Los 10 Mejores Aciertos de Editorial Vid

Palabras en la Oscuridad

En la última década del Siglo XX e inicios de los 2000, Editorial VID intentó imitar los grandes logros alcanzados por la extinta Novaro y se erigió como la editorial de cómics de licencia más importante en nuestro país y algunos otros.

Durante este tiempo el país vivió una etapa de relativa calma económica que, aunada al boom del cómic mundial, le permitió a VID conformar un monopolio casi absoluto en la publicación y distribución de cómics en México, algo que no duró mucho tiempo, consecuencia de una mala planeación y cuestionables decisiones editoriales que finalmente le pasaron una factura muy alta.

Pero no todo fue negativo, aquí veremos los 10 aciertos que tuvieron los amigos de la hoja de parra en esta época, con los que lograron un lugar predominante en la industria del cómic nacional y que dominaron plenamente, casi sin competencia alguna, por espacio de casi 10 años.

1 | CÓMICS CON CRECI-LAC

Entre los años ’70 y ’80, la crisis económica que vivió México junto con los altos precios del papel, obligaron a la industria editorial a reducir sus costos de producción. Esto se reflejó en la introducción de nuevos formatos editoriales en los cómics, los tamaños media carta y bolsillo, que distaban mucho de poseer las características ideales para presentar una historieta.

El media carta se convirtió en el formato más popular en el país. Por muchos años, cómics como Superman y Batman se publicaron en el diminuto tamaño, situación que se corrigió hasta inicios de los ’90 con el inesperado éxito de La Muerte de Superman y el llamado boom en los cómics.

La editorial advirtió que existía un mercado dispuesto a pagar unos pesos más por una mejor presentación editorial, así – con Superman #224 y Batman #200, con precio de portada de $7 pesos – regresamos al formato cómic (current), devolviéndole su tamaño original a los títulos de superhéroes y que a la postre marcaría la nueva tendencia de publicación, vigente hasta hoy.

Regresando al origen

2 | AQUÍ VIENE LO BUENO, JOVEN

A mediados de los ’90, VID buscaba ofrecer la mejor edición posible. Así, una buena calidad de papel e impresión se convirtieron en sello característico en los cómics de esta editorial, que incluso llegaron a ser superiores a las originales estadounidenses.

Digno de resaltar es la calidad que le imprimía a las portadas o forros, eran muy resistentes, lo que permitía una exhibición adecuada en los puestos de revistas sin dañar la calidad de las pastas y protegiendo los interiores de la publicación.

Uno de los ejemplos más claros es su edición de El Regreso del Caballero Nocturno (The Dark Knight Returns) que presentó en dos tomos de una calidad excelente y un formato realmente de lujo.

Chuladas que nos presentaron

3 | GRANDOTES AUNQUE ME PEGUEN

Los TPB (tomos recopilatorios en pasta blanda) se convirtieron en uno de los formatos más explotados y que mejores resultados le dio a VID.

Primero intentaron (sin mucho éxito) con la llamada “Línea de Lujo”, donde presentaron Lex Luthor: La biografía no autorizada y los dos tomos de Batman: Muerte en la Familia (que debido a las malas ventas, a los sobrantes se les pegó una portada plateada metalizada que ahora es muy buscada). Pero no fue si no hasta el TPB de La Muerte de Superman que dieron en el clavo.

La primera edición de este tomo se agotó increíblemente rápido, de hecho ni siquiera salió de la Ciudad de México. La demanda fue muy superior a la oferta, lo que obligó a reeditarlo más de 10 veces, lo que constituye un fenómeno en nuestro país y que difícilmente se repetirá con ningún otro cómic.

Este éxito los animó a publicar más ediciones similares, y en los siguientes años el mercado comiqueril se vio inundado por ediciones especiales con un precio altamente competitivo que tuvieron una gran aceptación en nuestro país y que nos permitió adquirir grandes sagas como El Reino de los Supermanes, La Caída del Murciélago, Pánico en el Cielo, Maximum Carnage, Atracciones Fatales, Hora Cero, entre muchas otras, por muchos años por venir.

Desgraciadamente lo bueno nunca dura, y poco a poco los tomos cada vez incluían menos cómics y a un precio cada vez mayor, hasta llegar un momento en que pasaron a formar parte del baúl de los recuerdos.

