El Captain America de mis recuerdos

Siempre he pensado que hay dos tipos de personas: Los que conocen a Captain America y los que creen conocerlo.

¿Le han preguntado a alguien que no lo conoce qué opina de él? Ya sea gente que lea cómics o no, siempre dan una respuesta similar a: “Es la representación del gobierno de Estados Unidos” o “es un soldado que sólo recibe órdenes” o “encarna el poder de una nación”. Los más ignorantes dicen que pelea junto a Superman, pero ese es otro asunto. Siempre quiero contestarles, pero hablar de mi personaje favorito requeriría una respuesta más amplia.

En estos tiempos en los que la imagen de este superhéroe de Marvel se ha visto trastocada por la saga Secret Empire, me gustaría hablarles del Capi de mis recuerdos. Habrá mucha nostalgia y algunos spoilers, les aviso.

Cuando era niño, mi primer contacto con el personaje fue gracias a las animaciones de The Marvel Super Heroes, donde usaban mucha de la mitología de los cómics para presentar no sólo a la Leyenda Viviente, sino también a Iron Man, Thor, Hulk y hasta el príncipe Namor. Mientras el dios del trueno acaparaba mi atención por el poder y la nobleza que demostraba, Cap era el más valiente: luchaba en la guerra y por azares del destino llegaba a nuestros días a ocupar un lugar dentro de los Vengadores. Siempre con la convicción de enfrentar al mal encarnado, personificado por Red Skull y Baron Zemon: representantes de la Alemania Nazi. Era fantástico ver cómo rebotaba el escudo del Capi entre sus enemigos, hasta que regresaba perfectamente hacia sus brazos.

Cap ligando en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Esta animación caló tan profundo en mí que me llevó hacia los cómics. En esas épocas, la ahora desaparecida Novedades Editores publicaba muchas historias del Universo Marvel en una historieta llamada El Asombroso Hombre Araña Presenta. Yo entré a sus cómics cuando ellos publicaron Captain America Vol. 1 # 332:

En la portada, Capitán América luce derrotado, tras él una bandera grande de Estados Unidos. En el cómic, una comisión integrada por miembros del gobierno gringo quería obligar al Capi a trabajar bajo el mando de ellos (ya que la imagen del héroe es propiedad de Estados Unidos), pero Steve Rogers renuncia, ya que su aspiración es representar al sueño americano (libertad y justicia para todos), no a la administración en Washington.

Un clásico de nuestros tiempos

Esta saga ideada por el escritor Mark Gruenwald (Q.E.P.D) se divide en dos vertientes: Una en que vemos a John Walker, el nuevo Cap elegido por la Comisión, brutal y con la violencia como estandarte; y otra con un Steve Rogers que asume el papel de justiciero al margen de la ley, llamado simplemente The Captain y equipado con un traje negro, blanco y rojo y un escudo de vibranio, además de los principios que manejaba siendo Vengador.

Es una serie de 17 números en que al final (Captain America Vol. 1, número 350), los dos Capitanes se cruzan en una batalla donde se revela que Red Skull estuvo detrás de todo. Una saga de 18 meses en los que te muestran de qué está hecha la imagen del Capitán América.

¿Captain afroamericano? Antes hubo un Bucky alternativo.

Sería demasiado extenso explicar cómo Gruenwald logró contraponer al personaje con la crudeza de los cómics de los 80 para mostrarnos las características principales del Cap, quien lucha porque su país mantenga el Sueño Americano (defiende la democracia, igualdad y los derechos civiles de los gringos), no necesita tener el escudo o el uniforme para dejar de ser quien es (algo que demostró cuando asumió el rol de Nomad o cuando perdió su escudo a finales de los 90).

Es leal a sus amigos y a la gente que hace justicia (Sam Wilson, Jack Monroe y el novato D-Man lo acompañaron en esta saga), pero deja de respetarlos si rompen la ley (la historia apareció de forma paralela a Iron Man: Armor Wars, donde Tony Stark usa métodos extremos para recuperar su tecnología, lo que lo enfrenta con Rogers). Es un líder nato y con una determinación inquebrantable, busca el bien común por encima del personal, enfrenta al mal sin importar su tamaño y es respetuoso de su gobierno, aunque sabe apartarse de él cuando éste no hace lo correcto (este arco y Civil War son los mejores ejemplos de ello).

Mark Twain decía que la historia no se repite, pero sí rima

Sentí curiosidad por saber más sobre la historia del Cap y en cada época y etapa del personaje encontré reflejadas las mismas características hasta que se volvió mi héroe favorito. Tanto sus cómics como los de Avengers se volvieron por mucho tiempo de mis preferidos. Escritores como Stan Lee, Roy Thomas, John Byrne, Mark Waid, Ed Brubaker, Rick Remender, Kurt Busiek, Brian Bendis y muchos más lograron mantener la tradición del Vengador de las Barras y las Estrellas, el Centinela de la Libertad, la Leyenda Viviente.

Y no sólo en los cómics. En cada serie de televisión en que aparece se han respetado los valores que hacen al personaje lo que es. Para todos los fans es una figura reconocible y para los que apenas lo descubren es un buen ejemplo a seguir. Y vaya que este mundo, en especial en estos tiempos, requiere que reaprendamos lo que Steve Rogers proclamaba como filosofía personal.

El Cap se mira al espejo y sonríe al recuperar el manto.

Por todo esto y más, me entristece ver que Marvel optó por corromper al Capi para convertirlo en líder de Hydra, y a pesar de que al final de Secret Empire hayan regresado a “la esencia” del personaje, la imagen de Steve Rogers en el Universo Marvel ha sido trastocada, vulnerada, debilitada. Era lógico que en estos tiempos la editorial se llenara de críticas y no de aplausos y buenas ventas por ello. A pesar de que Marvel Legacy promete regresarnos al “Captain America de siempre”, no borra los efectos de la etapa de Nick Spencer: una trama bien contada, pero con resultados catastróficos para el personaje.

Tanto los que conocen al Cap como los que no, están de acuerdo en que Captain America es todo menos un villano. Los puristas y espontáneos no reaccionarían bien a este hecho. Con la exposición mediática que tiene actualmente y con más de 70 años de historias, no podían esperar una reacción positiva a un giro argumental tan arriesgado como este ¿no lo creen?

¡En tu cara, Nick Spencer!

Hace casi 10 años (desde Spider-Man: One More Day) dejé de enojarme con los cambios o muertes que tienen los personajes de cómics. Con el tiempo muchos reviven, vuelven a sus estatus originales y las historias malas no duran para siempre. Esa experiencia me gustaría dejársela a los haters que viven de criticar las decisiones editoriales. Yo mismo no la pasé bien con las etapas de Remender y Spencer, pero en lugar de indignarme y llenar de odio los foros, traigo a la memoria lo que amo de Steve Rogers y evoco historias como las que creó Mark Gruenwald (el editor que conocía todos los secretos, según Marvel), que tienen al personaje que sobrevive al tiempo y a las modas: Es el Capi de mis recuerdos.

¿Tú tienes una historia favorita del Captain America? Cuéntanos en los comentarios.