Star Wars en la Era Disney Parte 1

deROCHAndo opiniones

El 30 de octubre del 2012, The Walt Disney Company compró Lucasfilm, de George Lucas, y adquirió todos los derechos de producción y distribución de Star Wars, excepto de Una Nueva Esperanza que era de Fox, pero bueno, Disney también ya compró Fox, así que para efectos prácticos ya es dueño de toda la saga.

A un mes del estreno de Star Wars: El ascenso de Skywalker, hablaremos un poco de lo que ha sucedido con la franquicia desde que el ratón es el nuevo Emperador de esta galaxia muy, muy lejana.

LA AMENAZA FANTASMA

Si bien la compra/venta de estudios y propiedades intelectuales no es nada nuevo (de hecho, regularmente los fans ni siquiera se dan cuenta cuando ocurren), este caso fue diferente, y no sólo por el hecho de tratarse de una de las franquicias más famosas a nivel mundial.

Los fans realmente reaccionaron, negativamente en su mayoría.

Para muchos fue como si alguien comprara los derechos de la Biblia y decidiera empezar a agregarle nuevos capítulos. Cierto, Star Wars ya era una enorme organización diseñada para hacer dinero, pero al menos seguíamos el plan del creador original.

Como propiedad intelectual, Star Wars es bastante curiosa, ya que es al mismo tiempo la creación independiente de un único autor y una enorme marca internacional prácticamente diseñada para vender cosas. Pero bueno, hablemos un poco de ese creador original.

Peléandose para ver quién se queda con el dinero… y con el fandom tóxico.

SOMBRAS DEL IMPERIO

Bien dicen que nadie odia tanto a Star Wars como los fans de Star Wars, por ello la relación de los fans con el creador de la franquicia es bastante interesante.

Si bien ahora es visto como el Profeta de la Fuerza, la única persona con derecho a agregar capítulos a su Biblia y un creador víctima de la gigantesca corporación Disney, hasta no hace mucho tiempo (poco más de una década) era común escuchar los gritos de “George Lucas arruinó mi infancia” con respecto a los episodios I, II y III de la saga.

La reacción a las precuelas fue tan negativa que en más de una ocasión Lucas declaró que no volvería a realizar una película de Star Wars. Y aunque no hay evidencia de esto, más de uno especula que ésta fue la razón para vender su creación. Bueno, eso y el sucio y cochino dinero.

George viendo cómo tienes 40 años y sigues viendo películas para niños de 8 años.

EL IMPERIO CONTRAATACA

Tenemos que hablar de dineros y contratos. En los últimos años se ha creado una extraña narrativa que coloca George Lucas como el pequeño hombre creativo que fue despojado de su creación por una enorme y malvada corporación.

Esto empeoró con la publicación de las memorias de Bob Iger, CEO de Disney, quien reveló que Lucas se sintió traicionado cuando la empresa decidió no usar sus ideas para la nueva trilogía y no lo mantuvo como consultor.

Y, dejando de lado que Disney sí es una enorme y malvada corporación, simplemente aquí Lucas no es una víctima. Él decidió vender los derechos de Star Wars por la nada despreciable cantidad de 4 mil millones de dólares. No era un creador desesperado que malbarató su obra para poder pagar la renta del mes, era un millonario que con esta venta se volvió multimillonario.

Sobre el uso de sus ideas y las promesas que le hizo Disney, Lucas no es nuevo en esto, él sabe que la promesa de una compañía de ese tamaño no vale para nada. Si realmente le importaba tanto la historia que quería contar y su puesto como asesor, lo habría especificado en el contrato.

Lucasfilm era 100% su propiedad, no había accionistas presionándolo ni nada de eso que usualmente se ve en este tipo de tratos millonarios. Aquí era única y exclusivamente él quien realizó el trato.

Cuales quiera que fueran sus razones, a Lucas ya no le interesaba continuar contando historias en este universo, porque siendo honesto, de haber querido, habría hecho las películas, es Star Wars, de haber llevado la idea cualquier estudio, las habría producido.
Sin embargo, esto no significa que no se estuvieran contando historias con esta franquicia, lo cual nos lleva al siguiente punto.

George se las seca las lágrimas que le ocasiona el señor Ratón, con billetes de cien dólares.

UNIVERSO EXPANDIDO

El universo expandido (UE) de Star Wars hace referencia a todo el material creado fuera de los seis episodios cinematográficos: Cómics, libros, videojuegos y línea de juguetes. Todo aquello que produjeron distintos autores a lo largo de varias décadas, que amplió la mitología hacia el futuro y el pasado de la saga.

George Lucas no estuvo involucrado en la creación de la gran mayoría de estas historias, pero ¿qué desde el principio no tenía un plan para dos trilogías más, una secuela y una precuela? Entonces ¿por qué otros creadores continuaron la historia de los Skywalker? Pues bueno, aquí llegamos a la curiosa manera en que ésta franquicia utiliza el término “canon”.

Básicamente TODO entraba en el canon, a menos que George Lucas dijera lo contrario. Así que lo único estrictamente canon eran las películas, porque si uno de los cómics presentaba algo que después era contradicho en las entregas fílmicas (como pasó con las primeras interpretaciones de La Guerra de los Clones), entonces el cómic ya no era canon.

Y, aunque milagrosamente no hay muchas contradicciones, era un tanto complicado entender cómo es que, por ejemplo, convivían entre sí las Clone Wars que vimos en los cómics, las de la primera serie animada, y las de la serie en CGI.

Cuando el Señor Ratón se sentó en la silla del piloto, tenía que tomar una decisión: Volar en medio de un montón de continuidad saturada, en la que tendría que alejarse varios cientos de años de la trilogía original para encontrar terreno sin explorar, o fingir que el UE nunca ocurrió y simplemente contar nuevas cosas. Además, siendo honestos, el control de calidad en el universo expandido era relajado, por decirlo de alguna manera.

Ya todos sabemos qué decisión tomó el Señor Ratón, pero ¿fue la correcta? Sea cual sea tu opinión como fan, desde el punto de vista del negocio no tenía sentido mantener la continuidad del Universo Expandido. Simplemente uno no paga 4 mil millones de dólares para amarrarse las manos y no poder usar todos los juguetes.

Las historias que ya no fueron.

UNA NUEVA ESPERANZA

Pues bien, con los papeles firmados y la continuidad aclarada, el Emperador Ratón se puso a trabajar. Y aquí dejaré las cosas por el momento.

En las próximas semanas publicaré retrospectivas de cada una de las películas y la serie animada Rebels, mientras esperamos el estreno del Episodio IX y vemos cómo Disney cierra su primera trilogía.

Cuando andas acelerado que sientes que estás en tres partes a la vez.