5 Puntos Clave en Wonder Woman de Patty Jenkins

Opiniones Enanas

Saben qué, ¡Mikami, la Cazafantasmas ya era una heroina cool antes de la película de Wonder Woman! LOL no es cierto, pero descubrí algo muy curioso al ver un par de diatribas que se quejaban porque (supuestamente) hay gente en Los Internets haciendo semejante afirmación.

Pensando en un tema para conmemorar el Día Internacional de la Mujer pensé en algo como “El camino que nos llevó a Wonder Woman”, porque aunque la Mujer Maravilla no es el primer personaje heroico femenino en la ficción (hasta los hiper machistas griegos tienen un par de historias donde la heroína es una mujer, el mito de Psique y cómo rescata a Cupido es mi favorito), sin duda es la primera SUPERHEROÍNA.

Y aunque Marvila jamás ha tenido el mismo nivel de exposición que sus compañeros de trinidad, Batman y Superman, la mass media se encargó de llenar el vacío que causó la reticencia de DC y Warner a darle las mismas oportunidades mediáticas que al cruzado encapotado y el último hijo de Kryptón. Personalmente considero que los antecedentes más directos son Buffy, Katiniss y Korra.

Debo confesar, cuando vi la película no pude evitar sentir lo que muchos más sintieron: que estaba viendo algo que no había visto antes de esta forma. ¿Qué es? No lo sé exactamente, iba con la idea de “antecedentes” bastante fresca y aún así Wonder Woman me vendió el concepto de estar viendo por primera vez a una mujer pateando traseros.

Tal vez sea algo tan simple como que la película la dirigió una mujer, Patty Jenkins. Algo tan simple y tan complejo a la vez. Tal vez por eso la película es una sucesión de “equilibrios” que un hombre no hubiera podido conseguir – A continuación enumero los puntos claves de la Mujer Maravilla de Jenkins.

5 | SE SIENTE DIRIGIDA A LAS NIÑAS

Al pensar en los antecedentes a Wonder Woman me topé con un problema: No quería hablar de Ripley, The Bride o de Sarah Connor. No porque niegue su importancia en la cultura pop y de masas, sino porque:

a) No soy fan.

b) Son franquicias dirigidas a un público mayoritariamente masculino, y ni siquiera a un público masculino nerd.

Pero claro, decir esto suena a sacrilegio ¡¿CÓMO VAS A NEGAR A LOS PERSONAJES FEMENINO-HEROICOS MÁS FAMOSOS?! – y no me equivoqué, estos personajes encabezan todas las listas de aquellos que salen a decir que “técnicamente Wonder Woman no es la primera heroína de acción“. Curiosamente dichas listas no tienen a Buffy, a Korra o a Katniss.

Claro, tengo una enorme bias ahí, no soy fan de las primeras y soy muy fan de las segundas. Pero en verdad me parece curioso que no citen a estos otros personajes femeninos, algunos de ellos creados o escritos por mujeres… y con un amplio y vocal fandome femenino.

Qué curioso ¿verdad? que los personajes heroicos que ESTÁN DIRIGIDOS o FUERON RECIBIDOS por un fandome femenil no aparezcan en nuestros “nociertonieslaprimera”. Quizá la incomodidad no sea el “técnicamente no es la primera”, quizá sea que se siente muy claramente que el público al que va dirigida Wonder Woman la está recibiendo con bastante buena vibra.

Y como que eso siempre incomoda a un fandome que de por sí vive temiendo que las feminazis les roben sus juguetes.

Recuperando la confianza del público femenino en los superhéroes

4 | UN MUNDO DE HOMBRES CON MUJERES EN ÉL

Qué raro que una película tan “femenina” tenga un grupo de héroes TAN masculino ¿no? Wondy es literalmente “la chica” en su ragtag de soldados… y aún así es la historia de una mujer dentro de “el mundo del hombre”, no sólo en la parte literal y obvia de Diana de Temicyria, princesa de una sociedad de puras mujeres visitando un mundo patriarcal, también la historia de las mujeres que están ahí y son importantes aunque no estén al frente.

Etta Candy, con todo y que es el alivio cómico, tiene una pequeña escena que nos muestra que es una persona valiente, además de ser extremadamente competente en el trabajo de inteligencia militar.

La Doctora Poison es LA FUENTE del poder de General Erich Ludendorff (tanto literal como figurativamente) a pesar de que la propia Wonder Woman la ignora por completo y cree que Ares es el que está detrás de todo. Los hombres alrededor de la villana tratan de usar su inseguridad (causada por su deformidad) para explotarla, Ludendorff lo hace descaradamente y Steve Trevor también lo intenta.

