Eternals: la brillante saga de Kirby y Zhao

¡Aloha amigos Covachos!, Acabó el 2021 y con él terminó un largo año del MCU de Disney dominando todos los espacios de la cultura pop y preparándose para quizás, ahora sí, empezar el largo camino de introducir a los X-Men y los Fantastic Four a su universo de películas multimillonarias de calidad palomera, con sus obvias excepciones (como Captain America: the Winter Soldier, Thor: Ragnarok, Black Panther y otras pocas) que no conformes con ser películas de superhéroes multimillonarias decidieron ser buenas películas.

El pasado 2021, de las cuatro películas que estrenó el MCU en cines sólo una me parece digna de considerar buena(?), y digo considerar porque es la única realmente interesante con un argumento más allá de “los buenos polean con la gente mala” pero el durar casi 3 horas, con menciones obligadas cada 30 min al MCU y con énfasis en la representación multicultural, no la hacen la película más fácil de digerir.

Así que dedicaré este artículo a apreciar y analizar la más reciente película de la ganadora del oscar, Chloe Zhao: Eternals, y de paso trataré de convencerlos de que es la película que mejor adapta el espíritu creativo de Jack Kirby “el rey de los cómics” y creador de los Eternals (y co-creador de Ironman, Thor, Capitán América, los Vengadores, los X-men, los Fantastic Four, Black Panther, Darkseid, Mr Miracle, Big Barda, Orion y un titánico etc.).

Hice un artículo similar el año pasado analizando Star Wars: Visions

Los nuevos dioses de la humanidad

Muchos autores y filósofos, entre ellos Umberto Eco, han comparado las historias de superhéroes con los antiguos dioses y héroes mitológicos, ya que tanto los héroes de la era mitológica como los superhéroes modernos comparten cualidades similares: grandes poderes, grandes responsabilidades y la superación de obstáculos aparentemente imposibles de conquistar, todo esto para inspirar al público a ser mejores versiones de sí mismos y enseñar el camino correcto en la sociedad, de la misma manera en que hoy día los niños americanos aspiran a ser tan fuertes como Superman, es fácil creer que los jóvenes espartanos aspiraban a obtener la fuerza de Hércules.

El mismo Jack Kirby, por consejo de Stan Lee, en los primeros números de los Fantastic Four los haría enfrentar a dios, en la forma de Galactus “el devorador de mundos” (“Alberto el hambriento” para los que nunca aprendieron a traducir), los seres cósmicos de Kirby, no sólo son más poderosos que los humanos, son tecnológicamente más avanzados: Galactus es un científico que controla fuerzas cósmicas y extermina planetas enteros, los Nuevos Dioses tienen la tecnología para teletransportarse por el universo entero y los Celestiales son tan tecnológicamente avanzados como para crear planetas enteros y nuevas especies artificiales que controlen su evolución como los Deviants y los Eternos.

Esta serie de ideas de Kirby sobre los dioses y su relación con la humanidad llegaría a su máximo punto de gestación al ser despedido por Marvel Comics en 1970 y ser contratado por DC para crear una serie limitada de cómics acerca del “4to Mundo” y los Nuevos Dioses, y sí, está llena de referencias a la Biblia para recalcar que la intención del Rey es crear una nueva mitología cósmica en la era contemporánea inspirado en el evangelio, en la tragedia griega y los superhéroes que crearon Kirby y sus contemporáneos.

La serie de New Gods sería cancelada por DC antes del final y Kirby volvería a Marvel en 1976, con un mejor trato a iniciar una nueva historia sobre dioses, los Celestials, siendo confrontados por sus creaciones en la Tierra y la lucha entre las fuerzas del orden, en la forma de los Eternals, y las fuerzas del caos, en la forma de los Deviants, en la serie limitada de Eternals.

La cual también sería cancelada antes de ser finalizada ya que la idea de Kirby es que fuera una historia autoconclusiva sin relación al universo principal de Marvel Comics… pero cuando Marvel ve personajes monetizables no les permitirá morir sin antes sobreexplotarlos unas cuántas décadas, dejando así a los Eternal a la deriva en el mundo de los cómics colaborando con los Avengers de vez en cuando y siendo olvidados salvo en ocasiones especiales.

