Thor: Ragnarok – Reseña con spóilers

Thor: Ragnarok es una de las películas más entretenidas del MCU, tiene buenas escenas de acción, excelentes personajes y cumple con su claro objetivo de allanar el camino hacia Avengers: Infinity War. Sin embargo no es perfecta, tiene muchos detalles criticables pero que a la vez son necesarios o entendibles para atar cabos sueltos y que la historia avance.

Si bien en promedio es muy buena, no mantiene la misma calidad durante toda la cinta. Hay momentos donde ríes a carcajadas, otros donde te duelen los ojos del desastre que estás viendo para después mostrar escenas y personajes tan espectaculares que nivelan la película y te dejan con muy buen sabor de boca, haciendo que realmente valga la pena verla.

SOBRE LA TRAMA

Thor: Ragnarok es, de las tres entregas de este personaje, la que cuenta con la historia más relevante para el MCU. Lamentablemente el primer tercio de esta cinta es bastante mediocre, ya que suceden una cantidad excesiva de cosas en un corto periodo de tiempo y es la parte donde el humor se siente más fuera de lugar.

Entiendo que fue necesario cerrar muchas historias pasadas que no son relevantes para el futuro de la trama y que, después de Thor: The Dark World no funcionaron, pero me hubiera gustado ver un poco más de detalle en algunas de ellas. Por ejemplo, ver más de Loki como gobernante de Asgard, a Odín en la Tierra o el crecimiento de Doctor Strange. Pero en pocos minutos nos cuentan de manera muy rápida y escueta dónde ha estado Thor en los últimos 2 años, explican el Ragnarok, derrocan a Loki, buscan a Odín, conocen a Strange, encuentran a Odín, cuentan la historia de Hela, muere Odín, Hela llega a Asgard, mueren los Tres Guerreros, y Thor y Loki terminan en Sakaar.

No se puede negar la calidad y experiencia que tiene Marvel haciendo buenas películas de superhéroes, lo que obviamente les jugó a favor, pero cerrar tantas historias en tan poco tiempo perjudica la continuidad de las entregas anteriores, que ahora son aún menos relevantes y se ve muy clara la intención de hacer un borrón y cuenta nueva con el fin de contar esta historia en particular.

Sólo a partir de que los personajes llegan a Sakaar, la historia comienza a repuntar introduciendo nuevos escenarios, personajes divertidos y sumando algunas escenas de acción dignas de mención como el encuentro entre Thor y Hulk en la arena, la masacre de Hela contra los soldados asgardianos, la pelea entre Loki y Valquiria, la batalla de Hela contra las Valquirias y hasta el escape de los Revengers.

Para entonces la película tiene un nivel tan alto que olvidaste todo lo que te pudo no gustar en un inicio y estás completamente bajo su hechizo. Y lo increíble, sigue mejorando y hacia el final nos entrega unas batallas realmente épicas entre Hela y Thor o entre el ejército de la muerte y el pueblo asgardiano en el Bifröst.

Pero la escena que se lleva todos los premios es cuando Thor se convierte realmente en el Dios del Trueno y cae con todo su peso sobre el Bifröst listo para pelear.

Nunca un Arcoiris fue tan épico

SOBRE EL HUMOR

Una de las más grandes críticas hacia esta película es el exceso de humor que maneja el guión. En mi opinión, no me parece que la película tenga una excesiva cantidad de chistes, al menos no más que GotG2 o Ant-Man, sino que tiene dos tipos de humor diferentes.

Por un lado tenemos el clásico humor de Marvel, que incluye burlas, sarcasmo y referencias chistosas bien incorporadas a la trama, y por el otro un humor infantil, bobo y con uno que otro pastelazo. Todo esto no es algo nuevo, pero normalmente este humor infantil lo veíamos centralizado en pocos personajes, no en toda la película y no en todo el elenco. Un claro ejemplo es Drax en GotG2 o Darcy en Thor: The Dark World.

No me parece mal que la película le hable a todos sus públicos: de niños a adultos, pero obviamente, si no te gusta el humor dirigido a los primeros, casi la mitad de los chistes los vas a odiar.

Cuando tu jefe quiere bailar payaso de rodeo y no sabes cómo decirle que no

Por otra parte, me pareció que la historia y el humor van avanzando por sendas separadas y, como espectador, uno debe mirar a una y a otra constantemente, muchas veces perdiendo el hilo de lo que realmente está sucediendo. Hay sucesos muy impactantes en la historia que se ven reducidos en importancia debido a la comedia, como por ejemplo la destrucción de  Asgard al final de la película.

En primer lugar, esta escena se ve interrumpida por el chiste de Korg sobre los cimientos de la ciudad, el cual es gracioso pero el timing hace que la destrucción de Asgard pierda valor. En segundo lugar, todos los personajes lucen satisfechos y hasta divertidos por haber provocado el Ragnarok, el apocalipsis nórdico, engañando a Sutur y derrotado a Hela sólo por un tecnicismo: ¡Asgard no es una ciudad, es su gente, dumbass!

Otra escena donde el humor juega en contra es cuando Banner salta del Commodore listo para dejar salir a Hulk a pelear contra Fenris, la cual pudo ser una escena épica, pero no, Hulk decidió hacerle una jugarreta a Banner y estrellarlo contra el suelo. Una lectura interesante sobre el estado de su relación pero que no justifica el pastelazo.

