I am A Hero – Reseña

Niña enojada opina

Ya está en cines mexicanos I am A Hero, la historia de zombies basada en el manga de Kengo Hanazawa. Como siempre pasa con estas producciones, conseguir un buen horario para verla es complicado y más si la quieren disfrutar en japonés. Pero vale la pena el esfuerzo y el sacrificio de ir a Cinemex, porque el director Shinsuke Sato nos presenta una adaptación entretenida y súper sanguinolenta.

UN HÉROE NO TAN HÉROE

Gracias a los gritos desesperados de su novia, rápidamente conocemos a Hideo Suzuki, un treintañero que no ha hecho nada con su vida más que soñar con ser mangaka y tener una pasión extraña por un rifle deportivo. Su vida es tan patética que casi no nos damos cuenta que a su alrededor se están presentando varios reportes de una plaga extraña.

Kasumi Arimura, el actor escogido para interpretar al personaje principal, es idéntico a su contraparte ficticia y su actuación es lo suficientemente buena para que logremos empatizar con él.

Las escenas de acción están bien dirigidas y la producción de los zombies es creíble. No por nada le están dejado hacer tantas adaptaciones a Sato. Además, usa muy bien la acción para generar comedia y por eso la cinta no se siente pesada en ningún momento.

Su mayor acierto es el uso del gore, hay mucho e incomoda bastante, pero nunca se siente fuera de lugar. Está justificado y se usa con elegancia, más como una forma de hacer visualmente más entretenidas las peleas que para apantallar a la gente.

Tiene una relación extraña con su rifle, pero si no preguntamos no dice

ZOMBIES CON CAUSA

Con toda la invasión zombie que hemos tenido en los últimos años, esta película es una de las pocas donde los utilizan para retratar un vicio social. Y es que la gente que se convierte en estos monstruos se queda atrapada en los traumas o problemas que más le aquejaban en vida. Así, vemos a unos seres sedientos de sangre llorar por su divorcio, por no ser reconocidos en su trabajo o por no ser lo suficientemente flacos.

La idea de estar atascado en el pasado mientras se vive en un mundo siempre en movimiento es muy interesante. Desafortunadamente la cinta no tiene tiempo de ahondar más en la psique de los zombies y prefiere irse por las hazañas fáciles de hacer volar cabezas y correr por tu vida. Que les quedaron bien bonitas, eso sí.

Todos enfrentando la vida, y tú eres el del casco blanco

NO SIEMPRE EL ASIÁTICO ES MEJOR EN TODO

Lo malo de adaptar una historia que aún no termina es que la tienes que entender muy bien la trama para poder planear un final satisfactorio y digno para tu película. Esto le faltó a Sato y por eso no logran cuajar muchos de los personajes secundarios que van apareciendo y que en el manga son mucho mejor representados.

Ejemplo de esto es la secta con la que tienen que lidiar en el centro comercial, y Tekko, la chica que se vuelve parte zombie pero que su estado le permite fraternizar con ellos. A pesar de que aparecen dónde tienen que aparecer, poco aportan a la trama excepto por algunas escenas bonitas y uno que otro conflicto, pero no más.

Por eso mismo, hacia el final de la película se siente la presión por acabarla y su desenlace es complaciente y ambiguo. Obviamente se queda con la esperanza de tener mucho éxito y sacar su secuela, pero por más entretenidas que son las escenas de acción, tampoco son la gran cosa.

De hecho, para la audiencia normal, posiblemente I am a Hero sea una experiencia entretenida, pero olvidable.

Los caminos de la vida zombie no son como yo pensaba