Lightyear | Reseña

Lightyear, la nueva película de Disney Pixar llega a la pantalla grande cargada de nostalgia y la historia de origen de un personaje conocido por la mayoría: Buzz Lightyear. ¿Qué nos pareció? Esta es la reseña covacha con spoilers moderados.

La razón de ser de esta cinta, seamos sinceros, es explotar la nostalgia y seguir llevando agua al molino del señor ratón gracias a la saga de Toy Story y para que no quede la menor duda, la historia inicia con la frase: “En 1995 Andy recibió de regalo de cumpleaños al personaje de su película favorita, esta es esa película”.

¡Al Infinito! ¿Y más allá?

Después de esa introducción, imaginas que finalmente entenderás de dónde salió esa famosa frase que tantas veces pronunciamos en el pasado y sí, pero quizá no tenga que ver tanto con lo que algunos imaginamos.

Buzz es el jefe de misión exploratoria del Comando Estelar, que busca planetas potencialmente habitables. Se presenta como un personaje seguro de sí, rayando en lo arrogante y cuya compañera, Alysa Hawthorne, es además de su mejor amiga, su brújula moral. En los primeros minutos en pantalla vemos una secuencia de acción tan interesante que ni siquiera da tiempo de acomodarse en el asiento, en resumen: El exceso de confianza de Lightyear hace que la misión no vaya como tenían planeado lo que provoca que sus propósitos de vida y el de sus acompañantes cambien radicalmente.

¡Al infinito!

¡Es ciencia, Bitch!

Probablemente la parte que más me sorprendió, porque no esperaba que se mencionara, fue el aspecto científico de la historia, que tiene más importancia de la que uno suele encontrar en películas de este tipo.

Sin hacer demasiado spoiler, parte de la trama principal toma uno de los conflictos principales que aborda la película de Interestelar de Christopher Nolan y si me preguntan, funciona mucho mejor que aquélla, pues ninguna de las dos maneja los temas científicos con rigurosidad, pero Lightyear ni siquiera lo pretende, sólo captura la esencia del concepto que quiere emplear y lo utiliza para beneficio de la historia que está contando.

Del mismo modo, así como en un principio dije que Buzz pareciera arrogante, más adelante se entiende que su exceso de seguridad está completamente bien fundamentado, pues nos muestran que para llegar a ser el mejor piloto del comando, no solo tiene habilidades físicas, sino también un bagaje intelectual importante que le permite resolver conflictos sobre la marcha.

Animación no es igual a película de niños

La narrativa que vemos se desarrolla a lo largo de un considerable periodo de tiempo, cosa que no le sobra a los humanos, todos tenemos una fecha de caducidad y con eso en mente, Alysa le regala a Lightyear un compañero que no envejece: un gato robótico, que cuenta también con tecnología avanzada, no solo en cuestión de Inteligencia Artificial, sino que se actualiza respecto a toda la tecnología del momento pues se conecta a cualquier dispositivo. El minino en cuestión se llama Sox y resulta un personaje bastante simpático (y que ya imaginamos en tiendas para próximas navidades). Sox acompaña a nuestro protagonista y lo aconseja cuando no queda nadie más que lo haga.

Pero a pesar de que este gatito es un claro elemento Disney, no se siente que la historia vaya dirigida a los niños. Sí, hay un claro mensaje de la importancia de la amistad que puede ser tomado por ellos, pero diría que el más relevante tiene que ver con la tendencia que tenemos los adultos de idealizar sueños y negarnos a entender que esos sueños evolucionan y a veces las prioridades cambian, nos negamos a soltar y seguir avanzando.

No hay peor enemigo que uno mismo

Para quienes vieron los tráilers y han leído las sinopsis oficiales, no es sorpresa que el villano principal que se presenta es Zurg, aquél robot morado de mirada amenazante que conocimos en la Toy Story original y sí, por supuesto que en el segundo acto su presencia marca la continua piedrita en el zapato que molesta a nuestro héroe, que para estas alturas ya cuenta con un nuevo equipo de aliados, aunque otra de las llamadas de atención que podría señalarse aquí, es que tu peor enemigo eres tú mismo.

En duelos de miradas, siempre gano.

En todas las familias siempre hay alguien así…

…Y en todas las historias de equipos nunca falta un lote malote que es precisamente el nuevo equipo que acompaña a Lightyear: Una joven entusiasta queriendo honrar el peso de un apellido, un sujeto inútil que está ahí porque no tenía más qué hacer y una anciana convicta, que a mi parecer es la más divertida, después de Sox. Al final se convierten en un gran equipo que sabe explotar sus fortalezas y brindarse apoyo en los momentos malos.

¿Y Woody?

A lo largo de Lightyear vemos referencias de diálogos de toda la saga Toy Story, algunos guiños a otros personajes o al mismísimo muñeco Buzz. Hay una burla al giro de tuerca que reveló la identidad de Zurg y sí, entendemos bien por qué el comandante espacial menciona siempre su icónica frase de “¡Al infinito y más allá!”, pero, pese a que vi a mucha gente muy contenta al terminar de verla, me dejó la sensación de que lo que acababa de ver no termina de hacer click con lo que vio Andy (y por supuesto, no sale Woody, lo siento).

Claro que Lightyear, como fue presentado, tiene méritos de sobra para convertirse en el personaje favorito de un niño, pero me resulta un poco incomprensible que ese mismo niño no hubiera deseado también un juguete de Sox y además, creo que la recordada frase ya mencionada, jamás debió de haberla dicho completa Buzz, necesitaba una contraparte que la completara.

¿Alguien sabe dónde está el baño?

En conclusión

Pero esa soy yo, que suelo encontrarle peros a la mayoría de las cosas y si bien Lightyear no es perfecta, sí es buena. Quizá la edición falla un poco al final del primer acto, pues como buena historia de origen, ciertos puntos se alargan mucho para dejarlos claros, pero en general funciona bastante bien.

Dejaría de ser una película Disney-Pixar si no tuviera sus momentos emotivos (algunos muy buenos que lograron su objetivo en mi) y en general creo que los amantes de la franquicia saldrán contentos y los que no lo son tanto, también.

Al final de la cinta hay escena post créditos, hay otra a mitad de créditos y ¡Ojo! ya que todo se acabó y la pantalla se va a negro, no te muevas, porque queda una mini escena más.

Lightyear estrena este 16 de junio en todas las salas de cine en que la pandemia lo permita.


FICHA COVACHA

Lightyear

Duración: 100min
Dirección : Angus MacLane
Guión: Jason Headley, Angus MacLane, John Lasseter, Pete Docter, Andrew Stanton, Joe Ranft.
Productor: Galyn Susman
Música: Michael Giacchino
Fotografía: Jeremy Lasky, Ian Megibben
Elenco: Chris Evans, Uzo Aduba, James Brolin, Mary McDonald-Lewis, Keke Palmer, Efren Ramirez, Peter Sohn, Dale Soules, Taika Waititi, Isiah Whitlock Jr.
Año:2022.
Productora: Pixar Animation Studios, Walt Disney Pictures.
Distribuidora: Walt Disney Pictures.