Lo cual nos regresa al punto de inicio: la adaptación a filme de la épica de los Eternals luchando contra los Deviants y eventualmente alistándose para confrontar a su dios creador, en lo que tiene que ser la oración más digna de Nietszche que jamás he escrito al hablar de cómics. Esta película de Chloe Zhao logra capturar ese conflicto cósmico y mostrar la escala de lo que se puede perder en esta confrontación entre dioses y semidioses pero para eso requiere ciertos pasos para demostrar cuán grande es el conflicto y eso requiere tiempo…

Eternals y el peso de la humanidad

Eternals, la película, toma muchas decisiones a las que muchos llamarían “aburridas”, pero yo las llamo “valientes”, Eternals utiliza la primera hora de trama y flashbacks en reunir al equipo / familia de los Eternos por primera vez en 500 años y en explicar su rol en la historia de la humanidad por los últimos 7,000 años.

Por ejemplo, momentos clave en la historia como el invento del arado por Phastos para la agricultura a gran escala, o Sprite y Gilgamesh siendo la inspiración directa de “el poema de Gilgamesh”, la primer historia épica escrita por la humanidad hace más de 4mil años en Mesopotamia y la primera historia de un rey-semidios con poderes divinos luchando contra las bestias que acechan a la humanidad (Jack Kirby estaba muy consciente de su elección de nombres) y más infame, y personalmente dolorosa, la inacción de los Eternos en la conquista / genocidio de Tenochtitlán, lo cual genera la ruptura entre los miembros del equipo, quienes, al final de esta primera hora ya tienen bien establecida su postura acerca del valor de la humanidad para cada uno de ellos.

Como extra, quiero enfatizar un par de mis escenas favoritas son cuando Sersi recuerda su boda en la India con Ikaris, la cual es todo un festín visual, y cuando vuelven por Kingo, él es una estrella de Bollywood, la capital mundial del cine, donde se genera la mayor cantidad de películas, muy por encima de Hollywood; este pequeño detalle es muy rara vez reconocido por la industria del cine en América, el cine hollywoodense y su público están muy cerrados a la idea de que la industria filmográfica son películas hechas por grandes estudios en inglés y, como demostró Bong Joon-ho al ganar el Oscar por “Parásitos”, existe un inmenso mundo cinematográfico al superar la barrera de los subtítulos, y no creo que sea coincidencia que una directora nacida en China haga un claro guiño a la enorme industria cinematográfica de Asia.

Eternals no quiere ser una película igual a las otras 30 películas de Marvel centrándose en temas gringos y manteniendo el status quo de gringolandia, Eternals se esfuerza por ser una película para todas las personas del planeta Tierra, por eso Chloe Zhao se esfuerza en tener un elenco tan diverso con personas de origen y ascendencia británica, china, mexicana, pakistaní, india, etc., de todos los tonos de piel que se puedan pensar y darles roles lo más diversos posibles y dirige a sus personajes a la gran incógnita que ha acechado a la humanidad por milenios ¿si dios existe, de verdad le importamos?

No se trata de ser la siguiente película palomera donde un héroe humano con defectos comunes y one-liners infinitos usa sus poderes para vencer a un villano reflejo-de-sí-mismo (Iron Man vs Iron Monger, Hulk vs Abomination, Shang Chi vs Wenwu, etc.) para que nada cambie. Esta película quiere contemplar la belleza natural del planeta Tierra y la larga y rica historia de la humanidad en este planeta para hacernos pensar en todo lo que perderíamos si uno de estos días comenzara el fin del mundo, quiere que contemplemos lo infinitamente pequeños que somos ante el cosmos entero y lo mucho que desconocemos del mismo.

