Opinión | Razones para ver ‘The Flash’

Un buen amigo y yo estábamos platicando y llegamos a la misma conclusión: ¡la serie de “The Flash” es espectacular!

 

¡Se me quedaron los frijoles en la lumbre!
¡Se me quedaron los frijoles en la lumbre!

Ya sé, ya sé, los que me conocen van a decir que no puedo ser imparcial ni objetivo al respecto de la serie de tv que protagoniza mi héroe favorito. Pues no, no creo serlo, mas lo intentaré.

Por primera vez en muchos años la televisión nos da opciones para satisfacer nuestro apetito ñoño, tenemos “Agents of S.H.I.E.L.D.” que es muy buena, especialmente su segunda temporada; “Gotham” que allí va, sin pena ni gloria; “Constantine“, que en paz descanse aunque se rumora que HULU la podría rescatar, y el impresionante y exitoso “Daredevil” en Netflix. Pero nada de lo anterior podría habernos preparado para el festín visual y argumental que nos entrega “The Flash“, de The CW.

Creada para television por Greg Berlanti, Geoff Johns, Andrew Kreisberg, esta nueva entrega del relámpago escarlata es sin duda la mejor serie de superhéroes en estos tiempos. A diferencia de su version de los 90, esta nueva entrega de Flash, es seria, “realista”, pero sobre todo es arriesgada y espectacular, es de esas series que te recuerdan el por qué comenzaste a leer cómics de niño.

Esta primera temporada nos mostró un héroe desde su origen, compartimos su sorpresa y su fascinación, para después verlo sufrir, crecer y entender el porque de su actual circunstancia, ademas de todo aprendimos que Barry Allen, mejor conocido como Flash es, un buen tipo, alguien a quien incluirías en tu círculo de amigos, alguien con quien te puedes identificar en más de un nivel.

310d745c9864179848a8310a50ec2cb5
Sólo falta una duckface y ¡listo!, pa’l Face

La serie cuenta con un villano tridimensional que, aunque se revela desde el primer capitulo, se toma el tiempo necesario para desarrollarse y causar conflicto en el espectador, aun con otros villanos aquí y allá, la sombra de “el hombre del traje amarillo” atormenta a Barry en cada paso de una carrera contra el tiempo que lo llevará a una encrucijada impensable: por un lado la opción de salvar a su madre de una muerte segura, pero al hacerlo dejará escapar al villano que ha perseguido toda una vida.

¿Quién lo viste mejor?
¿Quién lo viste mejor?

Hay romance, la química entre Iris y Barry es tangible en pantalla, hay drama, hay acción, hay team-ups, ¡bueno! hay realidades alternativas y, algo que se agradece, todo está bien escrito, ningún capítulo se siente cargado de acontecimientos, cada uno es un escalón bien cimentado hacia otro reto y nos pone más cerca de un desenlace de proporciones cósmicas.

Lo mejor siempre son los últimos 60 segundos de cada capítulo, pues utilizando el famoso recurso del cliffhanger, te dejan boquiabierto y expectante por toda una semana esperando una nueva sorpresa.

Con uno de los mejores finales de temporada que he visto, ya espero con ansia el otoño para seguir disfrutando de este audaz drama del hombre más veloz del mundo.

¡Nos leeemos el próximo viernes!

Atte. ¡Flashito!