Ana-Man: El Hombre Hormiga, la duodécima película del MCU, se estrenó el 17 de julio de 2015 tanto en México como en Estados Unidos y fue la elegida para cerrar la Fase 2.

Después de Guardianes de la Galaxia, era la segunda cinta en introducir a un nuevo héroe, pero a diferencia de aquellos, Ant-Man es un Vengador, no un Guardián. De hecho, en los cómics de Stan Lee, Larry Lieber y Jack Kirby, Hank Pym es uno de los miembros fundadores de los Vengadores, sólo que aquí se le dio otra historia de origen y desde la película anterior se le quitó la responsabilidad de haber creado a Ultrón, lo cual sí pasa en los impresos pero no en las películas, donde la tragedia es cortesía de la dupla Banner-Stark.

Tal vez esto se debe a que en los cómics, existe un episodio de violencia doméstica entre Pym y su esposa Janet Van Dyne, y puede que por esos motivos la acción no se centre en él, sino en Scott Lang. No obstante, aquel hombre que descubre las partículas subatómicas y las utiliza para crear un traje que permite a quien lo use convertirse en un ser diminuto, tiene un papel muy importante en esta entrega.

Desde los primeros minutos, vemos a una joven versión de Michael Douglas discutir con Peggy Carter, Howard Stark y Mitchell Carson en torno a qué hacer con la tecnología. En esta escena vemos el regreso de Hayley Atwell como la agente, quien es envejecida vía maquillaje, y John Slattery como el papá de Tony, y se sienta un precedente para las turbias intenciones del personaje de Martin Donovan que quedarán completamente claras más adelante en la trama.

El argumento es muy sencillo. Muestra a Hank Pym como el mentor de un joven antihéroe, Scott Lang, una especie de Robin Hood recién salido de la cárcel que termina aceptando el manto para detener a otro pupilo de Pym: Darren Cross (Corey Stoll). Éste se encuentra obsesionado con igualar y hasta superar a su maestro en el uso de la tecnología subatómica, pero además pretende monetizarla con intenciones armamentistas -de hecho desea vendérsela a Hydra-, un conflicto un tanto repetitivo que ya habíamos visto en el arco de Iron Man y en Capitán América. Sin embargo, también es cierto que Cross reitera en demasiadas escenas sus motivaciones. Sí, ya entendimos que te dolió que tu mentor no confiara en ti. ¿OK?

Sin embargo, Stoll hace un villano igualitario para Scott Lang porque ambos tienen los mismos atributos físicos gracias a su traje de alta tecnología, pero de lo que carece Yellowjacket es de un equipo que le apoye, y es así como Lang termina salvando el día.
El director Peyton Reed, de una trayectoria especializada en la comedia, hace de Ant-Man todo un vehículo de entretenimiento con un humor basado en los contrastes del mundo microscópico -introducido con esta entrega-, pero también la hace muy emotiva. De alguna forma había que empatizar con un hombre con la facultad de comunicarse y controlar a las hormigas, poder que a primera vista no parece tan cool como lo que hacen otros Vengadores.

En ese sentido, la elección de Paul Rudd fue magnífica, aunque claro, eso no fue decisión de Reed, sino de Edgar Wright quien originalmente iba a estar a cargo de Ant-Man, pero que salió a causa de diferencias creativas con el estudio. No obstante, Wright se quedó con el crédito de guionista junto con su amigo Joe Cornish, aunque Adam McKay y Paul Rudd también estuvieron involucrados en el guion.

Otra de las cosas importantes que ocurrió con Ant-Man fue la presentación de Evangeline Lily como The Wasp. Aunque durante toda la película Hank Pym se niega a que su hija use el traje por miedo a perderla como ocurrió con su esposa, este personaje femenino se le muestra fuerte, certero y contrastante con la ingenuidad de Scott. Es más que un interés romántico para el protagonista, sino alguien que incluso parece mucho más capacitada para ejecutar la misión, pero a la que se le impide hacerlo no porque sea mujer, sino porque no es reemplazable, como en algún punto le aclara Lang.

De hecho, es esta relación padre e hija el principal vínculo que tienen Pym y Hank para hacer lo que hacen. Aunque, claro, también buscan salvar el mundo. El personaje de Douglas quiere reparar su relación con Hope, mientras que Scott anhela encontrar una manera de ser parte de la vida de su hija ahora que su exesposa tiene una relación con alguien más. Puede que el vínculo funcione de forma práctica, pero por la forma como se desarrolla en la cinta parece ser una salida pragmática -la venden muy fácilmente- a la que se le dedica poco tiempo para centrarse más en el entrenamiento de Lang y la acción que veremos, una que se apoya bastante en la comicidad al hacer cortes que contraponen las épicas batallas con su realidad microscópica, están ocurriendo en diminuto y en un tren de juguete.

Sin embargo, además de la inclusión de una heroína en potencia con The Wasp, también es memorable gracias a la participación de Michael Peña como Luis, que si bien es un estereotipo del latino, gordito, con pasado delincuencial y simpaticón que sirve como comic-releif, también se apropia por completo del personaje al darle una voz propia y protagonizar un par de dinámicas secuencias donde narra conversaciones ajenas de forma hilarante.

Y, a diferencia de otras películas de Marvel, ésta es una cinta perteneciente al género de atracos, porque Scott debe robar el traje de Yellowjacket de la empresa que antes perteneciera a Pym, lo cual no sale como debería, pero también debe ingresar al cuartel de los Vengadores para igualmente cometer un robo, situación que lo lleva a su enfrentamiento con Falcon. Este encuentro con el personaje de Anthony Mackie resonará más tarde en una de las dos escenas poscréditos en la que lo vemos con Cap y Bucky, quienes no pueden revelarle a Tony que tienen capturado al Soldado del Invierno a causa de los Acuerdos de Sokovia. Es ahí cuando Falcon le dice al súper soldado que conoce a alguien que puede ayudar. Así es como se adelanta que Ant-Man formará parte de Civil War.

La otra escena poscréditos presenta a Pym mostrándole a su hija el traje de The Wasp, heroína en la que se convertirá y lo cual da pie a la secuela, donde seguramente se profundizará en el rescate de Janet Van Dyne, después de que Scott descubre de que hay una forma de regresar del reino cuántico.