Judas, de Jeff Loveness y Jakub Rebelka

Recomendaciones de la Comicteca

Toda historia necesita un villano. Eso es algo que nos han dicho una y otra vez, y usualmente es cierto. Así que “la historia más grande jamás contada”, como suele llamarse al conjunto de relatos que forman la biblia judeo-cristiana debiera tener a los villanos más grandes, ¿cierto?

La historia de Judas Iscariote debe ser una de las más conocidas sin importar las creencias de cada uno, al menos en el mundo occidental en que la religión forma parte de la educación temprana del gran grueso de la población. Su nombre se convirtió en sinónimo de traidor, y no es usado para bautizar a nadie porque ¿quién querría que sus hijos compartiesen nombre con tan deleznable figura?

No es extraño que algunas historias biblícas sean reinterpretadas o contadas en versiones alternativas con resultados que varían desde meras curiosidades o divertidos experimentos que se regodean en blasfemar, hasta verdaderas maravillas que encuentran una forma fresca y diferente de explorar a estos personajes. Por fortuna, Judas, de Jeff LovenessJakob Rebelka, es una de éstas últimas.

La historia que Loveness y Rebelka cuentan no es una crítica al cristianismo, pero tampoco busca ensalzar sus virtudes. Por el contrario, se trata de una balanceada reflexión sobre la naturaleza de la fe y de la idea del destino predeterminado, haciendo un uso muy inteligente de una enigmática figura que nunca había sido explorada con propiedad ni en la Biblia ni en textos apócrifos que hagan referencia a su historia.

Todos sabemos que Judas fue uno de los doce discípulos de Jesucristo, y que eventualmente lo traicionó, llevando a su arresto y crucifixión, sólo para después suicidarse, atormentado por la culpa. Pero, ¿qué clase de hombre era antes de eso? ¿seguía a Jesús porque se identificaba con lo que predicaba? De ser así, ¿por qué lo traicionó? ¿por qué se sintió culpable por sus acciones al grado de quitarse la vida? ¿Será que más que un villano haya sido un simple peón en una elaborada puesta en escena, alguien cuyo papel estuvo siempre predeterminado, y que en realidad jamás tuvo oportunidad de actuar de otra manera?

En términos generales ésa es la reflexión que Loveness y Rebelka buscan en esta novela gráfica. Y aunque podría ser una cuestión filosófica para explayarse en su análisis, Loveness elige usar textos narrativos y diálogos al mínimo, lo que ayuda además a darle un tono íntimo al relato, realizado mayormente en primera persona por su protagonista y con ocasionales citas tanto de los evangelios tradicionales como de las versiones gnósticas.

El arte de Rebelka merece toda clase de elogios. El artista polaco es mayormente conocido por algunas portadas para el mercado estadounidense, sobre todo en el último par de años, pero sin duda se trata de un talento a quien vale la pena seguir de cerca. Sus trazos de engañosa simpleza combinados con una colorida pero “sucia” paleta tienden a ser reminiscentes de vitrales, lo que resulta particularmente apropiado para esta historia, pues por momentos sus ilustraciones parecen evocar arte sacro medieval.

No puedo elaborar más acerca de la historia, pues de hacerlo estropearía algunos de los giros argumentales que presenta, así que sólo puedo decir que se trata de una historia sumamente compleja contada con una simpleza asombrosa. A lo largo de su desarrollo plantea muchas preguntas, pero no busca responderlas de una forma tajante o conclusiva, invitando al lector a reflexionar sobre ellas para sacar sus propias conclusiones, lo que en este caso funciona para bien.

Emotiva, provocadora y complicada, es una historia que trata sobre traición, pero también sobre el perdón y la redención, aunque no siempre de la forma en que uno pudiera esperar.

Acaba de ser publicada en México por Panini Cómics México, así que el idioma ya no es impedimento para disfrutarla, y lo único que lamento es que no pude ser el traductor por conflictos de calendario. Ésta fue una de mis lecturas favoritas del año pasado (como pueden ver en el recuento que hice de los mejores cómics de 2018), y la recomiendo ampliamente.


FICHA COVACHA

Historia: Jeff Loveness
Arte: Jakub Rebelka
Rótulos: Colin Bell
Editorial: BOOM! Studios
Formato original: Miniserie de 4 números a color, tamaño estándar, 32 páginas. BOOM Studios!, 2017-2018.
Colecciones: Tomo compilatorio pasta blanda con la miniserie completa, BOOM! Studios, 2018. Tomo compilatorio pasta dura, en español, Panini Cómics México, febrero de 2019.