Lo bueno y lo malo si Disney compra FOX

Hace algunas semanas muchos unos nos emocionamos (y otros se horrorizaron) con la noticia de que Disney busca comprar la sección de entretenimiento de la 21st Century Fox, sobre todo con la posibilidad de que Marvel Studios recupere las franquicias cinematográficas que tuvo que vender para sobrevivir a la bancarrota editorial de los años 90, X-Men y Fantastic Four. Aunque pronto dijeron que las pláticas estaban congeladas,  esta semana muchos medios aseguran que la compra es inminente.

¿Realmente es una buena o una mala noticia?

EL MÁGICO MUNDO DEL COLOR

En 2009, el corporativo dueño de Mickey Mouse (que además de los parques y películas también posee a la televisora ABC y la cadena deportiva ESPN, sin mencionar sinergias estratégicas con diferentes negocios) adquirió Marvel, una compañía con un potencial de entretenimiento enorme. Tomaron el proyecto que ya tenían de llevar sus personajes de cómics al cine y lo potencializaron al punto de ya contar con más de una decena de películas bajo el cobijo de los nuevos dueños que han creado quizá 100 veces más que los 4,000 millones de dólares. Un negocio redondo que complace a la mayoría de los fans y a gente ajena a las historietas.

Mientras tanto Fox, que en los 90 adquirió algunos derechos de personajes marvelitas, arrancó el siglo XXI con la primera trilogía de X-Men, con un par de películas de Fantastic Four, una de Daredevil y otra de Elektra. La calidad de la mayoría comenzó a ser lamentable, muchas volviendo caricaturescos a los personajes, dotándoles de historias sin sentido y traicionando sus orígenes en los cómics.

La llegada del Marvel Cinematic Universe (MCU) fue un revés para la compañía, que respondió con The Wolverine, X-Men: First Class y Days of Future Past. También dio pie a nuevos pasos en el género con Deadpool y Logan, pero permitió el fiasco que fue el reboot de los Cuatro Fantásticos.

Estos escenarios hacían imposible que Marvel recuperara las licencias de los mutantes, que habían perdido protagonismo en los cómics de la editorial (por orden del Director Ejecutivo de Marvel, Ike Perlmutter, según los rumores). A pesar de que Spider-Man logró aparecer en el MCU tras un acuerdo con Sony, la unión de Wolverine a los Avengers o un Dr. Doom decente eran sueños que no se podrían concretar. Al menos, hasta hace algunas semanas.

WHAT IF…?

Más allá de entusiasmos desbordados y escenarios fatalistas, hay que tomar en cuenta los hechos para imaginar lo que podría ser esta adquisición (en el lado de las franquicias de superhéroes, ya que Disney podría hacerse de varias franquicias de películas, canales de televisión, y más). Por lo mismo, les ofrezco algunas teorías al respecto:

Deadpool, Fant4stic y los X-Men no cambiarían en su esencia: Los ejemplos claros son Star Wars: The Force Awakens y Rogue One, que intentaron conservar lo que todos amamos de la franquicia. Eso sí, están dispuestos a explotarlo hasta el cansancio.

  1. Expansión del franquicias y personajes con sentido: El MCU nos ha enseñado que no sólo puede haber películas de Batman y Superman. Vamos, hasta Ant-Man tuvo su filme y la aceptación del público fue positiva. Podríamos imaginar películas de Storm o de The Thing emocionantes, sin que traicionen el espíritu de los personajes.
  2. Impulsa al género cinematográfico: El adherir a estos personajes al portafolio, asegura que Marvel pueda tener años de películas para desarrollar a su manera a los Mutantes y a Fantastic Four; el reto es mantener fresco un estilo de historias de las que parece ya hemo visto todo.
  3. La exposición mediática: Para los que somos fans, ver a Deadpool con Spider-Man o a Galactus contra los Avengers es un sueño; para los que no son fans, es una idea muy atractiva y creará el ruido suficiente para impulsar cualquier proyecto que Disney quiera hacer en el MCU.
  4. Make Mine Marvel: Tras recuperar muchos derechos de personajes, Marvel los ha colocado no sólo en el cine, sino en la TV, Netflix y en videojuegos. Los personajes que ahora tiene 21st Century Fox podrían gozar de más vitrinas de las que tuvieron en sus canales.
  5. El hartazgo de la gente: Seamos sinceros, la gente ya está perdiendo el gusto por ver a superhéroes en la pantalla grande. En algún momento la fórmula ya no le funcionará a Disney y comenzarán las pérdidas, algo que podría impedir con los mutantes y los fantásticos en casa.

Sinceramente, sólo el futuro responderá a la duda de qué podría lograr esta compra (a ver si no se cae y sólo me puse a divagar un rato). Lo que sí es que, de mantener la esencia de los personajes y potencializar sus historias, sería un punto y aparte en la industria del entretenimiento en el mundo. Estaremos atentos a las noticias de la próxima semana.


¿Qué es lo que esperas de la compra de Disney a 21st Century Fox? ¿Será benéfico o perjudicial para X-Men y Fantastic Four? ¿Te gustaría verlos junto a los Avengers o Guardianes de la Galaxia? Cuéntanos tus opiniones en los comentarios.