Existe la concepción errónea de que la epicidad de un personaje depende de su tiempo en pantalla. Tanto Etta como Poison son prueba de que (como Darh Vader) un personaje puede tener buen impacto sin requerir horas de metraje. Pero las Amazonas son las que se llevan las palmas.

La escena de la playa, con las amazonas atacando a un grupo de soldados con mejores armas, a caballo, con arco, flecha y espada es É.P.I.C.A.

Diana al frente de todo

3 | EL AMOR ESTÁ EN EL AIRE

Cuando hablamos de romance fílmico, los muchos antecedentes de “heroínas en el cine” caen en dos extremos: convertir el romance en un “peso/pecado/carga”, o simplemente decir que la heroína no necesita romance.

Aquí no… aquí es algo que está ahí, y es importante, pero no es el eje de la trama. Ni siquiera es el eje de la relación Steve/Wondy.

Por un lado, la película no pierde el tiempo con la estupidez de “uy, primero nos odiamos pero luego descubrimos que nos calentamos el boiler”. Desde la primera escena queda claro que hay química entre Diana y Steve (y entre Gal Gadot y El Cuarto Chris) – es más, literalmente la segunda escena de ellos juntos trata del PENE DE STEVE (sorry capitán Trevor, nadie le cree que su palanca de velocidades esté por encima del promedio).

Pero también nos muestran que a pesar de todo esto pueden relacionarse como seres humanos, platicar de otras temas, hacer otras cosas, concentrarse en su misión sin estarse haciendo ojitos.

¡Demonios! Se acuestan y eso no cambia EN NADA su relación… ¿o tal vez no lo hicieron? Porque ya nos habían dicho que ambos pueden dormir en la misma cama sin caer en la tentación de la carne… mmm, interesante.

Y a pesar de todo, al final el sacrificio que hace Steve impacta a Diana, no porque se hubiera acostado con él (o se hubiera quedado con las ganas). La impacta por la misma razón que impactaría a cualquiera, es un acto de amor (a la humanidad) en un mundo donde la gente mata por placer.

Fábula ancestral, sueño hecho verdad

2 | LA ATRACCIÓN SEXUAL

Aquí voy a entrar en un tema espinoso. Durante toda la película Wonder Woman no deja de estar sexualizada. En ningún momento deja de ser una fantasía masculina. Pero, es una fantasía masculina dirigida por una mujer. Lo que hace TODA la diferencia.

Primero, salvo por un par de momentos (el inicio de la caminata en la Tierra de Nadie y el vuelo en pose de Cristo del final) su traje de “ballerina setsy” no luce como tal (el resto de la pelí anda vestida cómodamente), y sin embargo Gal Gadot manda una imagen de sensualidad que podría golpearnos en la entrepierna con un mazo y aún así le sonreiríamos – más que nada porque la directora supo sacar provecho de su sonrisa pícara (el jurado aún delibera sobre las habilidades histriónicas de la actriz).

Por otro lado, si bien Diana es bastante inocente, no cae ni de cerca en el estereotipo de “born sexy yesterday” en el que la protagonista femenina es una mujer ubersexy con la mentalidad de una niña, de forma que nuestro Joe Average nerdo y mediocre se convierta (a ojos de nuestra “inocente heroína”) en el hombre perfecto.

Nope, la película deja bien claro que si bien Wondy es inocente, no es estúpida, sabe bastante de sexo, probablemente más que Steve. Después de todo, tal vez nunca haya tenido sexo… con un hombre. Pero nada más puede declararse con firmeza.

En la antes mencionada escena sobre el pene de Steve Trevor (again, nadie te cree Steve), en vez de jugar con la idea de que Diana se espante o se sienta super atraída, hacen chistes sugiriendo que Diana sigue “enfocada” en el Pequeño Copiloto de Steve, para que el punchline sea que ella está viendo el reloj.

En ningún momento tratan de ocultar que Diana es la mujer más bella del lugar, pero al mismo tiempo no pasan toda la maldita película cuidando que se vea “femenina” (ejem, Marvel, vas a tener que enseñarle a Scarlet Johansson a pelear), de hecho hay un par de escenas que harían que nuestra Tía Católica (todos tenemos una) ponga una mueca reprobatoria porque “una señorita no hace eso”. Pero tal vez nadie las notó porque son justo esas donde le está plantando la suela del zapato en la cara a algún nazi, o usando su escudo como ariete.

