El Halcón | Reseña

Reseña Covacha

El Halcón llega a cubrir el hueco de películas de luchadores que tenemos en el cine nacional. Algo afortunado, a pesar de que no mantiene un nivel constante.

Advertencia | La reseña covacha de El Halcón puede contar con ligeros spoilers.
Continuar a discreción.

Lucharáaan de dos a tres caídas…

Durante todo el tiempo que duró el auge de los superhéroes en Hollywood no habíamos tenido una cinta de luchadores y yo sí me preguntaba por qué. (Tuvimos una animación el mismo año que Avengers, cierto).

Bueno, todo eso cambia el primer fin de semana de marzo con El Halcón, lo que yo encuentro afortunado a pesar de que la cinta cierra con el nivel con el que empieza.

¿Por qué se necesitan películas como El Halcón?

Cuando hablamos de ‘Godzilla Minus One’ en el programa y por Twitter, resaltaba la importancia de que que cada país tenga sus cintas de acción o sci-fi que los representen.

Películas de género nacionales pueden expresar aspectos de nuestra realidad pasados por la metáfora, y eso es importante. Adoptamos con afecto a Batman y a Spidey, pero si no producimos nuestras historias hay un paso perdido.

¿Qué pasó con las películas de luchadores?

Siento nostalgia al recordar que las primeras cintas de luchadores comparten mucha de su coreografía y parafernalia con los seriales de Batman previos a Adam West, e incluso con esa versión tan recordada del murciélago.

Pero, a pesar de ello y del gran éxito que tuvieron a mediados del Siglo XX, las películas de luchadores parecían desvanecerse en el cine mexicano de los ’80 y ’90, sin mucho espacio en medio del cine de ficheras, con películas como ‘Pedro Navaja’ (1984) o ‘Llámame Mike’ (1979) manteniendo vivo pero extremadamente deficiente al cine de acción urbana o vigilantismo.

En el Nuevo Cine Mexicano las cosas empeoran porque algo extravagante parece no tener lugar en absoluto. Desaparece lo que no es drama o “realista”.

Culpamos a Zack Snyder (con razón en sus esfuerzos de DC) de ser edgie, pero los realizadores mexicanos han estado casados con la idea del realismo derrotista por la mayor parte de los últimos 30 años y poco nos ha pasado por la cabeza este hecho.

Puesto de tacos en la película El Halcón.
Omitimos pie de foto ante la imposibilidad de sonar guarros. Disculpen las molestias que esto ocasiona.

¿Quiénes son los invencibles del Siglo XXI?

El enfoque oscuro y realista del cine mexicano provoca desgracias dispares, como por ejemplo que “El Cochiloco”, un personaje absolutamente villano, es considerado parte de los “Avengers mexicanos” en los memes que aparecieron en 2012.

O que, por el amor del público común a ‘Rápidos y Furiosos’, se produzcan cintas que buscan ésa estética desde la perspectiva de los carteles antes de que una sola producción de héroes nacionales viera la luz.

No digo que no haya afortunadas excepciones donde el drama cotidiano se resuelve, o no, de distintas maneras. Pero cuando hay conflictos violentos, ni en el 2001 ni en el 2023, las salidas nunca parecen tender a algo que no sea la total aniquilación.

Una miopía total a las perspectivas que la ficción puede plantear y, como no tiene que fundamentarse en sí la muy oscura realidad que vivimos, sino la intermedia realidad que podemos imaginar y construir desde ese imaginario.

Curiosamente hace una semana nos llegó otra cinta de vigilantismo, ‘El día que todo cambió’, que tiene la virtud de encontrar una solución que no se entrega al nihilismo a pesar de ocurrir en un universo marcado por la tragedia, y por ello no deberíamos dejarla caer, ahora en taquilla ni después en el olvido.

¿En qué tiene éxito El Halcón?

Ahora, El Halcón llega a traer de nuevo al frente la parte más extravagante de los luchadores.

