Aquaman y el Reino Perdido | Reseña

Reseña Covacha

Aquaman y el Reino Perdido ya está en MAX (antes HBO Max), y Raúl “Wakko” Hernández nos trae la Reseña Covacha.

Alerta de spóilers | La reseña de Aquaman y el Reino Perdido contiene ligeros spóilers sobre la trama. Son mínimos pero existen, son necesarios. Advertidos están.

Pero sigue siendo el Rey…

El Rey de Atlantis, Aquaman, ahora está casado y tiene un bebé, y vemos cómo le cuesta trabajo nivelar ambos aspectos de su vida.

Mientras tanto, el calentamiento global le da una ayudadita a Black Manta para obtener el poder que necesita para enfrentar a su némesis y completar su venganza.

Con el fin de derrotarlo a él y a una amenaza global que está por despertar, Arthur Curry necesitará la ayuda de ni más ni menos que su hermano Orm. Definitivamente ‘Aquaman y el Reino Perdido‘ no competirá por premios importantes… y en otras noticias, el agua moja.

En el mar, la vida es más sabrosa

La segunda película de Aquaman, que es el último cabo suelto en el SnyderVerse, no pretende otra cosa más que entretener y para ello se vale de las aptitudes del director, James Wan, y principalmente del carisma que tienen algunos de los miembros del reparto, iniciando obviamente con Jason Momoa, quien básicamente se interpreta a sí mismo en cada proyecto en el que aparece.

Probablemente quien se lleva la película es Patrick Wilson, quien regresa como Orm, hermano de Arthur Curry / Aquaman, completando la dupla siendo una especie de Loki para el Thor del ahora Rey de Atlantis.

Wan en algún momento declaró que buscaba darle a esta relación algo como lo visto en Tango & Cash, y se nota. Hay mucho humor bobo, que hace que por lapsos parezca más bien una película infantil (esto le parecerá bueno a un sector del público y malo a otro, seguramente).

Aquaman y Ocean Master.
Aquí hay tres personas sin aguinaldo esta navidad viéndose fijamente.

La corte del Rey, y otros personajes

El malo de malolandia (que ahora aparte es un títere de otro malo de malolandia más grande), Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II) regresa con más fuerza y con la misma motivación: venganza contra el hombre que mató a su padre.

Existe un cómic precuela a la película, que básicamente sirve para que sepamos qué sucedió con Vulko (Willem Dafoe), el gran ausente en esta secuela.

Del resto del cast regresan Nicole Kidman (Atlanna), Temuera Morrison (Thomas Curry), Dolph Lundgren (Rey Nereus), John Rhys-Davies (Rey de Brine), Randall Park (Dr. Stephen Shin) y Amber Heard (Mera).

De Heard se había especulado mucho sobre su participación, si la iban a dejar de lado o a recortar de alguna manera (tiene menos protagonismo, pero aparece más de lo que esperaba).

El personaje de Randall Park, el Dr. Shin, tiene mayor peso, en un estilo muy similar al del Dr. Sanchez (Harvey Guillen) en Blue Beetle.

Aquaman con el traje clásico de los cómics.
Aquaman viendo como aún no compras boletos para ver El Reino Perdido.

Mar y tierra

La línea argumental es muy directa y ofrece pocas (o ninguna) sorpresas. Es una experiencia de las que ya mucha gente considera como de “fórmula”, y se mantiene en una marcadísima zona de confort, al no atreverse a tomar riesgos ni porque ya no habrá más de este universo más adelante.

Creo ese es su mayor pecado, pero tampoco es que eso la convierta en basura verde. Los pequeños momentos de “drama” parecen sacados de una telenovela noventera, la Rosa de Guadalupe, o hasta Mercado de Lágrimas, en una de esas. Hasta una risa no intencional podrían provocar.

En el lado positivo, James Wan no falla y da un espectáculo acrobático y con efectos visuales hermosos, le saca provecho a toda la imaginería que ofrece su equipo de producción y logra ambientes envolventes en cada situación.

Aplausos para todos los involucrados, porque siendo una película del tipo que le habla a los peces, no se quedan solamente en lo ya visto con anterioridad y complementan muy bien las zonas hacia las que los llevó el guion, desde templos desérticos, hasta junglas gigantescas.

Al final, la película trata de dar un mensaje ecológico, que termina pareciendo cierre de episodio de los Thundercats o He-Man. Ah, y tiene una mid-credit scene que sólo es un complemento a (tal vez) el mejor chiste de la película.

Si vieron la primera película, sabrán qué pueden esperar de esta.

Aquaman y el Reino Perdido contra Black Manta.
Aquaman y Black Manta chocando espadas, como viles adolescentes.

Checa nuestro programa especial de Aquaman y el Reino Perdido.

Disponible también en Podcast.


Reseña publicada originalmente el 21 de diciembre de 2023