Fue bello mientras duró

4 | SURTIDO RICO

De poco hubiera servido la excelente calidad editorial si VID no hubiera contado con una gran variedad de publicaciones, y es que si algo no se le puede reprochar a la editorial es que (en su mejor momento) tenía a la venta un abanico bastante diverso de títulos que permitía elegir entre opciones diversas.

De esta manera pudimos tener cómics como Spawn, Darkness, Witchblade, Gen 13, The Authority o Planetary, que distaban mucho de las publicaciones tradicionales como Superman, Batman, Spider-Man, Linterna Verde, Avengers o X-Men, que también publicaban.

Además tuvimos editoriales nuevas o no tan conocidas como Image, Tekno Comics, Dark Horse… ¡hasta la fugaz Crossgen llegó a nuestro país!

También nos trajo una gran variedad de cómics de la línea Elseworlds de DC y la línea Ultimate y el Mangaverse de Marvel, asi como gran cantidad de crossovers intercompañías, el universo Amalgam o los clasicos setenteros Superman-Spider-Man.

Por falta de selección no sufrimos.

5 | MUNDO VID

Como es bien sabido, en nuestro país no es común encontrar tiendas de cómics importantes, a menos que vivas en la Ciudad de México. Muchos estados no cuentan con tiendas especializadas y es problemático encontrar cómics de manera directa (si la situación actual es difícil, imagínense hace unos 25 años cuando el Internet era “cosa del diablo”).

Aprovechando esta situación y la gran cantidad de cómics que tenían en bodega, VID tuvo la acertada visión de abrir tiendas para vender todo el material rezagado y promocionar los ejemplares que de otra manera hubieran tenido estancados en bodegas.

Arrancó con algunas tiendas en la Ciudad de México y su Área Metropolitana, le siguieron las principales capitales del país, y cuando menos nos acordamos las tiendas Mundo Vid se expandieron hasta cubrir casi en su totalidad la República Mexicana, así acercó los números pasados a los lectores y movió sus existencias, un negocio redondo para los dueños de la editorial.

Dicen que este tipo de tiendas pulularon las ciudades mexicanas durante el final del siglo.

6 | VIVA MÉXICO, CA…

En sus momentos de auge, VID buscó una mayor proyección para sus ediciones y, mediante acuerdos y estrategias mercadológicas, logró vender sus cómics fuera de nuestras fronteras.

Tuvo presencia en Estados Unidos, Argentina, Chile y otros países sudamericanos, e incluso llegó a comercializar en España (¿recuerdan algunas ediciones en las que eran comunes el “tío”, ”vosotros” y demás modismos gachupines?).

Estos movimientos les permitieron sacar a la luz una gran cantidad de títulos con tirajes bastante grandes, un negocio altamente redituable. Desgraciadamente para ellos, varios factores afectaron estas transacciones internacionales, como la devaluación de la moneda argentina o cambios en los derechos de comercialización en algunos países, por lo que finalmente dejaron de tener presencia en muchas naciones.

¿En qué moneda se la vamos a cobrar, joven?

7 | GRAPAS DE A GRAPA

En determinados momentos de su historia, VID implementó una serie de exitosas estrategias de mercadotecnia que le permitieron consolidarse como una empresa importante en el mercado editorial mexicano. Una de las más exitosas fueron sus atractivas promociones que cumplían cabalmente con su función, atraer público nuevo e incrementar sus ventas.

En esos días, tenían por costumbre regalar el número uno de los cómics que editaba, en la compra de otro ejemplar. Esto atraía lectores que no conocían la serie y podían quedar enganchados con el título.

La efectividad de este tipo de promoción fue más que evidente con Gen 13, que era prácticamente desconocido en nuestro país, aún cuando su equipo creativo estaba conformado por las estrellas noventeras Jim Lee y J. Scott Campbell.

El título en general tuvo buena aceptación, pero gran parte de este éxito se debió a que regalaron el primer número de la miniserie, lo que capturó a muchos lectores que probablemente no se hubiesen arriesgado a adquirir un cómic de este tipo.

Otra acertada promoción fueron los fascículos de las primeras apariciones de los Superhéroes DC que se entregaban de forma gratuita a lo largo de distintas publicaciones de la editorial.

Para tener la edición completa tenías que ir juntando de hoja en hoja hasta reunirlas todas, es decir, las páginas y los forros que componían el cómic estaban repartidos en las publicaciones regulares y especiales de la editorial, lo que al adquirirlas te permitía hacerte de un cómic conmemorativo.

