más puro estilo Suicide Squad (¿Verdad, Danny?).

Otra cosa insufrible durante todos los episodios son los horribles cambios de escena, porque no sólo son innecesarios y desagradables desde el punto visual, sino que hacen que el espectador se desconecte de la trama y pierda interés en seguir viendo la serie (así de malos).  Otro problema con la historia es que en general nuestros personajes secundarios pudieron haber sido mejor utilizados, o al menos mejor introducidos (hecho del que incluso se burlan ellos mismos).

Si bien las actuaciones de todos los secundarios son realmente buenas, la aportación de los personajes en la historia es mínima, haciendo que en algunas escenas se sintiera que están flotando en la trama. Incluso Jessica Henwick (Colleen) y Rosario Dawson (Claire), quienes toman un papel activo en la historia y en la formación del equipo, las vemos luchar constantemente con el estigma de no sentirse tan buenas como los protagonistas, cuando esa discusión ya había sido superada con creces en Luke Cage y Iron Fist. Vamos, Colleen venció en combate limpio a uno de los líderes de La Mano, ¡claro que está a la par de Matt y Danny!

Los consentidos del profesor.

Iron Fist: Porque nomás no nos cae 

Otro problema es el trabajo de Finn Jones (Iron Fist) que deja mucho que desear. Pero su error no es sólo de él ya que el personaje llega incluso a contradecir a la construcción que le habían hecho en su serie por separado, sobre todo cuando después de autonombrarse como “el único que puede derrotar a La Mano” está ansioso de formar una liga de justicieros súperamigos.

Esa “inocencia” del personaje tan cansada en la serie de Iron Fist es objeto de burla por parte del resto de los defensores.

¿Lograrán cambiar la percepción de Danny en The Defenders?

En Resumen

La historia es bastante clara, y los escritores no usan trucos para alargar innecesariamente la trama. Con sus ocho episodios cumple con el objetivo de cerrar con broche de oro el capítulo en las series de Marvel donde La Mano levanta una sombra siniestra sobre Nueva York. ¿Eso significa que La Mano es destruida? Debemos esperar a las nuevas temporadas de nuestros héroes para responderlo.

The Defenders es una experiencia imperdible para todos los que disfrutaron las aventuras de Matt, Jessica, Luke y Danny. Las buenas actuaciones, combinadas con una historia corta y simple, hacen que sea muy disfrutable a pesar de sus errores. Cierto que The Defenders no es amigable para el nuevo espectador, pero si no has visto sobre todo la primera temporada de Daredevil y Luke Cage, debo decir, amigo lector, que te estás perdiendo de una joyas en las series de superhéroes.



TAL VEZ TE INTERESE | ARTWEEEK THE DEFENDERS



Acerca del autor

Redacción La Covacha

http://www.lacovacha.mx
Comentarios