Thermae Romae Novae | Reseña

¡El anime sobre baños termales que no sabía que necesitaba!

Thermae Romae Novae se estrenó a finales de marzo en Netflix y comencé a verlo solo por curiosidad, aún antes de que el equipo de La Covacha Anime revisara el trailer, y resultó ser el mejor “isekai” que he visto en toda mi vida. ¡Quítate Digimon, tu digi-mundo es basura ante los baños termales nipones llenos de ancianitos!

Nota importante para aquellos que no ven muchos animes y sólo quieren televisión de calidad, primero, no cae en los lugares comunes del anime así que es seguro para ver en familia o por si uno de sus padres entra a la habitación sin tocar, o sea, nada de oppais rebotando por toda la pantalla (Sí, lo digo por “Food Wars”, “Fire Force”, “Seven Deadly Sins” y muchos otros animes, su fanservice me da asco).

Y segundo, “isekai” se refiere a un subgénero de fantasía japonesa en la que uno o varios personajes viajan a otro mundo (diferente tiempo y/o espacio de su mundo de origen), es muy popular en esta última década, hay muchísimos animes isekai y rara vez me parecen interesantes.

Por esto es que Thermae Romae Novae me sorprendió con lo interesante de su trama, el viaje emocional de sus personajes y lo mucho que se adentra en la historia de la antigua Roma para hablar de la importancia de los baños termales tanto en la antigüedad como hoy día.

Dramae Romae Novae

La trama de Therma Roma sigue la vida y obra del arquitecto Lucius Modestus, quien es la tercera generación de una familia de arquitectos de baños termales para el imperio romano, quien desde niño aprende a apreciar la belleza y la utilidad de los baños públicos como lugar de descanso y comunión entre los ciudadanos de Roma.

Al crecer, Lucius estudia como arquitecto y se esfuerza en crear los mejores baños termales de la ciudad. Cosa que se le complica al inicio ya que es difícil pensar en nuevas ideas para las termas de Roma. Si tan sólo hubiera un lugar en el cuál uno pudiera aprender sobre baños termales… 

Un lugar en que la cultura de los baños termales sea tan grande como en Roma pero con más innovaciones, algo así como el Japón moderno pero accesible para un ciudadano romano…

Si tan solo…

Cuando te ganaron las ganas y buscas fingir que no pasó nada.

¡Y de repente Lucius se hunde en el baño!

Ahora Lucius Modestus recibe el tratamiento isekai y es transportado desde su natal Roma en el 128 d.C. hasta el Japón moderno y recibe el mayor shock cultural de su vida; está desnudo en medio de un baño termal lleno de ancianos, a cientos de kilómetros y de años lejos de su hogar.

Puede que no sepa dónde está (y que sólo sepa hablar latin) pero reconoce un baño termal cuando lo ve y queda fascinado por los pequeños detalles que hacen de las termas japonesas tan únicas y reconfortantes.

El resto de la serie será sobre Lucius resbalando en la bañera y conociendo nuevos baños termales en Japón, y así, integrando sus nuevos conocimientos en los baños que construirá en la antigua Roma de ahora en adelante.

Con cada nueva construcción Lucius espera hacer felices a los habitantes de Roma para mantener la Pax Romana.

Lucius Modestus no es el héroe que Roma desea, pero es el héroe que Roma necesita, ya que conforme progresa la serie, esta se adentra en la política del imperio romano y los conflictos entre el emperador, el senado y los ciudadanos de Roma. Y quizás lo único que evite un conflicto mayor sea la popularidad de los baños termales que Lucius construye basándose en los baños japoneses.

¡Esta serie lo tiene todo! ¡Viajes a través del tiempo-espacio, personajes interesantes, apreciación por los baños modernos, comedia y drama político!

Los detalles mejoran el baño…

Uno de los detalles más interesantes que encontré al comenzar a ver Therma Roma es que el actor de voz de Lucius Modestus es Kenjiro Tsuda, famoso por ser la voz de Joker (Fire Force), Atomic Samurai (One Punch Man), Seto Kaiba (Yu Gi Oh!), Tatsu (De Yakuza a amo de casa) entre muchísimos otros papeles memorables, y quien como siempre hace un excelente trabajo —muy, muy excelente trabajo.

Kenjiro Tsuda no sólo hace la voz en japonés, ya que cuando Lucius es enviado a Japón sólo puede hablar en latín y Tsuda, un hablante nativo de japonés, es bueno hablando en latín, lo que sí, es que no es excelente al inicio pero va agarrando confianza en su latín conforma avanza la serie y al final es bastante bueno.

Como detalle final, y que no cuenta como spoiler, me parece muy interesante que al final de cada capítulo hay un segmento en que la autora del manga original visite distintos sitios de baños termales en Japón.

Estos segmentos educativos demuestran su fascinación (y la de la cultura japonesa) por las aguas termales y que la autora, Mari Yamazaki, termina con un dibujo de Lucius interactuando con cada nueva destinación, lo cual me parece muy adorable —básicamente son publicidad, más ahora que “ya no hay Covid” y muchos lugares vuelven a abrir, guiño-guiño.

Escenas detrás de cámaras del próximo Covacheando.

Thermae Romae Novae está disponible ahora en Netflix (sí, ese servicio de streaming que acaba de cancelar múltiples proyectos de animación sólo porque sí pero que también tiene Arcane, JoJo’s, Community y Blue Perioddios da y dios quita) y consta de 11 episodios muy entretenidos y relajantes que hasta dan ganas de verlos en el baño.