Las cosas están extrañas en Panini

Reseña Cafetera

¡Está rara la cosa en Panini Cómics México!

En noviembre, Panini lanzó dos cómics basados en Stranger Things, la exitosa franquicia de Netflix que va por su cuarta temporada. Si son seguidores de la serie, recordarán que cada temporada da un salto temporal de más o menos un año entre cada una, y es precisamente en esos espacios en los que se abre la oportunidad de crear historias complementarias con los personajes que conocimos en la serie de streaming.

En Stranger Things: Los Chicos Zombies, escrito por Greg Pak (Planet Hulk) y con arte de Valeria Favoccia (Assasin’s Creed), nos encontramos con una historia en apariencia ligera, que sucede poco después de la primera temporada, protagonizada principalmente por Will Byers, quien ahora es visto como un bicho raro, ya que se ha esparcido el rumor de su “regreso de la muerte” y ahora los otros chicos de Hawkins lo tratan como un fenómeno.

Peor aún, el trauma de haber estado en el Upside Down no es poca cosa para Will, pero las cosas dan un giro cuando un chico nuevo y entusiasta por el cine llega a la escuela de Will y sus amigos, a quienes les propone grabar una película de zombies con su modernísima videograbadora Betamax.

Por otro lado, en Stranger Things: Hacia la Hoguera, con guión de Jody Houser (quien adaptó Rogue One y Thrawn en formato de comic) y arte de Ryan Kelly (Lucifer, Books of Magic), nos encontramos con una historia que se desarrolla poco después de los eventos de la segunda temporada, en la cual conocimos a otros niños como Eleven, portadores de increíbles y peligrosos poderes.

En esta miniserie de cuatro números, seguimos a Ricky y Marcy, dos de aquellos chicos que lograron escapar y que buscan hacer una vida normal, pero cuando se enteran del cierre del Laboratorio Hawkins, deciden buscar a Nine, la hermana de Marcy, quien posee peligrosos poderes piroquinéticos y vive atrapada no solo en una celda, sino en su propia mente, donde es parte de un elaborado y retorcido cuento de hadas para obligarla a mantener sus poderes a raya.

Dos historias con tonos diferentes, con estilos de dibujo propios, pero que nos remiten a ese entorno de película ochentera que caracteriza a la serie de Netflix.