Rambo: Last blood – Reseña

Coca & Palomitas

Once años después de la última vez que lo vimos en la pantalla grande, John Rambo (Sylvester Stallone) regresa a las salas de cine para demostrarnos que incluso en la tercera edad puede ser un asesino con corazón de oro, o algo así. Aquí va mi opinión sobre Rambo: Last blood.

NARCOS IS THE NEW VIETNAM

La última sangre nos presenta al personaje en una especie de retiro donde parece haber encontrado la paz. Pero puedes sacar a Rambo de la guerra, pero nunca a la guerra de Rambo, así que sin buscarlo se mete en problemas con tratantes de blancas mexicanos, y lo que pintaba para ser una historia interesante con una fuerte crítica social termina siendo una extraña versión gore de Mi pobre angelito (sí, si no la han visto pero ya han escuchado esta comparación, es porque es 100% real no fake).

No me malentiendan, la película funciona para lo que está pensada. Ver a Sylvester Stallone matando a tipos malos con exceso de violencia. Y resulta muy entretenida realmente. Pero por alguna razón decidieron que en esta ocasión los enemigos serían los bad hombres cruzando el Río Bravo, y si para ello hubieran elegido a cárteles de drogas tal vez no habría mucho problema con lo superficial que trata el tema, pero eligieron a tratantes de blancas, y de pronto hasta uno que sólo espera algo palomero se siente un poco decepcionado ante la oportunidad desperdiciada.

Pero ya me adelanté mucho en la trama. Ok, regresemos: Rambo está en el retiro y tiene una familia postiza, una doña, María Beltrán (Adriana Barraza) y Gabrielle (Yvette Monreal) una chava mexicana que habla un pésimo español y cuyo padre la abandonó cuando estaba chavita, y que es algo así como su sobrina postiza.

Al más puro estilo “La rosa de Guadalupe”, Gaby cruza el río para buscar a su padre desaparecido, pero ¿a quién se le ocurre ir a México? Obviamente ahí la secuestran para prostituirla, lo que es un gran “no-no” para Juanito Rambo, quien intentará rescatar a su sobrina, y matar a todos los que se le interpongan. Básicamente esa es la trama de Rambo 5. Ora sí, le seguimos con la opinión.

– ¡Quiero más! – Mmm no se lo merece.

BAD HOMBRES

La trama es simplona, pero es Rambo, nadie espera una historia contemplativa sobre los efectos post-traumáticos de los soldados. Sin embargo por un momento parecía que iba para allá. Teníamos al tipo retirado y en paz que se ve forzado a luchar contra un ejército urbano que además de todo estos sí son malos de verdad, no un ejército que defiende su país.

Pero noooo, la cosa termina en que atrae a los enemigos a su terreno (¿cómo le hicieron para cruzar la frontera con todas las armas? es un misterio) y ahí es donde aplica la de Mi pobre angelito, con una cantidad de trampas mortales que caen en el humor negro de lo divertidas que son.

Otro gran momento desperdiciado es el de la crítica social. Rambo se enfrenta a este grupo criminal que tiene comprados a los federales. Hay una escena muy fuerte pero sin trascendencia en la que llegan los policías a una de las casas de seguridad a violar a las mujeres secuestradas; también aparecen gringos interesados en llevar a las víctimas a Estados Unidos, tratándolas como vil mercancía; incluso aparece la periodista Carmen Delgado (Paz Vega) quien ha investigado por años ésta célula criminal, pero no parece interesada en hacer otra cosa más que observarlos.

Uno pensaría que todas estas situaciones pueden llevar a la mesa temas importantes, incluso señalamientos más allá del shock-value,  pero no, solamente son cosas que suceden y quedan como anécdotas, ni siquiera se retoman en la misma película.

Hasta Rambo le tiene miedo a Luisito Rey.SANGRE DERRAMADA

Dicho lo anterior, la película resulta demasiado superficial y, aunque tarda un poco, la matanza y la violencia llegan y cumplen su cometido. Termina siendo entretenida. No parece realmente una película de Rambo, pero es entretenida.

Las actuaciones van de lo meh hasta lo genial. Luisito Rey resulta que sigue vivo y ahora se hace llamar Víctor Martínez (Óscar Faenada) y su actuación es genialísima. Es increíble lo bien que le sale el acento mexicano al actor español. Su personaje también es de los más entretenidos.

Finalmente, Last Blood es una película que sirve para pasar el rato, aunque no estoy seguro de recomendar gastar 80 pesos en el boleto un fin de semana. Mejor espérense al Martes de 2×1 o de plano a que llegue a Netflix o a Amazon Prime, que tiene la pinta que es de esas que no taran en llegar a streaming.

Ya dije.

Rambo viendo como no has ido a ver su película.

FICHA COVACHA

RAMBO: LAST BLOOD

Director | Adrian Grunberg
Escritores | Matthew Cirulnick (screenplay), Sylvester Stallone (screenplay)
Elenco | Sylvester Stallone, Paz Vega, Yvette Monreal, Óscar Jaenada

R | 1h 41min | Acción | Septiembre 20 2019 (México)

TRAILER