March comes in like a lion: lo que el viento trajo… y se llevó

Cuando tenía 8 años, mi papá trató de enseñarme a jugar ajedrez. Técnicamente lo logró. Sé las reglas, los movimientos de cada pieza, incluso conozco algunas jugadas pensadas especialmente para atacar y defender. Sin embargo, nunca fui buena. El diagnóstico de mi padre: “eres demasiado sensible para atacar”.

Pero basta de traumas infantiles… o tal vez no.

March comes in like a lion llegó a mí en junio pisando más bien como un gato: de manera sigilosa e inesperada. Este anime, adaptación del manga concebido por Chika Umino, cuenta la historia de Rei Kiriyama, un joven de 17 años cuya existencia gira entorno al shogi –una variante japonesa del ajedrez-, y a la serie de experiencias que comparte con sus conocidos, entre ellos, las adorables hermanas Kawamoto, quienes siempre sacan a Rei de apuros.

Todo podría indicar que la serie se trata de una historia alegre, incluso cálida. Hasta los promocionales parecen sacados de cualquier comedia romántica que hayamos visto antes.

Sin embargo, ¿qué anime es en verdad anime sin giros en su trama? En el fondo, Kiriyama-kun se encuentra profundamente triste, perdido. Vive solo luego de independizarse de la familia que lo adoptó desde muy niño, cuando sus padres y su hermana murieron en un accidente automovilístico –familia que, según su hermanastra, Rei se dedicó a destruir-; apenas tiene unos cuantos amigos y, a estas alturas, ya no sabe si en realidad siente pasión por el shogi o es sólo ya un mecanismo de defensa que lo mantiene vivo.

El título de esta historia proviene de la expresión “marzo llega como un león y se va como una oveja”, la cual se refiere a que el mes de marzo empieza, -en el hemisferio norte-, con el término del cruel y duro invierno, y finaliza con la llegada de la suave y templada primavera. Es así como también se va desarrollando la vida de Rei: al inicio podemos percibir su soledad, fría como el viento de invierno (peligrosa como el mar), la cual se nos presenta a través de constantes escenarios que nos sumergen en su sentir: escalas monocromáticas, flashbacks constantes y música de fondo compuesta especialmente para deprimir al corazón acompañan los constantes periodos de ansiedad, tristeza y dolor por los que atraviesa Kiriyama-kun.

Sin embargo, con el paso del tiempo, Rei se va haciendo consciente de que, a pesar de que siente al león en sus hombros, frente a él se presentan los corderos que no lo abandonan: Akari Kawamoto con sus hermanas menores Hina y Momo, se preocupan frecuentemente por su bienestar y se encargan de alimentarlo, tanto física como espiritualmente; Harunobu Nikaidō, un rival de shogi de la infancia que clama ser su mejor amigo —aunque Rei no lo reconozca estrictamente así—, lo pone a prueba cada día y lo anima, aunque su estilo sea muy particular, y Takashi Hayashida, tutor de Rei, quien suele comer con él en los descansos de la escuela con tal de que el chico no esté solo, por destacar sólo algunos.

Aunado a estos elementos que hacen menos gélida la historia, la animación nos hace imaginar cómo hubiera sido si Van Gogh hubiera ilustrado “El Principito”, además de que las metáforas visuales están a la orden del día, como sucede cuando Rei se encuentra en un estado de ansiedad y lo vemos luchando por su vida en el mar de su propia mente. No faltan tampoco los momentos cómicos, que van desde el diálogo interno de los gatos de la familia Kawamoto, las expresiones exageradas de los personajes cuando atraviesan una situación complicada pero chusca y hasta referencias a otras historias como JoJo’s Bizarre Adventure y Mi Vecino Totoro.

Como mencionaba antes, la música es parte importante de March comes in like a lion, ya que, a partir de este mundo se han realizado dos videos musicales: 3-gatsu no Lion meets Bump of Chicken, un video en colaboración entre el manga y la canción Fighter de la banda japonesa Bump of Chicken, y Answer, un segundo video lanzado en colaboración con la misma agrupación y que se convirtió en el primer opening de la serie.

La primera temporada de la serie fue estrenada el 8 de octubre de 2016. Es producida por el estudio SHAFT y cuenta con 22 episodios divididos en dos o hasta tres capítulos. Asimismo, la segunda temporada fue lanzada en 2017 con la misma cantidad de episodios, y aunque aún sigue a la espera de que confirmen una tercera, las primeras dos están disponibles en Netflix en su idioma original.