Adam Kubert, la maestría de hacer cómics

Ecos de La Mole

El sábado de La Mole 2018 se desarrolló la charla de Adam Kubert, miembro de una de las familias más respetadas en el mundo del cómic, que también es la fundadora de la única universidad enfocada en formar artistas en el área.

Sobre eso y otros temas nos habló en una charla moderada por nuestro compañero covacho Alberto Calvo, y aquí les dejamos un extracto de la misma.

El apellido Kubert

No crecí siendo consciente de lo que significaba pertenecer a la familia de la que soy parte o tener el padre que tengo, no entendía mucho sobre el tema y tampoco conocía artistas a los que admirara, solo sabía que estaba en una familia en la que hacían cómics y más que a personas admiraba a los personajes.

Fue hasta que crecí y vi el trabajo de mi papá que tomé consciencia y supe lo maravilloso que era. Me llevo muy bien con mi hermano y nos apoyamos siempre que podemos.

Ser un Kubert no es fácil, son muy grandes los zapatos que hay que llenar, el parámetro que dejó mi padre es muy alto para mi y para cualquiera, así que como me encantaba la ciencia y también dibujar, busqué estudiar en la universidad una carrera que combinara ambas y por eso elegí ilusstración médica.

Todo el tiempo dibujaba, cosas que estaban en mi mente, posters, pero nada relacionado con cómics. De repente empecé a darme cuenta que realmente quería dedicarme a los cómics así que pensé: “Mmm, creo que conozco la escuela correcta, con el precio adecuado” y fue así que decidí ingresar a la escuela de mi papá, donde estudié durante tres años.

Mis primeros trabajos fueron como rotulista, siempre me pedían que diera más y entonces lo hacía, creo que mi persistencia fue lo que me permitió entrar a este mundo. No fue difícil porque yo amo contar historias gráficas, es mi pasión, así que si a ti te interesa seguir este camino, ¡no te rindas! Sigue tu sueño, sé persistente igual que yo.

Sus maestros

En realidad mi papá no me daba instrucciones en casa, a menos que le preguntara algo, entonces sí se abría y me daba una explicación detallada, pero fue realmente la disciplina y el ambiente de la Universidad en donde supe que esto era mi pasión, aprendí a relacionarme con la gente, cosa que no habría tenido de haber llevado únicamente una educación en casa, abrir cadáveres y ver los órganos internos te da otro tipo de disciplina y perspectiva.

De mi papá entendí mejor las lecciones a partir de su muerte en 2012, había veces en que discrepábamos o no lograba captar lo que él me quería decir y cuando ya no estaba lo valoré más así que podría decir que aprendí de eso y de 30 maestros más que me dieron clases en mi etapa universitaria.

Sus inicios

Cuando inicié de rotulista sólo lo veía como un medio para conseguir dinero para mis motocicletas pero no estaba siendo consciente de las páginas que estaban pasando por mis manos. Era muy rápido y dibujaba muy bien, así que eso me permitía ganar buen dinero, pero fue hasta que entré a Heavy Metal que supe los artistas con los que había colaborado y conocí a Marvel y todos los X-Men, antes de eso yo solo sabía de la existencia de DC Comics.

Wolverine

Cuando empecé a trabajar en Wolverine tuve que leer todas las historias de X-Men para hacer ese trabajo. No soy el responsable de que Wolverine conduzca tanto una motocicleta, pero generalmente cuando un personaje tiene que montar una me llaman a mi.

Mi desconocimiento sobre el personaje y sus historias jugó a mi favor porque no tuve que preocuparme por las versiones de alguien más, el Wolverine que hice fue MI Wolverine. A diario rediseño y no me preocupó tener que rediseñar al personaje porque la ignorancia ha sido una bendición para mi.

Spectacular Spider-Man

En el caso de Spider-Man me ocurrió lo mismo, no me preocupaba por lo que la gente pensara que tenía que ser el personaje, siempre trato de hacer lo mejor posible y en este caso respeto la historia, al personaje, pero no lo veo como algo icónico, me parece un personaje cool y es en ese sentido que trato de representarlo, no como algo que tenga que ser.

Yo sólo me siento en mi mesa a trabajar y no soy consciente del alcance de mi trabajo, es hasta estos momentos, en estas convenciones, por ejemplo, pues México es lejano para mí, que puedo entender hasta dónde llega mi trabajo y lo agradezco, es gratificante.

Labor Docente

Es un poco complicado compaginar el trabajo haciendo cómics, con la familia y las actividades de la Universidad, es importante administrar el tiempo. Estoy muy ocupado, tengo cuatro hijos, tres perros, doy clases dos veces por semana, pero trato de encontrar un equilibrio y dedicarle tiempo a mi familia porque la familia lo es todo.

Es por esta administración de tiempo que aprendía a dibujar más rápido. Anteriormente hacía entre 2 o 3 números al año, actualmente hago un aproximado de diez. Es difícil pero tienes que sacar el trabajo adelante.

Mi hermano y yo impartimos arte narrativa, pero hay muchos más cursos como ilustración, ilustración por computadora, manejo de redes sociales y vamos de excursión a las convenciones.


Un poco más alejado y el fotógrafo tomaba la foto desde el pasillo

Durante su charla, Kubert mencionó lo grato que le pareció la calidez de los fans mexicanos y lo mucho que disfrutó su estancia en el país. Ante el cuestionamiento de si sería posible que abrieran una Universidad Kubert en México dijo que le gustaría pero lo veía complicado por el tiempo, pero no se cerró a la posibilidad.