Titanes del Pacífico: La Insurrección – Reseña

Coca & Palomitas

Hace 5 años, Guillermo del Toro nos sorprendió con Titanes del Pacífico, una película espectacular acerca de robots gigantes peleando contra monstruos gigantes. Con una premisa tan simple, ¿qué podía salir mal? Tres Doritos después (o cinco años, según ustedes cuenten el tiempo), es el turno al bate de Steven S DeKnight (Daredevil, de Netflix) de jugar con mechas y kaijus, ¿logra Titanes del Pacífico: La Insurrección estar al nivel de la primera? (spoiler alert: no lo logra).

EL SHOW DEBE CONTINUAR

La historia de la secuela de Pacific Rim parecía cuento de hadas que terminó en una historia de horror (como Eclipse Total del Amor). A pesar de que la primera parte fue un fracaso en Estados Unidos, la salvó la taquilla asiática (particularmente la china) y abrió la posibilidad de una secuela.

Todo se veía bonito hasta que la producción empezó a sufrir retrasos y Guillermo del Toro dijo “este, con permiso, quiero hacer otras películas” y se concentró en La Cumbre Escarlata y La Forma del Agua; el protagonista Idris Elba también les dijo “gracias pero no gracias”. Pero las productoras son caprichosas y en sus ganas de sacarle más dinero a los chinos dijeron “vamos con lo que tengamos”.

Y así llegó Steven S. DeKnight, mejor conocido por su trabajo en televisión para series como Daredevil o Spartacus. Listo para demostrar que podía ir más allá de la pantalla chica. Por otro lado se acercó John Boyega, con ganas de demostrar que puede llevar un protagónico y ser más que “el morenito de Star Wars”. Todo pintaba para mejorar, lamentablemente los sueños chocaron con la realidad y nos quedó esta cosa sin sabor, sin alma, que es Pacific Rim: Uprising, o como me gusta llamarle, una mala forma de gastarse dos horas de tu vida.

LA INSURRECCIÓN

El principal problema de esta secuela es que tiene demasiada trama. Neta, si tienes una película sobre robots contra monstruos lo ÚNICO que necesitas son ROBOTS y MONSTRUOS – jaegers y kaijus para los puristas – pero noo, eso era demasiado simple para la productora que decidieron presentarnos nuevos personajes cliché, con nuevos problema cliché y soluciones cliché, y a eso le agregaron un villano sorpresa que tiene sexo mental con los monstruos y quiere terraformar el planeta para la invasión de los Kaijus. Pero vamos por partes:

LOS PERSONAJES

Jake Pentecost (John Boyega) es el hijo de Stacker Pentacost, un héroe que se sacrificó con tal de cancelar el apocalipsis, y como todo niño rebelde de 26 años decide deshonrar la memoria de su padre convirtiéndose en un vago. Por cuestiones del guión tiene que conocer a Amara Namani (Cailee Spaeny) una chavita súper inteligente que construye un pequeño Jaeger con material reciclado. Justo estaban en esa escena donde se tienen que caer mal para más adelante ser super amiguis, cuando les cayó la autoridad y tras una buena pelea entre robots gigantes los detienen para llevárselos a la Loca Academia de Jaegers.

Si algo no se le puede reprochar a esta película es el casting inclusivo, lamentablemente tanto Boyega como Spaeny tienen la gracia de un callo. Quizá son sus personajes acartonados, pero si en algún momento sientes empatía por ellos es porque eres demasiado sensible y no por su actuación.

El resto del elenco no mejora. Nate Lambert (Scott Eastwood) es un militar blanco genérico que has visto en cualquier película de guerra. Su rivalidad con Pentecost es súper forzada, y hasta quieren meterle un triángulo amoroso con Jules Reyes (Adria Arjona), alguien que aparece dos veces, te dicen que es novia de Nate, le echa unos ojitos coquetones a Jake, y con eso creen que crearon un personaje.

No me hagan hablar de los cadetes, que parece que encontraron el libreto de El Juego de Ender o algo así y sólo les cambiaron los nombres.

