Che: Una novela gráfica revolucionaria

“Hice la amarga reflexión de que quedábamos 13. Uno más que los que tuvo Fidel tras el desembarco del ‘Granma’… Pero no era el mismo jefe.”
–Che: Una vida revolucionaria Vol. 3

ADAPTANDO LA HISTORIA

La novela gráfica de José Hernández basada en la exitosa biografía escrita por John Lee Anderson narra en tres tomos la mayor parte de la vida del revolucionario argentino Ernesto Guevara, comúnmente conocido como El Ché.

Primero que nada habría que decir que aunque la biografía escrita por Anderson es un trabajo de periodismo riguroso con fechas y referencias específicas, la intención de Hernández era hacer una interpretación más libre con mayor dramatismo con la idea de hacer más fluida la historia.

Hernández, con su pasado estudiantil como cineasta, procura involucrar una secuencia de planos y métodos narrativos que proporcionan una experiencia en algunos momentos bastante interesantes aunque constantemente despegado de la historia estricta del Ché.

Cuando ganas la Revolución, pero no su corazón.

ASÍ VA LA VIDA

Los capítulos nos muestran 3 etapas y facetas del Ché.

Primero, Doctor Guevara es Ernesto antes de convertirse en El Ché: Un egresado de medicina que viaja por Latinoamérica para conocer el mundo y encontrar aventuras. Lo mismo ejerce como ayudante de médico, vende santos falsos e incluso saca fotos a parejas amorosas en la Alameda para poder sobrevivir. Hasta encontrar a Fidel Castro, que le da un nuevo propósito en su vida y lo une a la causa de la Revolución en Cuba.

El segundo tomo, Los años de Cuba, nos muestra al Ché ya como la figura que reconocemos. Con la barba, el puro y su uniforme guerrillero. Nos cuenta sus años combatiendo en la Revolución, así como sus días como funcionario del gobierno emergente. Aquí se muestra la consolidación y desencanto del sueño comunista.

Por último, Sacrificio necesario es, tal vez, la más debatible de las etapas del Ché, quien después de varios fracasos es capturado en Bolivia. El cómic transcurre durante sus últimos días en los cuales espera su destino.

REVOLUCIONANDO ANDO

Lo más notable de esta adaptación son los inicios y finales de cada tomo. El primero abre con Ernesto soñando con un futuro de él mismo anunciándole su final, el segundo con una carta a Fidel y el último con su captor preguntando a su superior qué deberían hacer con “El Ché” ahora que está capturado.

El dibujo de José Hernández, que parecen ser carboncillos o lápices finos con unos excelentes colores digitales, le dan una suerte de realismo a la novela que te ayuda a imaginar que realmente estás viendo una película actuada por el mismo Fidel dando alguno de sus famosos discursos.

A pesar de la belleza de su trazo y que Hernández es uno de los mejores caricaturistas de México, le falta mucho por aprender como narrador gráfico. Esto se nota fácilmente en las transiciones entre historias, las cuales son torpes y sin fluidez, lo que da la impresión de que en realidad estamos viendo más un compendio de “historias anecdóticas” del Ché que una historia adaptada. Es decir, pareciera que va de historia en historia sin un hilo conductor claro entre la mayoría de ellas.

Entre sus fallas narrativas quiero destacar la dificultad que le suponen los enfrentamientos bélicos, y es que en verdad la dinámica en el dibujo no es su fuerte, haciendo que todas las escenas de batallas parezcan carentes de fuerza y velocidad.

Y sé bien a qué se debe: La cantidad de referencias fotográficas que usa en favor de ser lo más realista posible hace parecer que esto podría ser un collage de fotos cortadas y pegadas en diferentes fondos para contar una historia cual fotonovela.

Así que las escenas en las que no hay fotos qué duplicar (como en las batallas), se ven desprovistas de realismo y hace que sus defectos narrativos se noten más.

Para mí son defectos que estoy dispuesto a aceptar y dejar de lado, en vista del trabajo tan bonito de dibujo y adaptación que ha hecho. La novela gráfica es de fácil lectura, aún en el capítulo uno, que es el que tiene menos anécdotas interesantes. Pero si eres una de esas personas que aborrecen a dibujantes como Greg Land o Alex Ross por su uso de referencias fotográficas, entonces seguro que vas a odiar el dibujo de esta novela gráfica.

Concluyendo, diría que es una buena adaptación novelizada de la biografía hecha por John Lee Anderson y cumple en ser fácil de observar, contando además muchas de las anécdotas importantes sobre el mito de El Ché Guevara. Pero si deseas algo más profundo y exacto definitivamente deberías leer el libro.


FICHA COVACHA

CHÉ: UNA VIDA REVOLUCIONARIA

Historia | Jon Lee Anderson
Arte | José Hernández

3 Tomos pasta dura | 2015-2017 | Editorial Sexto Piso