Este filme no quiere que comamos palomitas y apaguemos nuestros cerebros, quiere hacernos pensar, vernos a nosotros mismos al ver el otro lado del mundo y vernos ante la inmensidad del espacio, pensar en nuestra relación con nuestros dioses y con nuestra tecnología: mencioné la escena en Tenochtitlán y una forma de verlo es como el choque entre dos interpretaciones muy distintas sobre dios y sobre las cosas que dios “quiere” que hagamos; y no muy opuesta, está la escena de Phastos contemplando el terror tecnológico del que la humanidad es capaz con el poder de la tecnología y sin un poder superior que los detenga o los guíe. No es por decir que #DruigWasRight pero…

Finalmente Eternals plantea preguntas dignas de Lovecraft y Nietszche: ¿qué haríamos si enfrentamos algo que existe por encima del bien y el mal? ¿qué pasa si para dios sólo somos corderos para el matadero cósmico? ¿cómo actuaríamos si tuviéramos que enfrentar a dios por nuestra supervivencia y la de todo lo que conocemos? y más que responder con un sí o un no definitivo, los Eternos se dividen en distintas respuestas a estas dudas existenciales y aunque al final de la película tiene más peso salvar a la humanidad a costa de sacrificar a dios, las dudas nos acompañaran aún después de que rueden los créditos.

El estilo visual de Kirby en los brillantes lentes de Zhao

Si me lo preguntan, pensar en la existencia y el destino de la humanidad es interesante y eso, pero he encontrado una respuesta satisfactoria a la duda de “¿por qué existir?”, en mi caso, para apreciar el arte (y quizás hacerlo) y sé que usé muchos párrafos para plantear a Eternals como la más profunda obra existencialista del cine mainstream de los último años pero mi fascinación con esta película comienza y termina con lo hermosa que es.

En un inicio fui atraído como polilla a la flama porque quería ver el arte de Jack Kirby adaptado a IMAX, y al final salí contemplando la belleza natural de nuestro planeta y la belleza creada por la humanidad en los últimos 7 milenios, más aparte, apreciando la adaptación que hacen Chloe Zhao y su equipo al arte del rey. Supongo que es necesario aclarar que siempre he sido fan de los documentales de la National Geographic, y Eternals tiene ese nivel de calidad visual.

El rey Kirby tenía un estilo particular de dibujo que no seguía cánones de belleza convencionales y se enfocaba mucho en representar las ideas de la tecnología y las fuerzas cósmicas, famoso es en el mundo de los cómics el “Kirby krackle”, ese efecto de puntos y círculos a manera de fractales que se manifiestan con los poderes cósmicos y que para mi decepción, en más de 10 años del MCU sólo han aparecido en What If…? pero en el lado realmente bueno, aparecen todo el tiempo en Into the Spider-verse.

Este estilo gráfico de Kirby (que daría tinta para escribir otro artículo igual o más largo que este) no está presente tal cual en Eternals, aunque hay unos ligeros guiños a su estilo que me llenan el alma de felicidad, así que, de forma rápida: 

  • los poderes de los Eternos no usan el “Kirby krackle” pero sí se manifiestan con las líneas de flujo y círculos con los que Kirby decoraba los elementos tecnológicos que creaba
  • los atuendos de los Eternos conllevan una gran carga visual del estilo de sus trajes en los cómics originales, en especial Ikaris, Thena, Ajak y Sersi
  • los Celestials se muestran en el mismo estilo que los dibujos de Kirby (gracias James Gunn por establecerlos fieles a los cómics), y no sólo eso, las líneas y círculos con las que Kirby decoraba los elementos tecnológicos están presentes a lo largo de su superficie
  • los brazaletes de Uni-Mente de Phastos, al igual que la mayoría de sus inventos, están decorados con los patrones de líneas y círculos antes mencionados

Si observan de manera superficial el estilo de Eternals poco se parece al estilo de Kirby, pero está presente de manera sutil, aproximado por Zhao de forma más minimalista en los detalles y sin marcarlo en líneas negras como en los cómics (o las decoraciones de Thor Ragnarok). Lo cual me lleva a hablar de uno de los elementos más importantes del arte de Kirby que no se transportó tal cual al filme: el color.

El color es un tema complejo y por eso dejare de seguir extendiendo este artículo a los confines de la galaxia y resumiré la paleta de colores de Jack Kirby como colores primarios y brillantes, su arte no teme mostrar combinaciones fuertes de negro con magenta, cian y amarilo, los colores básicos de una imprenta (ja, te hice aprender algo util) porque así evitaba colores sucios o desfasados al imprimir sus obras.

