Virus tropical: La importancia de contar nuestra historia

La vida es una suma de momentos y circunstancias. Nacer es lo fácil, que ya luego llegarán las tragedias, alegrías, momentos bochornosos, encuentros y desencuentros que nos dan forma, identidad y la capacidad de contar nuestra historia en nuestros propios términos.

La historia de Power Paola (nombre artìstico de Paola Gaviria) empieza de manera peculiar, lo que los médicos creían que era un vìrus tropical termina siendo una nueva vida que estará marcada por un padre religioso, una madre intuitiva que “lee el dominó”, dos hermanas mayores y la experiencia de su doble origen y formación ecuatoriana-colombiana que de una u otra forma orientan a Paola en sus primeros años de vida.

VIDA DE CUADRITOS

El cómic Vírus tropical se publicó originalmente en 2011 en Argentina y Colombia, y desde entonces se ha traducido al inglés y al francés y se ha editado en varios países.

La edición mexicana corrió a cargo de la editorial Sexto Piso y llegó a las librerías este año, coincidiendo con el estreno en nuestro país de la adaptación cinematográfica de la historia de Power Paola, la cual fue dirigida por Santiago Caicedo y escrita por Power Paola y Enrique Lozano.

De su nacimiento en Ecuador a su juventud y comienzos de su vida adulta en Cali, Colombia, Paola cuenta su crecimiento y desarrollo acompañada por un padre ex sacerdote que abandona a la familia por su fe, una madre observadora que usa su habilidad para “leer el dominó” y ayudar a sus hijas, una hermana mayor (Claudia) que pronto marca distancia con la familia, su segunda hermana (Patty) que de niña la odiaba para luego convertirse en su mayor aliada y Chavela, la empleada doméstica que anhela verse como Claudia.

Todo el relato de esos primeros años de vida de Paola se va hilando con momentos decisivos de la familia Gaviria, como el contacto con la intrigosa abuela paterna, Patty pasando de odiar a Paola a protegerla y guiarla, la súbita boda de Claudia, la mudanza a Cali en plena guerra contra los cárteles, los romances de juventud de Paola y el comienzo de su independencia cuando las tres hermanas se dispersan entre Colombia y Ecuador para vivir sus propias vidas.

En el cómic, el dibujo es provocador y emocional. Aunque es detallado y meticuloso el diseño de escenarios y personajes, sus formas y proporciones se exageran y varían para dar humor o seriedad a las situaciones.

Hay viñetas en los que los  rostros son una suma básica de trazos y otras en las que la perspectiva, el sombreado y el detalle remiten a ex votos y otro tipo de estampas religiosas. Todo esto resulta en una lectura emotiva y directa pero amena de leer por lo carismático de los personajes y lo vívido del dibujo.

A LA PANTALLA GRANDE

Respecto a la adaptación cinematográfica, ésta cumple el cometido de trasladar la historia y la emotividad del cómic al lenguaje cinematográfico.

Como en toda película basada en una historia de otro medio, hay cambios y partes que se omiten y se alargan, sin embargo en este caso son sutiles y sirven para enfatizar ciertas relaciones personales. Dos ejemplos sin mucho spoiler: una conversación de Paola y su padre que sale en el trailer difiere del cómic, pero es significativa porque enfatiza la relación de la protagonista con una de sus hermanas, y la otra es cuando omiten todo el contexto de la boda de la hermana mayor de Paola, para pasar directamente al tenso encuentro entre ella y su madre, que está enmarcado por los animales exóticos de las Islas Galápagos que la hermana menor dibuja en la horas y días en los que las dos mujeres se reclaman cosas, lloran y ríen.

LA PRESENTACIÓN

El pasado 11 de septiembre tuve oportunidad de asistir a una sesión de preguntas y respuestas con PowerPaola en el Cine Tonalá de la Ciudad de México.

Ahí le pregunté cuál consideraba que había sido la mayor  diferencia entre desarrollar el cómic y la película. Su respuesta fue que la versión cinematográfica le demandó aprender a trabajar en equipo, que es natural de ese tipo de obras, y es ese otro apartado destacable de la obra.

La animación recoge lo emocional del cómic pero explota y resalta los momentos con la ventaja del movimiento, la actuación es divertida y entrega diálogos hilarantes y emotivos. Todo esto, envuelto por una banda sonora muy conmovedora que se adapta a los momentos familiares, de juego, de descubrimiento personal y de melancolía por los que atraviesa la protagonista.

En la misma sesión de pregunta Power Paola explicó que ella consideraba importante contar su historia desde la concepción hasta el inicio de su vida adulta para dejar constancia de lo vivido, pero también para mostrar que no hay modos universales de vivir, en general, ni de ser mujer en América Latina, en particular:

“Cada vez estoy más convencida de que lo personal es político. Justamente cuando hablas de lo privado a lo público se vuelve algo valioso, porque así nos enteramos que hemos vivido cosas parecidas. También es quitarle esa fachada, esa  cosa de cómo debe ser una mujer, o la familia, o la pareja y simplemente ser, y tratar de irse construyendo como uno quiere ser, eso es lo importante”.

VIRUS FULMINANTE

En ambos medios, Virus tropical es una historia de autodescubrimiento y crecimiento que parte de una historia personal pero que apela a dudas y sentimiento durante nuestros primeros años de vida con los que muchas personas se pueden identificar.

El cómic está disponible en librerías, ferias del libro de México y en Amazon. La versión cinematográfica ya se proyectó en Cineteca Nacional y cines independientes, a partir del 19 de octubre inicia sus proyecciones en salas comerciales de nuestro país.

La proyección es limitada. En su semana de estreno, dentro de la Ciudad de México, sólo podrás verla en La Casa Del Cine.MXLe Cinema IFALCinemex Reforma Casa de Arte (que tiene la mayor cantidad de funciones), Cine TonaláCineteca Nacional y Cinemanía.

Si tienes oportunidad, no dejes de verla.


DATO ÑOÑO | Escucha el PlayList de Virus Tropical en Spotify.


La edición de Sexto Piso está disponible en Amazon por $200 pesos.