Toy Story 4 – Reseña

Coca & Palomitas

Esta reseña contiene ligeros SPÓILERS. Si eres muy sensible a ellos ve a verla y después regresa a leer esta opinión – PERO QUÉDATE HASTA EL FINAL DE LOS CRÉDITOS, no hay escena final pero sí un gran detalle. 


Este viernes se estrena la cuarta entrega de Toy Story, la franquicia cinematográfica que catapultó a Pixar a la cima de los estudios de animación y que ha crecido con toda una generación – vamos, es como la franquicia millenial por excelencia – pero después del gran cierre en la tercera parte, ¿neta, neta, neta merece esa calificación perfecta en Rotten Tomatoes? Aquí van mis dos centavos.

YO SOY TU AMIGO FIEL

A sabiendas del impacto nostálgico que inunda esta saga, la secuencia inicial de Toy Story 4 manipula tus sentimientos y es un golpe emotivo sobre todo para aquellos que han crecido junto a Andy (no es mi caso, pero conozco varios que desde este momento ya soltarán el moco). Dejando de lado el chantaje emocional, es un gran montaje para recordar un poco la historia de estos juguetes sin tener que contarnos todo, vamos, es sólo una refrescada.

Después de ese par de minutos arranca la historia. Bonnie (Madeleine McGraw), la nueva dueña de Woody (Tom Hanks) y compañía, empieza a ir al jardín de niños – un momento importante en la vida de todos – y el juguete vaquero la acompaña para facilitarle la vida (eso, y para no sentirse tan inútil, pues desde que Andy lo regaló se siente fuera de lugar, ya que no es el consentido de Bonnie).

En su primer día de clases, Bonnie construye un nuevo juguete usando un cuchador (mezcla de cuchara y tenedor) de plástico, unos ojos de plástico y unos palos de paleta (que en tiendas departamentales lo andan vendiendo hasta en 900 pesos, esos de Disney son todo menos tontos). Así llega Forky (Tony Hale) quien pronto se convierte en el juguete favorito de Bonnie.

Para no hacer el cuento más largo, la familia de Bonnie se van de road trip, Forky se niega a ser un juguete y Woddy se obliga a sí mismo a cuidar del cuchador y enseñarle la importancia de ser un juguete.

Lindo, muy lindo…

Y así de repente tu amigo te convence de no tomar taxi a las 3 de la mañana e irse caminando a la casa… que está a 8 kilómetros.

HAY UNA SERPIENTE EN MI BOTA

Toy Story 4 es una película sobre Woody, y eso ya puede ser un problema si no es tu personaje favorito. Salen todos, sí, pero casi están de fondo. Ni siquiera los juguetes nuevos que conocimos en la tercera parte tienen mucha relevancia. Esto es sobre Woody y los nuevos juguetes, pues el vaquero se aleja de los amigos para rescatar a Forky -que cae gordísimo la primera media hora que lo conoces, al nivel de Olaf pues, así de mal, pero conforme va ganando consciencia se va haciendo entrañable.

No tengo idea de cómo vaya a funcionar este personaje entre los chavitos (a fin de cuentas la película va dirigida a esa nueva generación), pero yo diría que no será tan querido como esperan en la Casa del Ratón.

Como buena película Pixar, la historia tiene distintos niveles para que la puedan disfrutar a cualquier edad. La situación que enfrenta Forky puede llegar a ser muy densa viéndola más allá del chiste bobo. Su problema es que lo crearon a partir de basura, por lo que su propósito es ir al bote de basura. Él no fue creado como juguete y no pidió convertirse en un ser consciente. Este mensaje de que puedes ser mucho más de lo que crees que puedes ser es muy fuerte, seguramente los padres con niños pequeños podrán sacarle jugo, si es que se ponen a discutir con sus bendiciones después de ver películas.

El tema con Woody es su apego a Andy y a ser un “juguete de casa”. En esta cinta debe aprender a dejar ir, un tema que tampoco es fácil de digerir sin importar la edad. Y como buen baby-boomer, también es graciosa la forma en la que hace menos a “los juguetes perdidos”. Ese Woody nunca me ha caído bien por intensito, la neta.

Tratando de impresionar a los populares del salón.

CAYENDO CON ESTILO

El elenco clásico de juguetes aparecen poco. Buzz Lightyear (Tim Allen) aparece es al que vemos un poco más, seguramente por contrato, pero aún así su participación es mínima, ya no hablemos de Jessie, Rex o los Señores Cara de Papa, porque hasta duele.

Después de que no la vimos en Toy Story 3, Bo Peep (Annie Potts) tiene un gran regreso en esta cuarta entrega. La escena en la que explican qué le pasó es una chulada en animación e historia. Esta versión ruda de la pastorcita es genial, dan ganas de ver sus aventuras fuera de la habitación de Andy – además, tiene sus propios personajes de apoyo como Giggle McDimples (Ally Maki) y Duke Caboom (Keanu Reeves… sí, ESE Keanu Reeves), quiénes tardan en salir pero terminan llevándose la película.

DATO ÑOÑO | OJO A CAMEOS DE UNA GALAXIA MUY LEJANA EN LA ESCENA DE PRESENTACIÓN DE DUKE

Los nuevos elementos que resultan bastante graciosos son Ducky (Keegan-Michael Key) y Bunny (Jordan Peele), dos peluches baratos que son premios en un carnaval pero nadie se los lleva. Si recuerdas el primer teaser de esta película, seguramente te parecieron bastante odiosos – y sí, ¡qué mal teaser! – pero en la película resultan ser una gran pareja.

Por último tenemos a Gabby Gabby (Christina Hendricks), esta muñeca vieja que se perfila como una gran villana, pero el giro en su historia podrá romperle el corazón a más de uno. A mí no porque soy bien macho. Pero a otros seguro sí.

En general las actuaciones en inglés son una joya. La dirección a cargo de Josh Coyle es muy atinada. Y la animación ¡qué cosa más hermosa! Pixar se supera a sí misma en cada nueva película (menos con The Good Dinousaur). En serio, esa escena en la que intentan rescatar a R/C está brutalmente bien hecha.

A mitad del chisme chabocho.

AL INFINITO Y ¡BASTA YA!

Bien, Toy Story 4 es una buena película, con una tremenda animación, excelente elenco (en doblaje original), emotiva, con fuertes mensajes, e invita a dejarse llevar por nuevas experiencias.

Gente que sí sabe de cine le está dando una calificación perfecta, seguramente la merece. El público la amará. Yo soy un amarguetas al que no le cae muy bien Woody y no es tan fan de la franquicia (no amé la tercera, por ejemplo), así que a mí solamente me gustó. A pesar de ello neta vale la pena gastar el boleto para verla en pantalla grande, es una gran opción para ver este fin de semana sin importar si vas o no con niños.

Para aquellos que andan diciendo que esta secuela “no era necesaria”, ¡por favor! Ningún producto de entretenimiento es necesario, y si tanto te afecta ps no la veas y no la tomes en cuenta, como yo decidí que no tomaré en cuenta Apocalipsis ni Fénix Oscura, para mí X-Men terminó con Días del Futuro Pasado.

Por mí, la voy a ver al menos otra vez, en una de esas hasta me gusta más y cambio esta reseña (bueno no, mi comentario/actualización lo podrán leer en mi Twitter).

Ya dije.

Forky en su primera junta de doble A.

FICHA COVACHA

TOY STORY 4
Toy Story 4 (2019)

Director | Josh Cooley
Escritores |Andrew Stanton & Stephany Folsom (screenplay)
Actores de voz | Tom Hanks, Tim Allen, Annie Potts

A | 1h 40min | Aventura | 21 Junio 2019 (México)

TRAILER