Viviendo con el enemigo – Reseña

Coca & Palomitas

Fox estrena este viernes la mal-llamada Viviendo con el enemigo, una película acerca de una pareja inglesa que tiene que vivir en la Alemania post-Segunda Guerra Mundial. Así, el nombre The Aftermath (Secuelas, consecuencias) tiene mucho más sentido, pero bah, es normal que las distribuidoras menosprecien la inteligencia del público en general y digan “ponle un nombre que les recuerde una película exitosa… ¿cómo era esa de Julia Roberts? ¿durmiendo con el enemigo?”.

Después del pequeño rant, hablemos de la película. Ah, eso sí, aviso:

ALERTA DE SPÓILERS

porque es de esas películas no tan esperadas y que pueden no molestarle a muchos si les cuento algunas partes de la cinta. Procuro no poner los giros más relevantes, pero avisados están.

EL LADO AMABLE

La trama sigue al militar inglés Lewis Morgan (Jason Clarke), quien al finalizar la Segunda Guerra Mundial debe quedarse en Alemania para ayudar a la reconstrucción. Como buenos ganadores, obvio le quitan las casas bonitas a los alemanes, pero como don Morgan es a todas margaritas, deja que los antiguos ocupantes se queden en el ático (es buena onda, no tonto).

Lewis lleva a Alemania a su esposa Rachel (Keira Knightley), así quedan bajo el mismo techo los Morgan y Stephen Lubert (Alexander Skarsgård) y su hija Freda (Flora Thiemann). Así quedan… ¡viviendo con el enemigo! A que no lo vieron venir… bueno sí, porque eso es básicamente en los primeros minutos.

Todo el inicio la neta está muy interesante, pues refleja la situación de Alemania tras la guerra. No ponen a los alemanes como malos, ni los ingleses como salvadores. Continuamente ves a los invasores maltratando a los invadidos, y del lado alemán entiendes su punto de vista como los grandes perdedores del conflicto bélico.

Todo eso va bien, incluso la tensión en la casa, hasta que se convierte en tensión sexual, ¡todo resulta en una telenovela barata! Ok, no tan barata, pero sigamos.

LA CAÍDA DEL REGIMEN

Quizá no  es que la historia se vaya al caño, simplemente no es lo que esperaba. La súbita relación entre la Knightley y el Sarksgård sale medio de la nada. Se supone que el otro está muy dolido porque se le murió la esposa, y ella en teoría desprecia a los alemanes que mataron a su hijo. Pero del dolor nace el amor, mientras el cornudo anda muy ocupado con su chamba.

Hay subtramas que pudieron ahondar más, como que la hija alemana se una a grupos nazis que mantienen lealtad al fuhrer. Lamentablemente esto tampoco llega a mucho, termina sólo como un detalle rumbo al final de la película.

Las actuaciones en general son cumplidoras, nada del otro mundo. Hay escenas de sexo injustificadas, con top-less injustificados de Keira.

Eso sí, los paisajes están bonitos y la recreación de la Alemania derrotada bastante convincente.

LA ÚLTIMA PALABRA

Esta película se estrena en medio del arranque veraniego cinematográfico, después de Avengers Endgame, con John Wick y Detective Pikachu compitiéndole en las salas, por lo que mínimo sí es una apuesta valiente.

¿Vale la pena pagar boleto de cine para irla a ver? Sólo si eres fan de la pirata del caribe, o de la Segunda Guerra Mundial. No es un desperdicio tampoco, ni saldrás mentando madres de “por qué gastaste dinero en esta película”, pero no es una obligada ni mucho menos.

Ya dije.

Y este es el preciso momento en el que todo se va al caño.

FICHA COVACHA
VIVIENDO CON EL ENEMIGO
The Aftermath (título original)

Director | James Kent
Escritores | Joe Shrapnel, Anna Waterhouse
Elenco | Keira Knightley, Alexander Skarsgård, Jason Clarke

R | 1h 48min | Drama | 17 Mayo 2019 (México)

TRAILER