En contraste, el filme de Zhao presenta todo con una óptica naturalista, mares azules y grises, bosques verdes, cafés y negros, campos de cultivo en tonos tierra y verdes, un desierto en naranjas y ocres (mucho de esto gracias a que la película fue filmada en hermosas locaciones naturales y no solo frente a pantallas verdes que terminan creando escenas sin peso y con personajes de trapo como en Shang Chi), este espectáculo de la naturaleza sólo es interrumpido por los colores vibrantes de los Celestiales y su tecnología, representada no con líneas negras, sino con líneas doradas, el color del metal más precioso y que la humanidad asocia a la divinidad (repito, no voy a extenderme más), ¿recuerdan lo que dije de los atuendos? similares al cómic pero intercambiando las fuertes líneas negras por doradas.

Es el color dorado el que dirige el aspecto visual de la película, no sólo en los SFX sino también como el color del Sol <inserte aquí un artículo entero de cómo el Sol es visto como un dios mayor en casi todas las religiones conocidas por la humanidad que incluye, pero no se limita a: Ra, Huitzilopochtli, Amaterasu, etc.> y aquí, querido lector, es que todo empieza a verse más y más conectado en esta belleza de película:

  • Los Eternos dan una daga dorada como primer regalo a la humanidad.
  • Sersi e Ikaris declaran su amor mutuo en un atardecer dorado.
  • Kro comienza a adoptar marcas doradas al absorber el poder de los Eternos, de hecho en las escenas donde aparecen los Deviants e Ikaris hay poca iluminación y desaparece el color dorado, indicando que ellos son los villanos que se niegan a ver la luz.
  • Las escenas de Sersi, Gilgamesh y Thena suelen ser en paisajes soleados y con énfasis en los tonos dorados, siendo que ellos son los Eternos más poderosos y decididos a salvar al mundo.
  • Sersi puede observar cómo los Eternos son creados y almacenados con tecnología color oro.
  • La batalla final es en un día soleado con el poder dorado de la Uni-Mente siendo utilizado para matar al nuevo Celestial antes de que destruya el planeta ¿el color de este nuevo Celestial? yep, dorado, y al morir se vuelve una inerte roca gris, ya que pierde la fuerza divina.

Una última que va más allá de un juego de palabras, al ser confrontado por Sersi, Ikaris sale a la luz y es forzado a ver que, de seguir el plan de los Celestiales, no sólo destruirá el planeta, también se ha aliado con los Deviants, asesinado a Ajak, y peor que todo lo demás, está permitiendo que desaparezca el amor de Sersi por él, de una manera u otra si elige un bando, está condenado a traicionar a su dios o al único amor de su vida, su solución a este dilema es no elegir y se sacrifica ante ambos incendiándose en el Sol, la fuente de la luz dorada de la cual se alejó al alejarse de Sersi.

Lo que trato de decir es: Eternals hace un muuuuuy buen uso del color para comunicar sus ideas, y desde el inicio, con la daga dorada y la tarjeta de título que dice “ETERNALS” en gigantescas letras doradas nos dice que es el color oro (el color de la luz del Sol) el que nos guiará por las siguientes dos horas y media. Les dije que el color es un tema complejo.

Eternals (2021) ahora está disponible en Disney+

Antes de partir con el Sol, no sé cuántos de los lectores habré perdido a lo largo de este viaje de más de 2,500 palabras, pero si llegaron hasta este párrafo (aunque sea saltando párrafos) les agradezco su atención, y no espero haberlos convencidos de que Eternals es una obra maestra sin falla alguna, porque sí las tiene (Black Knight y Pip WTF?), pero sí espero que estén dispuestos a darle una nueva oportunidad desde un nuevo enfoque, no sólo como una película de superhéroes, sino como una reflexión sobre la naturaleza humana, nuestro lugar en el cosmos y sobre las cosas que de verdad son preciosas para nosotros ya que, como aprende Ikaris al final, no todo lo que brilla es oro.


Eternals está disponible en Disney+ y cuenta con la opción IMAX

Rápido, saquen la cámara, los Eternals van a posar de pie, sin emoción, y en filita.

Si te quedaste con ganas de seguir leyendo, checa la Reseña Covacha de Eternals por Elizabeth Ugalde, o bien, escucha nuestro programa especial a continuación: