La Muerte de Superman (2018) – Reseña

DeROCHAndo Opiniones

El pasado fin de semana se estrenaron en las pantallas de Cinemex las películas animadas La Muerte de Superman (2018) y El Reino de los Supermanes (2019), por lo que me parece un buen momento para hablar un poco del largometraje estrenado el año pasado (y esperen la otra reseña esta misma semana).

Me cuesta trabajo imaginar una situación más complicada que la de hacer una película decente de La Muerte de Superman en las condiciones que tuvieron que hacerla. En resumen, tienes que adaptar uno de los cómics más exitosos de todos los tiempos (la muerte del superhéroe más icónico) que como historia no funciona realmente.

A su vez debes ubicar la historia en el universo animado ya existente, en una continuidad donde Superman no ha tenido ninguna película, no se ha establecido su vida fuera de ser parte de La Liga de La Justicia y su único desarrollo como personaje es que tiene una relación romántica forzada y muy poco desarrollada con la Mujer Maravilla. Tienes 80 minutos para establecer a esta versión de Superman y hacer que nos importe lo suficiente como para que nos pongamos tristes cuando muera.

ANTECEDENTES

No soy fan de La Muerte de Superman. En general la encuentro poco efectiva como saga de acción y como un climax emocional para el personaje.

Parte del problema es que el concepto básico de la saga resulta poco interesante: un día un monstruo muy pero muy fuerte aparece y golpea a Superman hasta que se muere. Suena increíblemente anticlimático.

La película mantiene la trama y estructura general de la saga, pero se enfoca en mejorar los detalles específicos, elevando todo a un nuevo nivel.

Declaro sorprendido lo mucho que disfruté esta película.

Aplicando las enseñanzas del tío Aaron en Into the Spider-Verse.

PREPARÁNDONOS PARA EL COMBATE

El problema con La muerte de Superman es que se trata básicamente de una gran pelea pero se olvida de que la preparación es tan importante como el combate en sí. Aquí es donde la animación comienza con las mejoras.

Algo que no me gusta de la versión original es que Doomsday y Superman se enfrentan en varias ocasiones. Esto reduce el dramatismo al volver a la batalla final sólo “una más”, restándole peso a lo que está sucediendo.

En cambio, en esta nueva película se enfrentan hasta el final. Y dedican el tiempo a presentarnos a nuestros peleadores y lo que está en juego.

La primera mitad de la película la dedican a establecer el lugar de Superman en el mundo, su estatus como ícono y su vida civil, en especial su relación con Lois, esto es complicado ya que la última vez que lo vimos era pareja de la Mujer Maravilla. Pero la cinta logra ponernos al día rápidamente a través de los diálogos entre los personajes, moviendo a la amazona al papel de amiga y compañera en armas, que le queda mucho mejor.

En cuanto a Lois, su conflicto principal es el temor de Clark de llevar la relación al siguiente nivel, inseguro sobre si ella podrá aceptar esta parte de su vida, cuestionándose incluso si la identidad de Clark Kent tiene algún sentido y es algo más que un disfraz.

Esto nos permite identificarnos con nuestro héroe, quien está a punto de dar un paso importante en su vida, de arriesgarse a comprometerse con una persona, claro que no todos tenemos una doble identidad, pero el miedo a tener que abrirte y dejar entrar a una persona a tu vida, dejar que te conozca realmente, es algo con lo que nos podemos identificar, y que le agrega un aire trágico a toda la situación, porque sabemos lo que viene.

Por el lado de Doomsday no hay mucho que establecer a nivel emocional o de motivaciones, se trata de un monstruo que es muy fuerte y no tiene sentimientos. Sólo tienen que dejar bien claro lo peligroso que es, ¡y vaya lo logran! Y hace mucho más que sólo aplastar a un pajarito, matar a un venado y trapear el suelo con una Liga de la Justicia de héroes segundones. Aquí deja un rastro de muerte y destrucción a su paso, el cual incluye a los héroes más poderosos del mundo.

Su enfrentamiento contra la Liga es uno de los puntos más fuertes de la trama. Los campeones de la Tierra lo dan todo intentando detener a la criatura sólo para fracasar. Esto ayuda a establecer que es la mayor amenaza que han enfrentado y que la única opción para el héroe más grande de todos era arriesgarlo todo.

Así, llegamos a una batalla final con un protagonista cuya situación nos preocupa e interesa, que está listo para enfrentar a un monstruo que (sabemos) es inmensamente poderosos y peligroso. Y la pelea no decepciona, es brutal y desesperada. Superman poco a poco pierde terreno contra un adversario que verdaderamente se siente imparable.

Todo Linterna Verde sabe que debe ayudar a los más débiles.

ANIMACIÓN, DISEÑO Y VOCES

Es notorio que dejaron todo el presupuesto para las batallas, porque el resto de las escenas se sienten carentes de animación. Los directores hacen un buen trabajo para que no se note demasiado, pero puedes ver que buscaron los planos que necesitaron menos trabajo para los animadores.

No me molesta eso si a cambio tenemos combates así de épicos. Cada golpe tiene fuerza y cada movimiento es fluido. Las coreografías son dinámicas y variadas, y cada personaje utiliza un estilo específico de combate. La acción es de primera, muy superior a cosas como la decepcionante pelea contra Darkseid en Justice League War.

Algo que sí me molesto un poco son los fondos tan simples y aburridos que utilizan la mayor parte del tiempo. Muchos de los edificios ni siquiera parecen tener puertas.

En cuento a los diseños, la verdad es que no soy muy fan del estilo tan anime que DC Animation ha usado desde Flashpoint, y aquí en especial lo sentí muy marcado, hay momentos donde cuesta creer que no se trata de animación japonesa. En general prefieren los diseños más simples y angulares, al estilo de Bruce Timm.

Tristemente creo que 2 de los personajes que menos se benefician de este estilo son Superman y Doomsday. El primero se ve extraño, atrapado en un incómodo punto medio entre el realismo y las proporciones exageradas e híper musculosas de Superman. Tampoco le ayuda el diseño del traje, que sin los calzones rojos pierde el balance de colores para sólo ser mucho azul.

Por su parte el villano (creo yo) nunca ha tenido un gran diseño, pero en sus anteriores apariciones en animación le ayudaba el estilo exagerado, lo hacía ver más imponente, más monstruoso, a la vez que reducían todo ese asunto con los huesos/picos, creando una criatura más elegante, que simplemente se veía mejor. Aquí utilizan proporciones más realistas, agregando picos por todos lados, y lo que logran es que a la vez sea más excesivo y menos épico. Resaltando los peores aspectos del diseño original mientras que reducen lo que funcionaba.

En cuanto a las voces, no soy un experto pero no encontré ninguna especialmente mala o fuera del lugar, aunque tampoco creo que ninguna fuera particularmente memorable.

Tienes un bicho en el cachete, déjame quitártelo.

CONCLUSIÓN

Esta nueva versión animada de La Muerte de Superman logra alzarse por encima de su mediocre material de origen, para ofrecernos una historia simple, pero épica y emotiva. Esperemos y la secuela logre mantener el nivel. De eso les hablaré a finales de esta semana.


FICHA COVACHA

 LA MUERTE DE SUPERMAN
The Death of Superman (2018)

Directores | Jake Castorena, Sam Liu
Escritor| Peter Tomasi
Elenco | Jerry O’Connell, Rebecca Romijn, Rainn Wilson

PG-13 | 1h 21min | Acción | WB Animation

De día matas a Superman pero de noche robas gasolina de los ductos de Pemex.