El mundo de One Piece y nuestro mundo actual

Acción, comedia, aventura… el hombre que escribió todo esto envió a la gente a los mares con sus primeras páginas. Hace 20 años, el rey de los piratas Eiichiro Oda publicó el primer manga de One Piece en la Weekly Shonen Jump en 1997, y desde ese primer número semanal Japón y el mundo entero se sumergieron en la gran era de los piratas.

Entre sus innumerables peculiaridades, One Piece tiene un corazón épico en la historia de Monkey D. Luffy y su tripulación “los sombrero de paja”, pero son las historias a con las que se cruzan los protagonistas las que dan una mirada más profunda al mundo de One Piece, el cual, por siniestro que parezca es sólo un reflejo del nuestro.

A LA MAR

Al inicio One Piece transcurre como el típico manga shonen de acción y aventura. El protagonista es idealista, fuerte y lleno de potencial, su meta es clara, ser líder, rey o invencible bajo el cielo y avanza hacia la meta por medio de ayudar a los indefensos y derrotar enemigos cada vez más fuertes y aterradores en batallas cada vez más espectaculares.

Pero a la par el autor va incorporando muchos detalles, referencias y guiños que van expandiendo el mundo que navegan estos piratas, por ejemplo: habilidades que Luffy conocerá hasta 400 números después aparecen en el número uno, la tripulación del Rey de los Piratas aparece en un flashback en los primeros 20 números y muchas cosas que parecen diálogos inconsecuentes o sucesos menores  demuestran un significado mayor a lo largo de la extensa aventura que es buscar el One Piece.

Para ser un mundo fantástico, el mundo de One Piece está muy bien definido, es un mundo dividido en cuatro océanos por un meridiano de roca, la Red Line, y un ecuador formado por un quinto océano casi inaccesible, la Gran Line.

En estos cinco océanos no existen continentes sino varias islas habitadas que pertenecen a distintos reinos, los cuales están organizados bajo un solo Gobierno Mundial el cual es dirigido por un selecto grupo de individuos quienes asumen el rol de gobernantes absolutos que heredan su pesto a sus hijos sin posibilidad de ser removidos, entiéndase, están dirigidos por una oligarquía que controla a todos los monarcas, al ejército, a la policía, organizaciones de inteligencia y a la marina.

El Gobierno Mundial de One Piece tiene la autoridad suficiente para establecer nuevos reinos, derrocar gobernantes y, de ser necesario, asesinar o desaparecer a individuos que no sigan sus órdenes, aunque raramente ejercen ese poder tan extremo y se dedican regularmente a realizar las labores de un gobierno que protege a sus ciudadanos, recauda impuestos, captura piratas y mantiene cárceles.

EN CADA COSTERA MUCHO SE ESPERA

A lo largo de su viaje, Luffy conoce personas cuyos conocimientos ponen en jaque la estabilidad del gobierno y son perseguidos por servicios secretos del gobierno, muchos de estos sus familiares y nakamas, de entre estos forajidos destaca el Ejército Revolucionario y su líder Dragon (quien aparece ayudando a Luffy en el número 100 pero su rol en la historia no se revela sino hasta 300 números después). La meta final de su ejército es abolir todos los reinos injustos y a la nobleza gobernante por medio de guerrillas, liberación de esclavos, presos políticos, y sumando a los liberados a sus filas de combatientes y espías.

Mucho de esto inspirado en el periodo de la revolución francesa y los movimientos revolucionarios posteriores, el ejército de Dragon toca temas muy conocidos en nuestra historia como poder a los oprimidos, derrocar a la monarquía y la búsqueda de la justicia social para todos y de seguir así la historia de One Piece esperemos no lleguen al punto de abusar de las guillotinas, crear una época de terror o apuntar un emperador supremo.

Uno de los temas más impactantes que aborda Oda desde los primeros números de One Piece es la segregación bajo la que viven los tritones y sus consecuencias al enfrentar al pirata Arlong; un tritón quien busca venganza contra los humanos por el trato que recibe su raza. Posteriormente Luffy y compañía se harán amigos de tritones y sirenas quienes les explicarán que por ser físicamente distintos a los humanos se les obliga a vivir en una isla submarina lo cual crea descontento y divide a los “hombres-pez” a favor de la convivencia pacífica con los humanos o en pro de rebelarse y arrebatar el control del mundo a los humanos, creando así varios piratas tritón que buscan salir a la superficie o buscar venganza como Arlong.

Si esta historia de segregación les suena familiar es porque refleja la historia de la segregación racial de los pueblos africanos en el mundo, principalmente lo sucedido en Sudáfrica con el apartheid, sistema que dividía a las poblaciones blancas y negras para dar control a los habitantes blancos sobre el país entero, medida que llegó a su fin hasta recientemente en 1992. Y también resalta como inspiración las protestas de Martin Luther King y Malcolm X en EUA quienes protestaban a favor de los hombres y mujeres afroamericanos, el Dr. King a favor de la igualdad social y el respeto mutuo entre los pueblos sin segregación ni violencia racial y Malcolm X a favor de la superioridad del pueblo negro por encima de los blancos y la desaparición de estos. Si esto les parece familiar en filmes recientes recuerden que es porque Black Panther (2018) toca también estos temas.

Hablando de la segregación también hay que recordar un problema históricamente relacionado, la esclavitud, presente en nuestra historia hasta hace unas pocas décadas, al menos de manera legal. En el mundo de One Piece aquellos con dinero pueden adquirir personas de todo tipo de razas para trabajar como sus esclavos como obreros, sirvientes, gladiadores, etc. en la serie es un problema que no deja de afectar a muchos personajes a lo largo de la trama, incluidas las sirenas, reyes derrocados y varios fugitivos de este sistema que decidieron convertirse en piratas.

Inclusive en una saga reciente el tema es abordado en un adinerado país liderado por un pirata conocido en el bajo mundo como Joker, quien tiene una comunidad secreta de esclavos fabricando armas día y noche y vendiéndolas en el mercado negro a naciones en guerra, tanto a los atacantes como a los defensores, creando así una fortuna de la esclavitud y las muertes a su alrededor.

Como dije antes, la esclavitud se ha considerado ilegal desde hace unas cuantas décadas en nuestro mundo, pero no por eso ha dejado de existir, vivimos en un mundo en el que es común escuchar de la trata de blancas, el secuestro de infantes para trabajos forzados o como soldados y de poblaciones enteras que viven amenazadas por traficantes para ser agricultores y productores de drogas.

NAVÍO PARADO NO GANA FLETE

Todos estos temas, revoluciones, gobiernos corruptos, segregación, esclavitud, y muchos otros en los que no he podido profundizar como las diferencias de clases económicas y sociales, el papel de la prensa libre y la controlada por el gobierno, el ideal de la justicia del gobierno y las forma de abordarla de cada individuo de la marina o el tema mismo de la piratería desde el siglo XV hasta la era actual, y muchos más temas tocados por Oda en One Piece no son sino reflejo del mundo en que vivimos actualmente, oculto bajo la apariencia colorida y romántica del mundo que exploran los sombreros de paja, un reflejo que merece ser visto y analizado porque es a través de la ficción que como seres humanos logramos empatizar y comprender mejor nuestra realidad.

Como dije, el mundo de One Piece es un reflejo del nuestro.