Para ésta, la primera secuela del Universo Cinematográfico de Marvel, Jon Favreau regresó como director y Robert Downey Jr reasumió su parte como protagonista, mientras que Mickey Rourke y Sam Rockwell tomaron los papeles antagónicos. Iron Man 2 se estrenó en México el 30 de abril de 2010.

Esta cinta hace un gran trabajo construyendo sobre lo establecido en la primera entrega. Robert Downey hizo suyo el papel de Tony Stark desde aquella cinta, y aquí logra ahondar un poco más en sus motivaciones y traumas, mientras sigue lidiando con las consecuencias de los errores del pasado, tanto los suyos como de su padre.

En esta ocasión tiene dos antagonistas. Justin Hammer, interpretado por Sam Rockwell, es la contraparte de Stark. Antiguo competidor suyo en el negocio de las armas pero no tan brillante como hombre de negocios y definitivamente no tan carismático como Stark, Hammer aspira a gozar del mismo éxito y popularidad que su rival y representa un buen contrapeso para el héroe, pues muestra lo distinto que pudo haber sido Stark si las circunstancias hubieran sido diferentes.

Mickey Rourke da vida al otro villano, Ivan Vanko, quien funciona como el opuesto a Iron Man. Brillante científico hijo de un ex-asociado de Howard Stark, Vanko vive obsesionado con vengarse de quienes considera responsables de la caída y muerte de su padre, y hace uso de tecnología basada en el trabajo de sus padres para crear las armas que le permitan perseguir su objetivo.

De entre el elenco de reparto habría que destacar el regreso de Gwyneth Paltrow en el papel de Pepper Potts y la adición de Don Cheadle, quien asume el papel del coronel James Rhodes en sustitución de Terence Howard, quien lo interpretó en la película anterior y quería más dinero para retomar su parte.

La química entre Cheadle y Stark funciona a la perfección y es fácil olvidar que otro actor interpretó antes a Rhodey. Esto es algo muy importante, porque una característica importante en las cintas de Marvel Studios es el desarrollo de personajes a través de su interacción y la construcción de relaciones entre ellos.

Otra importante aportación de Iron Man 2 al Universo Cinematográfico Marvel es la introducción de Natasha Romanoff, la agente de SHIELD conocida como Black Widow. Interpretada por Scarlet Johansson, quien en un principio se hace pasar por una empleada notarial para poder mantener vigilado a Stark y quien juega una parte importante en la batalla final para derrotar a Vanko.

Tal vez la mayor crítica que se puede hacer a la cinta sea que la subtrama de SHIELD, con Nick Fury, el Agente Coulson y Black Widow gravitando alrededor de Stark se convierte, por momentos, en una distracción que poco aporta a la trama principal de la película y resulta muy evidente que está ahí sólo para ir preparando el camino rumbo a Avengers.

A pesar de ello, la mezcla de humor, drama y secuencias de acción funciona a la perfección para entregar una satisfactoria secuela que, pese a no igualar el carisma y frescura de la primera entrega, ofrece una agradable expansión al universo Marvel al continuar con el desarrollo y crecimiento de una de sus piezas centrales: Tony Stark, el invencible Iron Man.