Esperando con temor las críticas de los fans

SOBRE LOS PERSONAJES

Sin duda el elemento más fuerte de esta película son sus personajes. Cada uno tiene una personalidad muy bien definida que nos divierte, hechiza, emociona o intimida, al punto de querer ver siempre un poco más de ellos.

Thor nos muestra una clara evolución en su personaje y vence muchas de las críticas pasadas sobre su papel poco trascendente y aburrido, sin embargo, su interprete Chris Hemsworth no llega a la altura del trabajo de sus compañeras y compañeros de elenco, a pesar de haber crecido como actor casi tanto como su personaje. Aun así, no podemos negar que esta ha sido la mejor presentación de Thor hasta el momento.

En Loki también podemos ver una evolución, un personaje más maduro que ya alcanzó su objetivo: tuvo poder, gobernó Asgard y hasta parece haberse aburrido de ello. Después de haber sido descubierto por Thor, se le ve listo para una nueva aventura y nunca pierde su papel de hermano menor y dios de las travesuras, siempre dispuesto a llamar la atención, manipular y traicionar a quien sea necesario con tal de obtener un beneficio. Hasta casi el final de la película lo vemos entrar en acción muy a su clásico estilo serpentino, cuando decide que los rebeldes de Sakaar necesitan un líder, y por supuesto, ese líder es él. (Por cierto, al final de la película ¿habrá tomado el tesseract o no?)

Por otra parte, en esta entrega vemos mucho más que un Hulk enojado que aplasta cosas (o personas) y nos encontramos con un Hulk relajado y en completo control de sí mismo (gracias a que tiene encerrado a oscuras a Banner), que pelea por diversión, se luce en la arena aniquilando a sus oponentes y es el gladiador más querido de Sakaar. En general es un personaje muy agradable pero se comporta algo tonto e infantil, lo cual no es necesariamente malo, pero unido al tono de humor que maneja la película, esto puede resultar tedioso. Aun así, este Hulk con personalidad y gustos propios me gustó mucho más que el que vimos en el pasado, al que solo usaban como herramienta de destrucción.

Lamentablemente no sucede lo mismo con Bruce Banner quien parece no tener nada que aportar a la trama o al equipo de los Revengers. Y si bien lo justifican con la historia de que estuvo 2 años dormido en Hulk, no es un personaje tan trascendente o interesante como para querer verlo más.

Los tres alegres compadres

Pero sin duda alguna el gran premio se lo llevan sus nuevos personajes. Las incorporaciones que ha hecho Marvel a la historia de Thor, que esperemos ver por todo el MCU, han sido grandiosas y hacen de esta la mejor película de Thor hasta el momento.

Su villana Hela, encarnada elegantemente por Cate Blanchett, es increíble y cada vez que aparece en escena pareciera que se come la pantalla. Es poderosa, ambiciosa, efectiva, práctica y muy hábil. Deslumbrante y pisando fuerte llega a Asgard, toma la ciudad como propia, se deshace de quienes le estorban, revive a su ejército y comienza a gobernar. Realmente en ningún momento de la película resulta creíble que pueda ser derrotada y la verdad, la manera en la que la vencen es bastante floja, dejándonos con la duda sobre lo que realmente ocurrió. Ojalá su supuesa derrota no haya sido más que una distracción y volvamos a verla en escena, quien dice, a lo mejor como compañera de Thanos.

Otro personaje que se luce en cada escena es Valquiria o como la identifican, la Recolectora 142. A pesar de tener una introducción desastrosa cayendo borracha de su nave, cual actuación de niño, se recupera rápidamente y nos demuestra lo que significa ser una guerrera asgardiana que mucho sufrió y mucho tiene que olvidar. Tessa Thompson nos entrega a una excelente luchadora: fuerte, habilidosa, valiente y divertida.

Y por supuesto, no podemos dejar fuera de la lista al maravilloso Jeff Goldblum interpretando al Gran Maestro (¿o actuando de él mismo?). Este personaje no tiene error ni crítica, simplemente es perfecto. Cada movimiento, cada cara que hace y cada línea que sale de su boca es una joya que le suma muchos puntos a la película. Desde su presentación como primer perdido, pasando por sus conversaciones y correcciones de vocabulario a Topaz (su mano derecha, papel interpretado por Rachel House), hasta su escena post créditos donde se lo ve orgulloso de su participación en la exitosa rebelión de Sakaar, Goldblum brilla en pantalla y se adueña de ella. Sin duda me hubiera gustado ver mucho más del Gran Maestro ya que es el personaje más divertido de la cinta y se merece tantos halagos como Cate Blanchett.

Hay otros personajes secundarios que son dignos de mención como Surtur, Korg y Topaz, que no debemos olvidar ya que suman mucho a la película y la hacen más entretenida aún.

Ah sí, también sale Heimdall

En resumen

Es una muy buena película, la mejor de la trilogía de Thor y tiene, en mi opinión, el mejor cast del MCU. Thor: Ragnarok es un camino directo a Avengers: Infinity War, muy relevante, divertido y lleno de acción, que a pesar de cualquier falla que pueda tener, vale mucho la pena ver.

Si ya la vieron, vuélvanla a ver que seguro les gustará cada vez un poco más.