Wonder Woman vs. La Liga de la Justicia

Niña enojada opina

En una época donde la humanidad estaba sumergida en la oscuridad y el caos, un superhéroe reúne a un equipo improbable para luchar contra un villano cornudo que pretende controlar el mundo y de paso aprende a convertirse en un símbolo de luz y esperanza. Si piensan que les estoy hablando de Justice League se equivocan, en realidad es la premisa de Wonder Woman.

En el fondo ambas películas se parecen mucho, pero donde la Liga debería ser un despliegue épico de heroísmo y esperanza, es en realidad una copia en pañales de la cinta estelarizada por Diana Prince, y no se gana las fanfarrias (ni el box office) que gozó la princesa de Temiscira. Hoy vamos a analizar por qué triunfó Wonder Woman donde Justice League fracasó, a pesar de que la segunda apostó por una copia de la trama y los temas expuestos de la primera.

LOS SUPERHÉROES

Wonder Woman tuvo dos horas 20 minutos para presentarse y crecer. Justice League gira en torno a Superman y su regreso. Ambos son paladines de la justicia, símbolos de esperanza, la diferencia es que el Hombre de Acero tuvo dos películas anteriores para evolucionar y convertirse en el héroe que todos conocemos y amamos… y no lo hizo.

Tanto en Man of Steel como en Batman v. Superman, Clark no sabe a qué lugar pertenece ni si debe usar sus poderes para ayudar a la humanidad, esta confusión se ve potenciada después de que Jonathan Kent, su padre, prefiere morir de la manera más anticlimática antes de enseñarle a su hijo con superpoderes que tal vez esos dones puedan servir para mejorar la calidad de vida de las personas.

Superman no tiene la motivación suficiente para salvar al mundo ni siquiera porque está enamorado de una Lois Lane que es completamente dependiente de él y hasta hace su carrera periodística alrededor de su figura heroica. Por eso en la película que protagonizó junto a Battfleck, Superman muere sin ser un héroe verdadero, la gente todavía se debate si es bueno o malo, él todavía se debate si debe ayudar a la humanidad o no. Muere sin haber cambiado, su único acto heroico no se lo ganó.

Por eso la audiencia se emocionó en Justice League cuando hace la mínima mención de que va a salvar civiles o lo ve cargando felizmente un edificio para rescatar personas. De repente descubrimos que la película trata enteramente de cómo el regreso del Boy Scout azul le devolverá la fe a la humanidad, así todos gritan con entusiasmo y le dan palmaditas a DC diciéndole que va en la dirección correcta, pero me pregunto ¿15 minutos deshacen cuatro años y 5 horas 26 minutos de mala construcción? Desafortunadamente no.

Y no olvides lavarte los dientes, amiguito.

Diana Prince entra al mundo de los humanos en medio de la Primera Guerra Mundial, una época que sí es oscura: naciones enteras están construyendo planes para aniquilarse entre sí, la tecnología avanza para hacer la aniquilación más rápida y más dolorosa, esto está causando revueltas sociales y nadie sabe quién es el bueno y quién es el malo. Si se ponen a pensarlo, La Mujer Maravilla entra en un periodo donde las preocupaciones eran mucho más grandes que haber visto morir un alien que nadie sabía si era amado en primer lugar.

Ahora, la Mujer Maravilla nunca va a lloriquear ni a cuestionarse sobre sí debe o no ayudar a los seres humanos, al contrario, ella tiene un compás moral muy definido y sabe que su misión es destruir el mal. Sin embargo, poco a poco va aprendiendo que el bien y el mal son fuerzas que coexisten dentro del ser humano, pero gracias al amor y valentía de Steve Trevor, junto con los matices que presentan los otros personajes de su equipo, Diana aprende que, si bien se necesita un guía, vale la pena luchar por el mundo.

Justice League y Wonder Woman tratan al final de cómo semi-deidades entran al mundo de los mortales para ser un guía, representar el bien y luchar contra el mal. La diferencia es que Wonder Woman se adentra a la oscuridad con afán de rescatar a la humanidad, aprende a convertirse en héroe y se preocupa por conocer a fondo la naturaleza de los mortales que decidió proteger.

En la otra, a pesar de que las dos horas de metraje tratan de la llegada de Superman, al grado de que Batman, Cyborg, Aquaman, Flash y hasta Wonder Woman (¡los maldigo, Znydhedon!), son un mero instrumento para su llegada y no les importa romper cualquier arco o matiz de personaje en aras de tener al “verdadero salvador” de DC Cómics, su heroísmo es superficial. Confían demasiado en que pueden comprar a los fans con algunas escenas de acción, sonrisas con CGI y aliento de hielo. ¿Lo peor? Les funcionó perfecto.

¿Quién es el verdadero héroe, entonces? (Spoiler: No es Superman).

Ante las balas usa brazaletes magnéticos, la vieja confiable.

LOS VILLANOS

Tanto en Wonder Woman como en Justice League los villanos hacen ñaca-ñaca, los derrotan con facilidad y son bastante superficiales. La diferencia es que, mientras Isabel Maru junto con Erich Ludendorff (un actor real en las dos guerras, por cierto) se dejan inspirar por Ares para crear el fatídico gas mostaza, arma que cambió por completo la forma de batalla e hizo mucho más horrible la Primera Guerra Mundial, Steppenwolf quería reunir las tres cajas madre para dominar al mundo porque… ahm, ¿Darkseid? (Darkseid ni siquiera sale en la película y lo mencionan UNA vez, supérenlo).

Los villanos de las dos películas quieren sumergir en la oscuridad al mundo y representan “el mal ulterior” de los bondadosos héroes. La diferencia es que, mientras una se basa en una época realmente difícil, muestra la devastación de la guerra en la humanidad y nos habla de esperanza y liderazgo con escenas épicas de acción, pero con consciencia, la otra tiene un villano plástico que se queda haciendo cosas en un pueblito ruso olvidado en lo que el héroe llega a vencerlo.

¿Qué villanos son los más amenazantes, entonces? ¿Cuáles representan de verdad la maldad y la oscuridad? ¿Cuáles le dan perspectiva al héroe y promueve acción con consciencia? (Spóiler: no es Steppenwolf).

Villanos históricos y de historietas, vaya combinación.

LALALA, SUPERMAN, SUPERMAN, LALALA

En el verano, Patty Jenkins nos presentó una película épica con un héroe que se gana su posición. Meses después, creyendo que lo que hizo es una fórmula exacta, Warner nos presenta una Justice League que sigue exactamente el mismo formato y tema que Wonder Woman, pero sin corazón, acelerada, superficial e incómoda si tomamos en cuenta el peso de las otras películas que conforman su universo.

No es raro entonces que a la mitad de la película Battfleck tenga que gritarle a Diana que no ha sido el símbolo que debería ser porque extraña a Steve Trevor, a pesar de que los fines de semana se dedica a salvar el mundo moderno de diferentes ataques. Si no le ponían algún “problema” para que Superman lo solucionara, entonces todos se darían cuenta que Wonder Woman es más Hombre de Acero que el Hombre de Acero.

Wonder Woman lo hizo primero, ¡consíganse su propia personalidad, Justice League y Superman!

Tras su éxito como Apocalipsis, Ivan Ooze regresa como Steppenwolf.