Liga de la Justicia: La Nueva Frontera – Reseña

Hace algunos años, mientras cambiaba de canales en el televisor, me detuve en una animación que no había visto, que tenía superhéroes dibujados de forma “retro”, enfrentándose a una especie de isla de la que brotaban dinosaurios capaces de destruir a los jets que iban hacia ellos. Pensé que era un capítulo de Justice League, pero no. Era una película animada; más tarde supe que era una adaptación de un gran cómic salido en 2004: The New Frontier.

La palabra “adaptación” es una palabra que siempre causa mucha molestia entre los fans de cualquier cosa en estos tiempos; sin embargo, una de las grandes excepciones a la regla es Warner Bros. Animation. Desde hace algunas décadas nos han brindado muchas horas de entretenimiento con los personajes de esta compañía (incluyan a Hannah-Barbera y Looney Tunes, entre otros), en especial llevando a formatos DVD/Blu-Ray clásicos que han triunfado en los cómics y en las novelas gráficas: Uno de ellos es esa película de la que les platicaba, Justice League: The New Frontier.

Las películas que han salido dentro del sello “DC Universe Animated Original Movies” nos han dado más satisfacciones que decepciones, retomando grandes cómics como Batman: Year One, Batman: The Dark Knight Returns (dividida en dos películas), Batman/Superman: Public Enemies, Flashpoint y muchas más, llevándolos casi de las viñetas hacia la pantalla chica. La obra de Darwyn Cooke (1962 – 2016) fue la segunda de las películas lanzadas directamente para formato video que estuvo bajo el mando del productor Bruce Timm (Batman: The Animated Series): un reto en lo artístico para condensar una gran historia en una hora y cuarto.

¡Rápidos, todos en pose chula!

Desde que la vi, investigué en Internet sobre la obra, la busqué en todas las tiendas de discos y no la encontré. Las versiones importadas resultaban muy caras y tampoco encontré el cómic hasta que Televisa lo publicó el año pasado. La historia contiene un poco más de 400 páginas bellamente ilustradas, con un ritmo adictivo y siempre emocionante. Al terminar quedé encantando.

El cómic no sólo coloca héroes de la época de oro y de plata para crear un puente argumental entre ellos; sino atribuye muchas características modernas a los personajes (la voluntad como motor en Hal Jordan o algunos rasgos de Frank Miller en Batman, por ejemplo) y los pone en nuestro contexto histórico (la JSA renuncia gracias al Macartismo, Wildcat boxeando contra Muhammad Ali, el nerviosismo antes de la guerra fría y el inicio de la carrera espacial). Todo esto junto para crear un relato que nos muestra no sólo la esencia de los personajes de DC cómics, sino del heroísmo en sí.

Hal Jordan ahora sabe los que sintió Chewbacca al final de Star Wars

La semana pasada encontré el Blu-Ray de Justice League: The New Frontier, Edición Conmemorativa en las novedades de una tienda de discos, por lo que no pude resistir en comprarla y verla llegando a casa. Me sorprende la manera de adaptar cómics que tiene Warner Bros Animation, porque muchas veces crean secuencias calcadas de las viñetas, como si en sus manos cobraran vida del papel hacia la pantalla de televisión.

La historia se simplifica un poco al centrar las tramas en tres personajes clave: J’onn J’onzz, Hal Jordan y Flash; con apariciones intermitentes de Superman, Batman, Wonder Woman y algunos otros como los Challengers of Unknown o King Faraday. Todos enfrentando a un mal que, si bien se revela en la parte final de la trama, su influencia permea a toda la historia y lleva a todos los héroes hacia un final donde el destino de la humanidad depende de su heroísmo, quitando de lado prejuicios y diferencias ideológicas.

J’onn, todo aquello que toca la luz es nuestro.

En lo personal extrañé mucho algunas partes: como en donde se mencionan a The Loosers, el poder que Cooke le otorga a King Faraday (lo vuelve un tipo de Nick Fury pre Ultimates) o en donde los políticos hacen de lado a Wonder Woman sólo por ser mujer. Pero nos muestra lo importante y otras que se hacen de lado y se modifican un poco para mostrar lo esencial. A pesar de los cortes, conserva el ritmo en la narrativa y hace que el tiempo se pase volando por la acción y emociones que provoca.

Así como el cómic, la animación nos muestra lo que tanto amamos de DC Cómics y sus personajes, no sólo los superhéroes. Darwyn Cooke logró en una obra encontrar la quintaescencia de cada pieza involucrada y podemos reconocer a Green Lantern, a Martian Manhunter, a Flash o al Atom de la Era de Plata y entender por qué merecen una relevancia casi tan grande como de la trinidad que forman el Caballero de la Noche, la princesa de las Amazonas o el último hijo de Kriptón. Son creaciones que abrazan el heroísmo e ideales que hoy en día hacen mucha falta.

Oh, eso sonó como el desmayo de un cerdo

Esta edición cuenta con material extra exquisito: Un pequeño homenaje a Darwyn Cooke elaborado con entrevistas hacia gente cercana a él, como Dan DiDio, Bruce Timm o Jim Lee. Otro donde hacen una recapitulación sobre la Justice League, una más sobre los villanos. Es un contenido ideal para los que quieren conocer más sobre creadores e historias de este equipo de superhéroes a través del tiempo, un legado que no debería ser ignorado por los nuevos fans.

Intenten conseguir el cómic primero y después la película. Aunque las dos pueden disfrutarse de forma separada, nada mejor que ver los guiños que se hacen en el filme animado a algunas cosas que no se pueden mostrar por cuestiones de tiempo. Como lo decía al principio, es una de esas adaptaciones fieles que impresionan por la perfección que logran al mimetizar cada detalle de la obra original. Vale la pena verla, porque es una buena historia que enriquece aún más la mitología de superhéroes nacida en el siglo XX.

¿Ya viste esta película animada? ¿Has leído la serie de DC Comics? ¿Qué te parecen ambas? Cuéntanos en los comentarios.

¡Santos Bati-bichos de carretera, Batman!