Los sospechosos comunes y corrientes

BLANCO EQUIVOCADO 

Dejando de lado lo horrible del guión y los personajes chafas, algo que no queda muy claro es la intención de esta película. Si la original pegó en Asía, ¿por qué se empeñaron en hacer una secuela tan… ESTADOUNIDENSE?

Si bien tienen un elenco muy diverso (con personajes de distintas etnias y edades) y jamás pisan suelo estadounidense, la película tiene todos los clichés de una cinta gringa, olvidándose que Guillermo del Toro logró un animé en carne, hueso y CGI. El estudio no espera que esta secuela sea un éxito en Estados Unidos, pero con la forma en la que abordaron el proyecto ¿estarán conscientes de que quizá tampoco conecte con el mercado asiático?

El trabajo de efectos especiales está muy bien hecho (no se vale menospreciar eso, después de Justice League jamás volveré a dar por sentado que lo mínimo que nos van a entregar los estudios son buenos efectos). Pero hay algo en la coreografía de las batallas, en los diálogos, en todo ello, que se sienten sin alma. Sólo están cumpliendo con el plan, pero no lo ejecutan con corazón. No hay grandes momentos que te hagan gritar en el cine, que realmente te preocupes por los protagonistas, vamos, ni siquiera en la escena final hay tensión, te dicen cuál será el plan para acabar con el enemigo, y lo entregan casi sin contratiempos.

Buscan atacarte pero te hacen lo que el viento a Juárez

AMENAZA INMINENTE

A pesar de sus efectos especiales, no creo que Titanes del Pacífico: La Insurrección siquiera merezca el término de palomera. Es aburrida, con actuaciones sosas, las pocas escenas que valen la pena no llegan ni a los 20 minutos, y todavía tienen el descaro de amenazar con una tercera parte (la escena a mitad de los créditos es otro gran ejemplo de lo poco original que nos ofrece esta entrega).

El mayor punto en contra de Pacific Rim 2 es la falta de pasión que transmiten a través de la pantalla. No sé si realmente el equipo de producción estaba tan poco interesado en ella, o simplemente así les salió. Cualquiera de las dos es algo triste.

Cuando tu barrio te respalda

FICHA COVACHA

TITANES DEL PACÍFICO: LA INSURRECCIÓN
(Pacific Rim: Uprising, 2018)

DIRECTOR | Steven S. DeKnight
ELENCO | John Boyega, Scott Eastwood, Cailee Spaeny

Legendary Pictures | Universal | PG-13 | | Acción | Marzo 23, 2018

 

El creciente conflicto mundial entre monstruos con habilidades de destrucción masiva y las máquinas piloteadas por humanos fue sólo el inicio de un nuevo mal que acecha a la humanidad en Titanes del Pacífico: La Insurrección.

John Boyega (Star Wars: El Despertar de la Fuerza) es Jake Pentecost, un joven rebelde que alguna vez fue una promesa como piloto Jaeger cuyo padre se sacrificó en la lucha contra los ¨Kaiju¨ para asegurar la victoria de la humanidad, ahora se ve envuelto en una vida criminal luego de abandonar sus entrenamientos. Pero cuando una nueva amenaza, aún más peligrosa, ataca varias ciudades y pone el mundo de rodillas, Jake tendrá una última oportunidad para conmemorar el legado de su padre uniéndose a su hermana, Mako Mori (Rinko Kikuchi), quien dirige a una nueva generación de pilotos que han crecido a la sombra de la guerra.

Mientras buscan hacer justicia, su única esperanza será unirse en un levantamiento mundial en contra de la nueva amenaza de extinción. Jake estará acompañado del piloto Lambert (Scott Eastwood, Rápidos y Furiosos 8), Amara (Cailee Spaeney), una joven hacker Jaeger de 15 años, y los héroes de la PPDC, quienes se convertirán en la única familia que le queda. Levantándose en armas para convertirse en la línea de defensa más poderosa que dictará el camino de una nueva batalla creciente.

Titanes del Pacífico está dirigida por Steven S. DeKnight (Daredevil Netflix, Spartacus) y protagonizada por Jing Tian, Burn Gorman, Adria Arjona y Charlie Day.