Star Wars: Los Últimos Jedi – Reseña sin spóilers

Coca & Palomitas

El maldito imperio del ratón sigue sacándole jugo a una de nuestras franquicias favoritas, parece que la compraron sólo para hacer dinero los sinvergüenzas. Menos mal que la octava parte de Star Wars es la mejor película de la saga desde 1983. O bueno, eso digo yo.

AVISO IMPORTANTE: Esta reseña NO TIENE SPÓILERS IMPORTANTES, vamos, que no les diré cosas como que Vader es el padre de Luke y Leia o que Kylo Ren mata a Han Solo, pero sí incluiré algunas opiniones que podrían caer en el área gris de “no es spóiler pero casi”. Por si quieren leerla el jueves después del estreno de medianoche. Si no son muy sensibles, pasen a leerla de una vez.

LA FUERZA ESTÁ CON RIAN

Los Últimos Jedi arranca donde quedó El Despertar de la Fuerza, con la Resistencia diezmada huyendo de la Primera Orden mientras Rey busca la ayuda del exiliado Luke Skywalker.

Rian Johnson presenta una de las entregas más emocionantes de la saga, llena de acción, equilibrada entre momentos oscuros y tonos cómicos; no nos extraña que le hayan soltado las llaves de su propia nave, pues sin faltarle el respeto a la esencia de Star Wars nos muestra un estilo distinto a lo que habíamos visto a lo largo de siete películas (más un spin-off).

Apenas en la segunda parte de esta trilogía separa al trío fantástico de El Despertar, dándoles su momento para brillar por sí mismos; de paso introduce personajes entrañables como Rose (Kelly Marie Tran), enigmáticos como la vicealmirante Holdo (Laura Dern), y uno que no sabrás si amar u odiar, DJ (Benicio del Toro), pues con sus pocos minutos en pantalla nos muestra un aspecto que no habíamos querido ver en la saga galáctica ¿quién se beneficia de la eterna guerra entre Rebeldes e Imperio?

Entre las nuevas criaturas destacan los zorros cristalinos del planeta minero Crait, que son una belleza de diseño; los porgs, quienes parecían destinados a ser unos minions peludos pero afortunadamente no aparecen tanto por lo que su participación resulta menos desesperante que los monigotes amarillo y logran ser adorables.

Los nuevos planetas, el mencionado Crait y el casino Canto Bight, tienen sus particularidades que expanden el universo Star Wars.

Con estos temas en la mesa, ya queremos ver qué tiene planeado Johnson para su propia trilogía.

¡Rápido, todos en pose chula para póster!

TENGO UN MAL PRESENTIMIENTO SOBRE ESTO

Gran parte de Los Últimos Jedi se centra en Rey y su relación con Ben Solo. Ambos son sensibles a la Fuerza, con un control prácticamente innato sobre ella. Justo en medio de todo se encuentra Luke Skywalker, cuya figura es importante para explicar las decisiones de los dos jóvenes personajes.

El líder supremo Snoke aparece con la elegancia y presencia que sólo Andy Serkis puede darle a los personajes generados por computadora. A través de él entendemos un poco más la actitud berrinchuda de Kylo Ren, quien a fin de cuentas vive bajo la sombra de ser el nieto de Darth Vader.

En este episodio, los gemelos Skywalker tienen una presencia mucho más importante que en el séptimo. Johnson supo jugar con las piezas importantes de su tablero, pues sin descuidar el crecimiento de Rey, Finn y Poe podemos ver a la General Leia a cargo de lo que queda de la resistencia y cuán importante es para que la chispa siga encendida, además de explorar parte del pasado de Luke, sus razones para permanecer en el exilio y su renuencia a continuar el legado Jedi.

Los Jedi pueden ser tan insistentes como testigos de Jehová

DO, OR DO NOT

Como queja ñoña la neta me falta tiempo en pantalla de los personajes secundarios clásicos. Es agradable volver a ver en el cine a R2-D2, C-3PO, al Halcón Milenario (sí, sí es personaje) y a Chewbacca, pero sus momentos son mínimos. Incluso los de Chewie, quien también está en la isla con Rey y Luke.

Además de ellos tenemos varios homenaje a la primera trilogía, hasta parece que Johnson le dice a J.J. Abrams (director de El Despertar de la Fuerza): “¡Mira! Así es como juegas con la nostalgia”.

Si bien Johnson le da su lugar a toda la mitología Jedi, no teme burlarse de algunas vacas sagradas para los más puristas (me estoy golpeando las manos para no soltarles una, pero prometí que no habría grandes spóilers). La forma en la que utiliza a Luke Skywalker para utilizar términos incorrectos a propósito probablemente mandará al lado oscuro a más de uno.

La chatarra de nuestro corazón

¡ES UNA TRAMPA!

Si sentiste que El Despertar de la Fuerza te quedó a deber, Lucasfilm se redime con Los Últimos Jedi. La cinta empieza algo lenta, pero va agarrando un ritmo envidiable. Continuamente temes por la seguridad de los héroes -y con fundamento-, puede sorprenderte en más de una ocasión y seguramente no faltará quien derrame una lágrima antes de tiempo.

Se siente un poco como el acto final de la historia, sí, quedan obvios cabos sueltos que atarán en el noveno episodio, pero el climax al que llega Johnson seguramente pone a sudar frío a J.J. Abrams, quien debe cerrar la tercera trilogía sin Carrie Fisher y con una antecesora que sin problema puede formar parte del Top 3 de películas de La Guerra de las Galaxias.

Que la Fuerza lo acompañe.

Esos de rojo… que bien vestidos andan

FICHA COVACHA

STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI
(Star Wars: The Last Jedi, 2017)

DIRECCIÓN | Rian Johnson
ELENCO | Mark Hammil, Carrie Fisher, Daisy Ridley

En STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI, de Lucasfilm, la saga de los Skywalker continúa mientras los héroes de STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA se unen a las leyendas galácticas en una épica aventura en la que se develan misterios milenarios de la Fuerza e impactantes revelaciones del pasado.

Lucasfilm | Aventura | 152mins | PG-13 | Estrena diciembre 14 2017

TRAILER 

REDES

Facebook.com/StarWars
Twitter.com/starwarslatam