Lo que hace bien es construirse un mundo, que para nosotros parece abrevar de ‘Los Increibles’ (y desde ahí de ‘Watchmen’) lo mismo que de ‘The Dark Knight Returns’ (y para mi con un guiño al ‘Daredevil’ fílmico de 2003) para habitarlo con sus personajes.

La trama visita varias veces una época en que el cine y mundo de luchadores aún existía y encuentra un evento bajo el cual éste desaparece.

Brinca entre épocas un par de veces y, quizá, estos son algunos de sus momentos más fuertes. El resto de su trama ocurre en el 2007 (no se por qué en ese año) y es un mundo en cierta medida deslavado y donde el crimen ha ganado, pero en donde no hay armas de fuego.

Ése es un detalle interesante dentro de la construcción del universo de la cinta y siento que no puede disminuirse esta curiosa solución para permitir que los combates cuerpo a cuerpo tengan un sitio más natural.

Tras mostrar cómo quedó todo en 2007 y presentar a una personaje que lucha contra esa marea sin lograr un cambio, se plantea el nudo que llama a la acción.

Desde la tercera cuerda…

Uno de los momentos mas interesantes de la película muestra a los luchadores peleando clandestinamente en un chatarrero. Construye el mundo, le da un look mexicano al cyberpunk y presenta a un “exótico” de la manera más natural, orgánica y cool que podría hacerlo.

Después tenemos una gran pieza de acción nocturna en donde se lucen algunos vuelos pero también lo que sucede se vuelve demasiado caótico, eso quizá se heredó de las cintas clásicas de luchadores, pero tiene que mejorarse.

Y finalmente llegamos a la batalla final que tiene un efecto visual de transición interesante para luego tener problemas en la continuidad de ambas tomas y una pelea final que falla en establecer el ritmo dramático o las coreografías necesarias.

En lo primero sin duda no peca de nada que no haya pasado en más de un par de cintas de luchadores clásicas pero, de nuevo, es una de las cosas que sí se ve obligada a mejorar para poder estar a la altura de los nuevos tiempos.

La promesa del renacimiento del género

La cinta promete continuar antes de darnos una plantilla de créditos finales que recuerda mucho a las cintas dosmileras por excelencia, de ser así confío en que pueda aprender de sus debilidades y siga fortaleciendo lo que sí salió bien, a pesar de aquellas cosas en las que queda corta.

Espero que se empiece a tratar el género y se logren híbridos entre la grandilocuencia de esta cinta y los logros dramáticos de ‘El día que todo cambió’.

Por ahora son dos lados de una moneda que se ha tardado mucho en ser acuñada en México. Sin duda, ‘El día que todo cambió’ es una cara más prístina y lograda por ahora, pero que esperamos podamos seguir viendo en pantallas.

Luchador El Halcón mirando hacia el horizonte.
Tómame una foto así, como que no estoy estrenando el mismo día que Duna Parte 2.

FICHA COVACHA

EL HALCÓN
(México / 2023)

Dirección: Eduardo Valenzuela
Guión: Juan Pablo Cháirez, Eduardo Valenzuela.
Elenco: Ianis Guerrero, Guillermo Quintanilla , Ana Jimena Villanueva.

Estreno en México: 29 de febrero, 2024.
Acción / Comedia | United Content | B15 | 84m
Cinépolis Distribución


¿De qué trata El Halcón?

En sus días de gloria, el Halcón luchaba por la justicia hasta que un terrible suceso provoca la desaparición de todos los luchadores del ojo público. Treinta años después, Ramón – el luchador ya retirado, es dueño de una taquería junto con su hijo Pancho donde tienen que lidiar con la pandilla de maleantes que aterroriza a Tijuana.

Cuando Pancho quiere poner un alto al crimen y ponerse la máscara, es secuestrado por un viejo némesis de su padre: El capitán. Ramón tendrá que volver a usar la máscara para rescatar a su hijo con ayuda de la detective Reyes.

El Halcón alzará el vuelo otra vez con sed de venganza.