Batman: El regreso de los calzones por fuera

ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPÓILERS SOBRE BATMAN: COLD DAYS

Primero fue el Hombre de Acero, y ahora el cruzado enmascarado regresó oficialmente a su uniforme tradicional con la ropa interior por fuera, cosa que DC Comics ya había amenazado anunciado meses atrás, pero pese a lo ridículo que puede parecer el hecho y la noticia en sí, conserva cierta coherencia con lo que Batman ha venido viviendo.

La última vez que hablábamos del Batman actual, fue en el Batman 50, cuando Selina Kyle lo dejó plantado el día de su boda porque “…no es más que un niño dolido que necesita ser Batman e infeliz…” (sic). Después de tan tajante sentencia, que volvía al discurso eterno DCeíta sobre el caballero oscuro, muchos fans se sintieron decepcionados pues lo que parecía ser un necesario giro de tuerca en la historia de Bats, se quedó en promesas.

Pero el guionista Tom King se defendió diciendo que su Batman estaba escrito más a modo de novela donde el conflicto principal es lo que Batman/Bruce Wayne siente, y el villano recién se había revelado en el número 50, con Bane.

Y ¿qué tiene que ver todo esto con que Batman use los chones de fuera? Que después de la decepción amorosa se pintó el cabello, se vistió de reina, se puso calzones y sintió que era bello… O algo así.

Después de la decepción, Batman /Bruce no lo toma bien, se llena de ira y dolor, pero no se sienta a llorar por el amor perdido como lo retrata Nolan en The Dark Knight Rises, sino que sale a las calles buscando no a quién se la hizo, sino quién se la pague, y el que termina costeando los platos rotos es Mr. Freeze, pues el hombre murciélago lo captura con lujo de violencia y lo lleva a juicio por una serie de asesinatos que en primer lugar el Sr. Gélido no reconoce, aunque termina confesando después de la madrina.

Helada madrina

Durante el proceso judicial de Freeze, Bruce Wayne es parte del jurado y sorpresivamente es el único que lo defiende y se encarga de poner en tela de juicio a Batman, sus métodos y credibilidad.

¿A qué está jugando King con esto? De cierto modo, los argumentos de Bruce Wayne contra Batman son una especie de reproche sobre lo que DC y la cultura popular han hecho con el personaje.

Dispararse en el pie, descripción gráfica

Después de leer Batman #53, la tercera parte del arco Días Fríos, donde Wayne hace la mayor argumentación contra Batman, entiendes por qué era necesario que Selina Kyle lo dejara plantado con el mismo pretexto barato de siempre.

Tom King nos está forzando a sentir la rabia que siente Bruce ante una excusa tan pobre, que entendieras la motivación que lo lleva a cuestionarse en qué se ha convertido y cuál es el mensaje que está dando sobre quién o qué es el personaje que creó.

Cuando empieza a declarar en contra, es muy probable que el lector piense: “Sus planteamientos son muy pobres, esto es redundante, ¡Es Batman, no puedes argumentar contra Batman y que te salga bien o que Batman pierda, porque ES BATMAN!”… Y es que la frase “I’m Batman” está tan permeada en el imaginario colectivo que se toma como un absoluto.

Esa frase que encierra un: “Soy super detective, todo poderoso, hiperinteligente, capaz, nunca me equivoco, las traigo a todas muertas, soy el más chido de la Liga de la Justicia, si quiero con mi súper inteligencia y mi varo mato al mismísimo Superman, puedo regresar a mi hijo de la muerte sin consecuencias, cuando DC está en problemas métanle más Batman porque soy lo único que los puede salvar, si quiero puedo ser Dios”.

Y eso es justamente lo que King critica, usando la voz de Bruce Wayne juzga a Batman diciendo que nadie es capaz de ver sus errores porque lo tienen en el nivel de dios, ese dios que la religión no te permite juzgar, cuestionar y que su voluntad es ley.

Al hablar del dios cristiano se le cuestiona a Bruce si es creyente, a lo que contesta que solía serlo pero que las cosas han cambiado con el tiempo. Esta parte ha provocado que diversos medios den por hecho que el personaje se declaró ateo, pero King ha dicho que ese no es el sentido, ni lo que Bruce estaba expresando.

Con el argumento final en el que marca la clara diferencia entre Batman y dios, deja entrever que su concepto de ente supremo es por mucho más elevado que una personificación, pero lo tiene, por lo que no podría ser ateo.

¡Santas blasfemias, Batman!

Finalmente Bruce reconoce en qué se ha convertido Batman y notarlo es algo que no le gusta:

“Por años puse cada parte de mí en Batman porque era bueno, suficientemente bueno para protegerme del dolor, mi madre, mi padre, esta vida, esta ciudad, el miedo a todo, simplemente rompiéndose y funcionó, yo funcionaba. Después de tantos años tenía algo que pensé que no podía tener, era feliz. Grité, grité tan fuerte como pude y mi grito era una plegaria. ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Batman, ayúdame! y sigo esperando. Él no es bueno, no lo es. Él no provee consuelo para el dolor, no puede darte esperanza eternamente, no puede confortarte por el amor que perdiste”.

¿Si era tan bueno por qué lo están juzgando?

Tiene razón, después de todo el personaje creado para devolver y mantener la esperanza para parecerse a un dios es Superman, no Batman, aunque a DC ya se le haya olvidado. Batsy es un simple mortal totalmente falible y es él mismo quien nos lo viene a recordar.

Después de aclarar todos sus puntos y que el jurado emite su veredicto, llama a Alfred y le pide que saque el traje anterior pues necesita recordar quién es. Casi de manera paralela a lo que Selina dijo respecto a la modificación de su disfraz como Catwoman en su título en solitario.

Sacando a pasear los calzones

Así que viéndolo de manera objetiva, esto de volver a los chones de fuera no es más que DC que sigue tratando de limpiar el desastre echando abajo lo que queda de su etapa de los N52, pero aparentemente King decidió hacerlo con estilo.

Seguiremos informando.