Lee nuestra reseña aquí:

Star Wars The Last Jedi dirigida por Rian Josnon es la bocanada de aire fresco que JJ Abrams quiso impregnar a la franquicia con el despertar de la fuerza.

De las mejores cosas que hay en la película es la forma en la que juegan con el pasado y el futuro. fue una gran revisión de cómo se hacen los héroes y los villanos. Te repite mucho que son las cosas que vives en el pasado y lo que haces con ellas lo que determina lo que serás.

The last jedi insiste también en la idea de la relación mentor y alumno. Desde el principio, y mezclándolo con escenas de acción increíbles y amenazas reales a los personajes, te presentan cómo Leia creó todo un camino para que sus seguidores aprendan lo que es la estrategia y lo que significa la rebelión. La forma en la que te dicen que las acrobacias hansolianas ya no funcionan en el contexto de su guerra, pero que siempre hay esperanza, es avasallador.

Los personajes de Holdo y Rose creo que representan perfecto el futuro de la rebelión. La figura mesurada de Holdo resulta un contrapeso genial para Poe para comparar el lado aventurezco que caracteriza a la saga con las estrategias y las consecuencias de estar dentro de la batalla, sin usar atajos tan sencillos. Rose resulta también un personaje interesante al ver como su origen, la muerte heroica de su hermana y su fe a la resistencia la convierten de una don nadie a una heroína.

Por el lado de Luke, Rey y Kylo. En un principio me parecía que iba a ser la típica historia del maestro renuente y arrepentido que encuentra esperanza en su nueva aprendiz. Pero me equivoqué, me encantó ver a la gran leyenda jedi, el poderosísimo Luke Skywalker, confrontado por las consecuencias de sus debilidades. Aparte, creo que el que manejaran el concepto de la fuerza como algo que está en todos lados y que uno aprende a manejar le da otro enfoque. Sí, es la primera vez que mencionan que puede ser una religión e incluso Luke dice que pone un “templo” pero es que esa es la connotación que anteriormente manejaban. Recordemos que en las trilogías pasadas la ponían como una fuerza interior en la que Han Solo no creía. E incluso en Rogue One el personaje de Chirrut le reza constantemente a la fuerza. Que la pongan ahora como un elemento más de la infinidad de mundo del que todos somos parte y todos podemos tener acceso me parece un avance interesante para las siguientes entregas.

Que pusieran en perspectiva la idea del linaje con Kylo Ren y la naturalidad con Rey también fue muy interesante. No sólo porque avanzan más los paralelismos de Rey y Anakin, sino porque te presentan a los nuevos ejes de la fuerza que no dependen para nada de ataduras anteriores. La pelea con Snoke está perfectamente coreografiada y es lo que necesitaba en realidad Kylo para presentarse como la amenaza intergaláctica que siempre quiso ser. El bien y el mal siempre están presentes y uno no crece sin el otro. Chulada de mensaje.

Las quejas que puede haber de esta película en definitiva puede ser la parte en la que Leia sobrevive al ataque que la deja varada en el espacio, pero es porque es una escena extraña. Yo de hecho creí que había sido la forma más elegante que encontraron de terminar con el personaje después de la muerte de Carrie Fisher, pero no.

Yoda fue otra de las cosas que me hicieron ruido. En la trama sirve mucho porque nos muestra que los maestros sólo pueden llegar a un punto con sus alumnos y el pasado no puede permanecer sagrado para siempre, la verdad es que los efectos del personaje no son los mejores. No sé si usaron la marioneta, o una versión CGI de la marioneta, pero sólo se vio raro.

Creo que la película tiene un ritmo genial durante la primera parte y el final. Sin embargo, ya una vez puestas las misiones de los personajes, creo que su ritmo decae un poco y el formato de cortar por capítulos no le ayuda, pero esto se resuelve rápido una vez que la figura de Benicio del toro aparece, no sólo porque siempre es bueno verlo en sus papeles raros sino porque te presentaron de pasadita el lado neutral de las guerras galácticas.

A pesar de esos detalles, Rian Johnson entendió perfecto la esencia de star Wars, y nos dio una película que sabe homenajearla, que respeta a los personajes pero que toma riesgos y mira hacia el futuro. JJ abrams tiene una vara muy alta que alcanzar en un par de años.