En el lado opuesto, la película se toma la molestia de no ocultar que la actriz que interpreta a la Doctora Veneno, Elena Anaya, es bastante bella, aunque el personaje tiene una desfiguración facial muy marcada que incluso le impide hablar correctamente, sin caer en el “¡oh no! mi cara está desfigurada… haciéndome ver aún más guapo” (ejem, Tyrion Lanister).

¿Alguien notó que, salvo Diana, ninguna de las Amazonas tiene la piel de porcelana del trasero de la estatua de un querubín? Pues hay personas (mujeres) que sí lo notaron, y les pareció uber cool.

Así como a nosotros nos gusta ver que el gordo fofo sea “sexy por gracioso”, parece que al público femenino le gusta ver guerreras que no parecen salidas de un desfile de Victoria’s Secrets.

Pose chenchualona

1 | EL PLACER DE SER UNA HEROÍNA

Creo que desde Dragon Ball no veíamos a un protagonista que no tuviera una “tragedia” en su backstory.

¿Naruto? Nope; ¿Los chicos Marvel? Aunque llegaron a donde están por downdgradear el “darks and gritty”, todos sus héroes tienen algún grado de tragedia – Tony es un alcohólico (al inicio) y sufre de estrés post-traumático. Incluso el más light de todos, Steve (no tú Señor-Más-Grande-Que-El-Promedio, el OTRO Steve, interpretado por Primer Chris) tiene ciertos esqueletos en su armario.

Y del resto de la trinidad DCeita ni hablemos… LOL no-cierto, claro que vamos a hablar.

Superman pasó dos películas llorando porque el mundo es un lugar horrible y “nada se mantiene bueno en él, Lois” (no sé porque este diálogo no se volvió un meme). Y Batman ¡dios! cuando no está matando criminales con menos consideración que Punisher, los marca como reces o está teniendo ataques psicóticos porque alguien dijo el nombre de su mamá en voz alta.

Creo que hay más heroísmo en Deathstroke, un asesino a sueldo, y en el resto del Suicide Squad (“esta es Katana, ella me cuida las espaldas, no la hagan enojar porque su espada captura el alma de sus víctimas”) que en Superman y Batman.

En el lado contrario tenemos a Diana, una princesa que creció en un paraíso escuchando cuentos de hadas sobre héroes y villanos en blanco y negro. Sale de su isla para salvar al mundo de “la maldad” en la forma de Ares, a un mundo en el que los hombres se matan sólo porque sí, las naciones le roban su tierra a otras naciones, gente inocente muere, y mucho de ello sin ninguna razón.

Básicamente es como si el Superman de Christopher Reeves llegara al mundo del Batman post Frank Miller. Una heroína inocente (más no ingenua) en un mundo cínico.

Aunque la pelea final huele a Zack Snyder, la verdad es que a mí me gustó mucho, no porque sea buena. Lol no, es el mismo tercer acto de hueva y tras el sacrificio de Steve la cúspide dramática se ha alcanzado.

Pero ver a un ñoñazo (Remus Lupin) vestido con metal para verse “hardcore y demoniaco” mientras grita que el mundo es un lugar horrible y la humanidad no los merece, para momentos después ser barrido a golpes por Diana… pongámoslo así: Wonder Woman le parte la cara al “Murderverso” DCeita.

En serio, es como si Man of Steel, Batman vs Superman y Ese Crudón Suicida tomaran forma humana para que Diana le pudiera dar de puñetazos – Eso, eso fue súper catárquico.

Y qué bonito que le tocara a un producto dirigido a las niñas a traer a los superhéroes de vuelta a su rol de aventureros. Si algo destruyó el género fue el macho-cinismo de gente como Miller (Moore y Morrison se han distanciado lo suficiente de eso y han señalado desde hace mucho sus fallas).

Diana contra el Universo DC – casi literalmente

Y al final podemos argumentar que Saori Kido ya era una gran heroína y un gran ejemplo para las niñas… pero no podemos negar que Wonder Woman se siente como una bocanada de aire fresco.

Tal vez hay “antecedentes”, pero el de superhéroes sigue siendo EL GÉNERO que domina el cine, y el cine sigue siendo el pilar de la mass media mundial. Una película enfocada a una heroína, a la primera superheroina, que le hace justicia al deseo de su creador: Darle a las niñas una figura ficticia que haga contrapeso a la ideología masculina de Superman y Batman.