Súbete al p!n$#3 Eva 00

Opiniones Enanas.

A estas alturas dudo que nadie que lea La Covacha no conozca Evangelion. Aunque nunca hayan visto la serie deben de tener un conocimiento, aunque sea superficial, pues el internet está lleno de información sobre Neon Genesis Evangelion, o “Eva” pa los cuates. Habrá quien diga que de hecho es un tema ya muy choteado, pero como todo en la vida, siempre se puede aprender algo más.

EL ENANO AL CONFESIONARIO

Ustedes se preguntarán: “¿si éste es un tema ya muy choteado, por qué el Enano está escribiendo al respecto?”. Bueno, como dice el viejo refrán campochano: Siempre se puede sacar algo extra incluso del aceite más refrito. Por ejemplo, ¿sabían que es NEON génesis Evangelion y no NEO Génesis?… yo no lo sabía hasta que me senté a ver la serie el año pasado, cuando NETFLIX la añadió a su catálogo.

El brain child de Hideaki Anno, que se transmitió a mediados de los 90, es una de las series anime más icónicas que haya producido el país del Sol naciente. Tal vez sea más “de nicho” que productos más famosos y mainstream como Dragon Ball, Astro Boy o Ultraman, pero Evangelion es una de las obras más sobreanalizadas en el internet. Se han escrito ensayos, hecho videoensayos, creo que hay hasta un sub-nicho de youtubers que se dedican a quejarse porque no entendieron el final. En fin, bastante sobado el tema. A mí la verdad nunca me llamó TANTO la atención.

Recuerdo haber visto algunos capítulos inconexos, recuerdo mucho uno en el que Shinji despierta en la cama de un hospital que Locomotion parecía transmitir diariamente… pero para efectos prácticos diré que “no había visto la serie”, realmente no le prestaba atención, mi mente puberta se concentraba más en… bueno, ya se imaginarán… Tampoco había visto ninguna de las películas, o película, que sirvió como final “digno” para la serie, y al momento de escribir esto aún no veo ninguno de los re-build, pues estoy esperando a que se estrene la cuarta y última (aunque creo que Anno es como George R. R. Martin).

Pero como con el caso de Star Wars (cuya trilogía original tampoco he visto), es algo tan analizado en las redes ñoñas que mi conocimiento sobre estas monas chinas se da por osmosis cultural. Es difícil escapar a Evangelion, por lo menos para los early millenials 30teens o los late Gen Xers, ya saben “los niños de los 90”.

Estoy al tanto de la historia, sus temas, sus controversias, sus interpretaciones, especialmente todo lo relacionado al final. Desde la explicación que Edgar Clement dio en su blog, que decía que el final de la serie no era más que un señalamiento a los otakos y que la moraleja que quería transmitir es “no es tan malo madurar”, hasta los videoensayos de Dan Olson, en su canal de YouTube “folding ideas”, donde explica la relación entre Anno, sus fans y el mensaje que quiso transmitir, como el fandome lo arruinó todo, el regreso de Anno en la forma de “The end” que sirvió para decirles “Fuck you”, y como ésto cimentó uno de los productos culturales que se presta a más análisis en el mundo moderno.

Visto desde afuera parece ser una obra que cayó redondita en los angs 90teros, donde nuestra mayor preocupación era la alienación, y el fin del mundo parecía algo secundario, un zeigeist que estaba muy vivo en todas las culturas del mundo mientras nos acercábamos al fin del milenio.

O por lo menos esa es la impresión que sus fans me transmiten de la obra.

Eso es lo que me interesa, ver cómo se lee esta magnus opus 25 años después, en un mundo que ya sabe que “el final de la historia” fue una chaqueta mental de Fukuyama, que no, que nuestros angs personales, especialmente si somos parte de un grupo privilegiado, no se puede comparar con catástrofes mundiales… pero específicamente, un mundo que ya sabe que “los nerds”, los “fans”, son un grupo horrendo.

Esos japoneses y sus fetiches tentaculares raros.

PRETEXTOS PARA HABLAR DE EVA

Ahora que Netflix puso la serie a la mano para toda la gente (si, ya sé que siempre lo ha estado, pero no es lo mismo tener que bajarlo ilegalmente a tenerlo ya en tu Netflix), ahora que cualquiera puede verlo con el mínimo esfuerzo, me interesa saber cuál será la lectura. Por lo pronto, un año después de su estreno en la plataforma digital, puedo decir que el impacto no fue tan grande como me esperaba. Especialmente si lo comparamos con el boom que causó Avatar: The Last Airbender cuando Netflix EUA la puso en su catálogo (y eso que tiene años en el servicio, pero en otras latitudes, como México).

Ahora que la sexualidad chaquetera ya no nos impresiona, que las “deconstrucciones” son algo común, que ya no confundimos violencia con “madurez” … ¿cómo quedará Evangelion? ¿Seguirá siendo esa “obra de arte” que los otakos siempre nos han dicho que es? ¿Cómo recibirán los otakos estas nuevas críticas? ¿Se arrepentirán de pedirle al mundo que vea Evangelion como lo hacen los fans de Watchmen cada que alguien señala lo problemático de sus productos ñoños? ¿Encontraremos un producto que realmente no es tan bueno y que no se sostiene a una crítica que ya no está impresionada por sus gimmicks? ¿Es Evangelion uno de los pilares de la cultura pop moderna por méritos reales o sólo por su contexto, catapultado por la nostalgia de una generación que era muy joven e impresionable?

De esto hablare en esta serie de artículos que saldrán dos veces por semana (martes y viernes, si al editor no le da hueva), donde iré dando mis impresiones capítulo por capítulo, así que: síganme los buenos…

¡Y YA SÚBANSE AL PINCHE EVA!

Cuando alguien grita “¡MIRA!”, pero no te dicen a dónde mirar.