El Manual del Guerrero Kundalini, el legado de Oscar González Loyo

En blanco y negro, a través de 100 páginas, El Manual del Guerrero Kundalini recopila en un solo volumen las enseñanzas y moralejas que aparecían al final de las historietas de Karmatrón y los Transformables. Según el autor, Óscar González Loyo (OGL), estás páginas con mensajes de sabiduría fueron el secreto del éxito en esta historieta. Sin duda, otorgan al lector una memoria del trabajo de Óscar.

SABIDURÍA ANCESTRAL

Al ser de otra generación, personalmente no tuve mucho acercamiento con Karmatrón en su etapa original, sin embargo, cuando compré este volumen hace algunos años, me llevé una grata sorpresa.

Las enseñanzas que Óscar escoge para entregar son testigo fiel de su creencia, pensamiento e ideología. Algunas como producto de sus propias reflexiones y muchas adaptadas de otras fuentes para encajar o ser más afín a la mitología de Karmatrón.

En cuanto a la selección de enseñanzas o filosofías, hay que decir que sus fuentes son de lo más diversas posibles. Van desde parábolas de Jesucristo, canciones de los Beatles, pensamientos Zen e incluso algunos cuentos de Vernon Howard. Si gustas de este tipo de lecturas, probablemente encontrarás algo que te haga eco o te sea de utilidad.

El dibujo de Óscar siempre destaca. Si bien clásico y caricaturesco, también muy fiel a su estilo y preciso al momento de contar las historias. En sus ilustraciones a veces mezcla técnicas propias de la época (como el collage o puntillismo), pero su narrativa se enfatiza en los momentos en los que traduce a historieta las parábolas o cuentos de sabiduría.

Al momento de narrar las enseñanzas, el compendio varía entre los textos ilustrados y las historietas, donde explica más a fondo las situaciones. Usando los cómics también adapta algunas fábulas de diversas fuentes (siendo mi favorita la del gato Zen).

Sus textos e historietas, logran explicar de forma sencillas conceptos tan profundos como las paradojas, la muerte, la disciplina, el aura, el Tao, y claro, el karma. Con dibujos y personajes hace ameno el aprender otras formas de ver los problemas o los sentimientos. Mención aparte para Woodlf, “el amo de las parábolas y paradojas” y quien guía al lector a través del mundo de las contradicciones.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

TROPEZÓN ESPIRITUAL

Lo que me parece criticable son las páginas ilustradas, donde la predominancia del texto hace que el volumen en ocasiones sea tedioso de leer. Se nota muchísimo que estaban diseñadas para ser leído al final de una historieta y no como recopilación página tras página. Es un fallo excusable, ya que el recopilatorio sirve también como testigo de cómo eran estás páginas dentro del cómic, sin embargo, me habría gustado que ese espacio se utilizara en más historieta.

Sobre la edición del volumen, OGL prometía que erá el primero de muchos (incluso está impreso con el número 1) y en la tercera de forros nos anuncia que su impresión (primera edición) fue patrocinada por el Corporativo Empresarial y Jurídico S.C. (a quien agradezco tenerlo en mis manos). En su momento pregunté a Óscar por el segundo tomo y me hizo saber que era un proyecto en el que había trabajado, pero que preferían enfocar sus esfuerzos en el relanzamiento de Karmatrón.

No dudo que haya varias páginas o incluso el volumen completo dibujado, y de ser así me gustaría leerlo. Si bien como lector puedes o no estar de acuerdo con todo lo que dice, también hay que reconocer que hay muchas enseñanzas dentro de sus páginas.

Personalmente, debo aceptar que de éste recopilatorio aprendí un par de cosas, como “el buscar sin buscar” y “el escuchar la respuesta en tu interior”. Honor a quien honor merece.

Resultado de imagen para el manual del guerrero kundalini

EL CICLO SIN FIN

En resumen, recomiendo su lectura siempre que quieras aprender visión espiritual que Óscar González Loyo aprendió y buscaba compartir. Este recopilatorio es en verdad “La filosofía de Karmatrón”, pero incluso el autor advierte que es para formarse una referencia, no una ideología. Si no, como dice la contraportada, “mejor te valdría tirarlo a la basura”.

Desde mi punto de vista, el trabajo más personal y que mejor refleja la personalidad de Óscar es el que dibujó en estas páginas. Si quieres leer algo para conocer su trabajo, ésta es probablemente tu mejor opción.