Paramount | Zoolander 2 (reseña)

Porque nadie la pidió, ya está en cines la secuela de la historia de Derek Zoolander, el modelo más famoso de todos los tiempos. Y si bien para muchos puede ser una comedia burda y carente de la poca chispa que tuvo su antecesora, hay que admitir que Zoolander 2 tiene algunos trucos bajo la manga para hacernos soltar una que otra carcajada.

Top-ZOOLANDER-2

EL REGRESO DEL MEJOR

Un muy buen cuidado Ben Stiller regresa a su papel de modelo insoportable, sólo que esta vez la pérdida de su familia lo ha obligado a recluirse del mundo y las pasarelas. Mientras tanto, alguien está asesinando a la gente bonita alrededor del globo, lo que lo obliga a unirse de nueva cuenta a su amigo y rival Hansel (un avejentado Owen Wilson con miedo al compromiso con su orgía), y a Valentina (una deshonrosa modelo de bikinis en el cuerpo de Penélope Cruz) para develar el misterio.

¿TOTALMENTE OUT DEL MUNDO ACTUAL?

Zoolander aparece como un filme para burlarse de la cultura pop, de las extrañas costumbres de la gente rica y de los actores que hacen apariciones especiales. La historia es simple y no nos ofrece muchas sorpresas más allá de las que se vieron en los tráilers. Pero hay que admitir que el guión está bien construido y la historia se mantiene con buen ritmo durante toda su hora y media de duración.

La interacción entre Hansel y Derek sigue siendo bastante divertida, con diálogos tan estúpidos como ingeniosos que entre tanta irreverencia logran meter buenas referencias a conocidas canciones y chistes sobre la farándula en general. La química entre Stiller y Wilson sigue ahí y, a pesar de que el tiempo no ha sido tan benevolente con el segundo, todavía sigue siendo un buen miembro en este dúo de idiotas.

¿PROPONE STILLER COMEDIAS INTELIGENTES?

Ben Stiller echa mano de todos los recursos para burlarse del paso del tiempo y de cómo las modas se transforman y dan paso a otras más extrañas. En realidad, es raro que una comedia como Zoolander logre mantener su estética retro mientras le hace cancha a las nuevas figuras de la cultura pop. Pero hay que admitir que lo logra, y bastante bien.

Otro de los grandes atributos de este filme son los cameos y las referencias a personajes famosos, ya que supieron cómo armar el guion de manera que sus apariciones fueran lo suficientemente ingeniosas y evidentes como para divertir a toda la audiencia.

LA FASHION POLICE DICE…

No se confundan, esta no es la comedia del año ni es la reivindicación de la triste carrera de Ben Stiller, de hecho, ni siquiera se puede decir que es para todos los gustos. Tampoco sería justo decir que es otra de esas comedias de letrina cuya principal arma es el gusto de las juventudes por los chistes escatológicos. Simplemente es una película boba que gusta de hacer chistes zonzos a expensas de los famosos y el mundo de la alta costura.

Al final del día ¿quién no busca algo así en una comedia?



Tal Vez Te Interese | RESEÑA DEADPOOL