Catwoman vs Black Cat: Lucha en jaula

Versus

¡Hoy en la Arena Covacha, les traemos una de las contiendas que más revuelo causa!: La batalla por el título de la mejor gata del medio comiquero. Para llegar a esta lucha de jaula sin límite de tiempo y donde todo es permitido hubo fase de eliminación quedando sólo las dos más poderosas:

Por la esquina plateada: Suena “You can leave your hat on” de Joe Cocker y aparece Felicia Hardy, alias Gata Negra (Black Cat), second: Spider-Man.  

Por la esquina morada: Se escucha “Love To Love You Baby” de Donna Summer y vemos a Selina Kyle, aka Gatúbela (Catwoman), cuidando a un pequeño gato que deja en su esquina. Second: Batman.

(informamos que ambos seconds fueron vistos en gárgolas contrarias haciendo como que no ponían atención a la lucha).

¡ROUND 1, INICIA LA PELEA!

 

Gatúbela fue creada por Bob Kane y Bill Finger e hizo su primera aparición en la primavera de 1940 en el N° 1 de Batman.

La Gata negra es creación de Marv Wolfman y Keith Pollard en el verano de 1979, debutando en The Amazing Spiderman #194, casi 40 años después,

¡La señorita Kyle propina el primer zarpazo a su oponente!

¡ROUND 2, RESPUESTA AGUERRIDA!

Ambos personajes han tenido variaciones en su origen a lo largo del tiempo dependiendo del curso que tome la continuidad de cada editorial, pero la que más cambios ha sufrido es Catwoman:

Inició como una ladrona que se hacía llamar simplemente “La Gata” y que en sus primeras apariciones no portaba nada alusivo a algún felino, para después ser  asistente de vuelo con amnesia, obsesionada con los recuerdos de la veterinaria de su papá llena de gatos, para después (1987), gracias a Frank -misógino- Miller (Ups, ¿lo pensé o lo escribí?), convertirse en prostituta dominatriz, pasando también por ser dirigente de la mafia, hija de padres alcohólicos y eventualmente quedarse huérfana, terminando en un circo y finalmente en las calles, a actual compañera y prometida del Caballero de la Noche.

Por su parte, Black Cat tuvo una vida más tranquila y estable conservando el estándar en su origen: Una niña rica que sufría por creer a su padre muerto para después descubrir que en realidad estaba en la cárcel por ser un famoso criminal de guante blanco.

Al llegar a la Uni iba a ser atacada sexualmente por un compañero pero recibe auxilio de un chico llamado Ryan que posteriormente sería su novio y acabaría violándola porque “se ganó el derecho” (¿cómo no querían que Gail Simone sacara su “mujeres en la nevera”?), a partir de ese momento empieza a sentir odio por los hombres y se promete no permitir que nadie la vuelva a violentar.

Entre sus nuevos objetivos está sacar a su padre de prisión.

Sólo basta echar un vistazo a la variedad de historias de Selina para darnos un colapso nervioso y ¡Uy! le pareció ver un lindo gatito atorado en la jaula, lo que la hace perder la concentración, cosa que Hardy (hasta tiene apellido de luchadora) aprovecha para abalanzarse sobre ella y le asienta unas buenas arañadas.

El público se emociona, se escucha un entusiasta “¡Sí!” desde la gárgola del arácnido mientras el murciélago solo emite un casi imperceptible “Jmmh”.

¡ROUND 3, SE ENCIENDEN LOS ÁNIMOS!

Si bien Selina se caracteriza por su elegancia y sigilo, no duda en plantar una buena batalla sin temor de romperse las garras, así que con una patada empuja a su oponente hacia atrás y gracias a sus habilidades gimnásticas y flexibilidad, logra recomponerse, mientras azota el látigo, que hasta ahora había llevado enrollado en un costado, para sujetar la lámpara que pende al centro y poder escapar de la jaula, cosa que no le será posible pues pese a ser una experta en el manejo de su instrumento, el efecto de manipulación del campo de las probabilidades que Black Cat obtuvo gracias a Kingpin hace que falle y sólo rompa el foco de la lámpara, provocando que la arena quede en completa oscuridad.

Ante el abucheo del público por perderse parte de la contienda, Gata Negra cree obtener ventaja gracias a sus lentes de contacto de visión térmica, pero no contaba con que Catwoman también está equipada con lentes de visión nocturna.

Cuando funciona la planta de luz y los espectadores pueden observar la lucha, ambas están enfrascadas en una peleaa cuerpo a cuerpo donde se observan varias técnicas artemarcialistas. Ambas fueron entrenadas en distintas disciplinas, pero Catwoman parece tomar ligera ventaja debido a que aprendió con uno de los mejores luchadores del universo DC, Wildcat, y claro, por su experiencia en peleas callejeras con su second (sigh).

Parece que está a punto de acorralar a Hardy, pero…

¡ROUND 4, FINAL DRAMÁTICO!

Después de haber visto la desconcentración que el gato provocó en Kyle, en un hábil movimiento Felicia lo toma con su gancho retráctil, por lo que la ex-ladrona de Gotham azota el látigo contra el gancho para lograr que Hardy lo suelte, pero ésta aprovecha para hacer uso de su fuerza corporal superior (equivalente al triple de la de Selina) y someterla contra la lona con un nudo chino.

Sin ánimo de rendirse, Gatúbela permanece en silencio y, al verla tan agotada y sin mayor fuerza, Felicia decide dirigirse con paso sensual a la puerta de la jaula para forzar la cerradura y alzarse como vencedora absoluta, pero justo en el momento en el que está a punto de abrir siente un pequeño piquete en la nuca mientras escucha lo siguiente: “Para ti siempre se trató de venganza, niña bonita, para mí se trata de supervivencia, jamás subestimes a esta gata. Puedes matarme pero tengo vidas de sobra, miau”.

El gato que Selina estuvo protegiendo toda la contienda llevaba en el cuello un frasco de veneno que había aprendido a preparar durante su época con Poison Ivy, mismo que le inyectó a Gata Negra para poder triunfar.

El público enloquece, Spidey se apresura a atender a su co-equipera mientras Selina sale de la jaula, voltea a la gárgola oscura y manda un beso porque sabe que aunque no lo vea, él está esbozando una ligera sonrisa.