Canek Jr. #1 – Reseña

En México, los mundos de la lucha libre y el cómic siempre ha tenido una relación cercana. Las películas e historietas han hecho que, en el imaginario colectivo, veamos a los luchadores como nuestros superhéroes de carne y hueso, aunque lejos quedaron las épocas de la venta de ejemplares de cómics por millones, existen aún esfuerzos de tomar a estas figuras y usarlos de protagonistas en el mundo de las viñetas, como es el caso de de Canek Jr.

DE DOS A TRES CAÍDAS

Con un equipo conformado por Dan Lee (escritor), Rulo Valdés (artista) y Everardo Ferrer (editor), Canek Jr. evita todo tipo de elementos fantásticos comúnmente asociado a las figuras del pancracio, de hecho la historia está asentada en un mundo más realista, en un entorno urbano y familiar, pues transcurre en La Merced, uno de los barrios populares más famosos de la Ciudad de México.

La historia es directa, vemos a Canek Jr. en el cuadrilátero luchando con varios rivales, mientras reflexiona sobre lo que realmente significa ser un luchador, no sólo en el ring, estos pensamientos se yuxtaponen con la trama principal, donde vemos al Príncipe Maya entrenando a los niños del barrio, apoyándolos y ofreciéndoles, a través del deporte, una alternativa a los vicios a los que pueden verse tentados.

En cuanto al apartado gráfico, hay detalles menores en cuanto a escalas o decisiones en el uso del color y efectos que, opino, no resaltan el dibujo como debería ser su función. No voy a ser el carnal que le enseñe a dibujar a Rulo, cuya calidad ya está más que demostrada hasta para trabajar en Marvel. Cada viñeta no necesita ser perfecta para que el conjunto funcione, y en este caso cumple más que bien.

Me parece que el cómic de Canek Jr. tomo una decisión inteligente al elegir un tema como las causas sociales para ser una las bases en torno al cual gira la historia, pues si de primera instancia el cliente primario es el fanático de la lucha libre, ante un público neófito puede sacar la carta de ser algo más que un producto de entretenimiento, pues aborda problemáticas cercanas a nuestra sociedad, lo cual puede ser un argumento poderoso con el comprador casual.

De buena manufactura en creación e impresión, el punto débil no tiene que ver ni con el dibujo, la historia o el protagonista, sino en el precio, que es $100 pesos. Este cómic sufre del mismo mal que el Kalimán de Kamite que, al ser un proyecto independiente, es lógico que los costos de producción se eleven.

Aunque Canek Jr. trata sobre las vivencias de una clase popular, el precio no lo es tanto, lo cual puede desalentar al público al que se nota que va dirigido. con un precio al público de $100 pesos, la lucha más fuerte a la que se enfrenta es resistir un combate de 2 a 3 caídas a productos similares en el mercado que cuestan la mitad.