Paramount hará películas de personajes de Atlas Comics

Predicando para el Coro

Este viernes, en el marco del Festival de Cannes, se anunció que Steven Paul, dueño de SP Media Group y productor de Ghost Rider: Spirit of Vengeance y Ghost in the Shell, adquirió un interés mayoritario en el catálogo de personajes de Atlas Comics, y la noticia generó reacciones interesantes en círculos cinéfilos y comiqueros.

Durante la conferencia de prensa en que hizo el anuncio, Paul informó además que firmó un trato con Paramount Pictures para producir y distribuir sus películas, y otro con el afamado guionista Akiva Goldsman para dirigir al grupo de escritores encargado de adaptar sus propiedades a la pantalla. Se espera iniciar la producción de la primera en 2020 para su estreno en 2021, y a partir de ahí tener una película cada año, con presupuestos asignados de 60 millones de dólares en adelante. El énfasis inicial estará en los superhéroes, pero sin dejar de lado la posibilidad de explotar sus propiedades en géneros como ciencia ficción, horror y fantasía.

Los medios especializados en cine publicaron la noticia sin ahondar en los detalles, pero profesionales del cómic se mostraron sorprendidos por la noticia, y con justa razón, pues parece un caso de un ejecutivo que, ante el éxito de Marvel Studios, intenta subirse a un tren que desconoce por completo.

Puede que a muchos les suene familiar el nombre de Atlas Comics, y es normal, pues fue usado en los años 50 por la compañía que después se convirtió en Marvel. Pero lo adquirido por el SP Media Group no tiene nada que ver con los títulos publicados por la antecesora de Marvel en esa época, así que repasemos un poco la historia del sello.

Martin Goodman fundó Timely Comics en 1939 y fue presidente de la compañía hasta que la vendió en 1968. La rebautizó como Atlas en los 50 pues era el nombre de la distribuidora que creó para comercializar sus publicaciones. A inicios de los años 60 le dio el nombre de Marvel, que a la fecha conserva. En 1974, Goodman volvió al medio con una nueva compañía y reciclando el nombre de su combo de editorial/distribuidora. Contrató a Larry Lieber, hermano de Stan Lee, y a Jeff Rovin, editor de Warren Publishing, para hacerse cargo de sus títulos, y nombró a su hijo, Charles “Chip” Goodman como director editorial.

Para atraer talento a una compañía nueva y sin reputación, Atlas ofrecía tarifas superiores a las de otras editoriales, y tenía políticas como garantizar la devolución de las páginas originales a sus respectivos artistas, e incluso ofrecía derechos de autor en los casos de la creación de personajes nuevos. Esto último habrá que verificarlo, pues de ser cierto puede hacer aún más dudoso el valor de la adquisición hecha por la compañía de Paul, incluso si la gran mayoría de autores que trabajaron en Atlas ya fallecieron.

Como sea, las condiciones ofrecidas bastaron para atraer a creativos de renombre. Entre los artistas que aportaron su talento a los títulos de Atlas destacan figuras como Neal Adams, Steve Ditko, Russ Heath, John Severin, Alex Toth, Wally Wood, Howard Chaykin o Rich Buckler. Pero para tener éxito se requiere más que talento, y la compañía cesó sus publicaciones a finales de 1975, operando apenas un poco más de un año.

En ese tiempo publicó 23 títulos de cómic, con un total de 60 números, y ninguna serie pasó de cuatro ediciones. Además tenía cinco revistas en blanco y negro, que suman una docena de números más, lo que representa números bastante modestos. En 2011 se planeó un relanzamiento de la línea, con personajes como Phoenix y Grim Ghost, pero no tuvo éxito y rápidamente cayó en el olivido

Y tengo que coincidir con la opinión de quienes piensan que todo esto fue una negociación surgida de la ignorancia. Kurt Busiek, por ejemplo, afirma que no hay nada en esos títulos que no pueda hacerse con una creación original nueva. Y los números del párrafo anterior echan por tierra uno de los esperanzadores comentarios emitidos por Paul durante su anuncio: “Todavía estamos contando los personajes. Marvel tiene 4,700, y me gustaría tener algo similar”. Bueno, a menos que cada número publicado por Atlas haya introducido a alrededor de 70 personajes, eso no va a pasar. Y eso si pensamos en que la propiedad de algunos no sea en realidad de sus creadores, como Atlas prometió en su momento.

Las declaraciones del resto de los involucrados muestran una ingenuidad similar. “Hacerse con esta clase de propiedad intelectual hoy en día es difícil, y nos emociona trabajar con Steven Paul y el SP Media Group para llevar la icónica biblioteca de cómics de Atlas a la pantalla grande”, dijo Andrew Gumpert, COO de Paramount, mientras que Akiva Goldsman declaró “Vaya oportunidad que nos da el universo Atlas, que abarca muchos géneros: superhéroes, ciencia ficción, fantasía, sobrenatural, horror, criaturas, vampiros, policías, vaqueros, soldados… la variedad de este material es extraordinaria”.

De todo el anuncio, lo que me parece más interesante es el hecho de que Jason Goodman, nieto del fundador de Timely y Atlas y propietario de la compañía desde 2010 y hasta antes de la adquisición, mantendrá un porcentaje de la nueva empresa, y quedará a cargo del área de publicaciones. ¿Significa esto que entre los planes del SP Media Group está el de revivir el sello editorial? ¿Cuándo? ¿Con qué creativos?

Personalmente me mantengo escéptico, aunque será interesante ver que hacen con todo esto. ¿A alguien le emociona ver películas de Tiger-Man, Sgt. Stryker’s Death Squad, Devilina, Grim Ghost, o algún otro de los “icónicos” personajes de Atlas?