De la misma manera, en uno de sus aniversarios, regalaron cómics en la compra de otros, incluso ediciones especiales. Desgraciadamente arruinaron las portadas de los cómics gratuitos poniéndoles en relieve la palabra “GRATIS”, quitándole cualquier valor de coleccionista por esta mezquina mutilacion.

En la MECyF ’97 regalaron el Spawn #0 y Archie #1.

8 | TRABAJO EDITORIAL

De poco serviría la gran diversidad de compañías de cómics que estaban bajo licencia de VID si la elección de títulos y formatos no fuera la correcta. Esto fue uno de los puntos fuertes de la empresa.

El trabajo editorial es más que sólo pensar qué títulos quiere ver determinado sector de lectores o buscar tener contentos a todos. En realidad el trabajo del editor es sopesar los pros y los contras de determinado título, preferencias, proyección, interés del mercado nacional y, sobre todo, el formato en que se ofrecerá al público.

Lo anterior lo podemos puntualizar con el hecho de que Superman, Batman, Spider-Man y X-Men eran la punta de lanza de las publicaciones, pero estos personajes tenían más de un cómic al mes en Estados Unidos y el público mexicano no estaba acostumbrado a tal cantidad de títulos y menos a la periodicidad mensual.

VID tomó la acertada decisión de englobar todos los títulos americanos de un personaje en un sólo título quincenal, rotando de manera seriada las aventuras del personaje y permitiéndole al lector nacional seguir los arcos argumentales que presentaba un título de manera consecutiva y, al terminar, rotar a otro título, y así sucesivamente.

Esto permitía seguir los arcos de manera inmediata y mantenía cubiertas las principales historias de los diversos títulos de un personaje, aunque a la larga esto provocaría un desfase temporal considerable entre las publicaciones nacionales y las originales.

En cuanto a las ediciones especiales, VID se caracterizó por guardar cierto equilibrio entre presentar historias independientes, clásicas y en ocasiones con números de las series regulares, para disminuir los desfases temporales de sus títulos principales.

Por lo general las historias presentadas eran las más vendidas en Estados Unidos, así como alguna que otra publicación clásica o muy pedida por los fans. Lo que nos daba una gran cantidad de opciones a elegir para los lectores.

El mejor ejemplo se dio durante la etapa del Superman Eléctrico. Con de cuatro a cinco títulos mensuales del último hijo de Kryptón en Estados Unidos, en México fue necesario intercalar la historia de forma casi semanal con un número de la serie regular seguido de una edición especial de 96 páginas, así hasta concluir con el arco de los Gigantes Milenarios y Superman Forever.

La forma más rápida de seguir una serie en México hasta ahora.

9 | DE TOKIO CON AMOR

Aún cuando muchos comiqueros de hueso colorado no lo quieran admitir, alguna vez han tenido en sus manos un ejemplar de arte secuencial japonés, o sea un manga. Y cuando VID decidió incursionar en este mercado lo hizo a lo grande, con un extensísimo catálogo de títulos que hizo que muchos otakus estuvieran al punto del éxtasis.

Con la calidad que caracterizaba a la editorial, VID buscó respetar el formato original japonés en medida de lo posible, y presentaron series largamente esperadas por el público, como Saint Seiya o Neon Genesis Evangelion, que elevaron considerablemente sus ventas.

Las malas lenguas dicen que ya en su ocaso, la editorial dejó de pagar las regalías correspondientes a las editoriales japonesas, por lo que terminó por detener estas publicaciones y mató la posibilidad de ver manga en México por cerca de cinco años. Actualmente el escenario es muy distinto, con tres editoriales compitiendo por este mercado.

Mangas que no conocían ni en su casa, pero que acá comprábamos con mucho gusto.

10 | PILÓN INCLUIDO

Algo que muchos añoramos de las ediciones VID es la gran cantidad de material adicional que contenían. Esas columnas informativas, biografías y fichas de los personajes, trivias, correspondencia, pósters, portadas originales y hasta los siempre polémicos dibujos de los lectores, constituían un plus que hacía más disfrutable la lectura.

Columnistas especializados y gente con mucho conocimiento en el medio de los cómics tenían un espacio en las publicaciones y proporcionaban gran cantidad de información para complementar la edición que tenías entre manos. Te ofrecían opiniones diversas o simplemente información acerca de las futuras publicaciones de la editorial, lo que daba la sensación de cercanía y comunicación entre lectores y editores.

Hay que tomar en cuenta que en su mejor época, las ediciones quincenales de la editorial eran de 28 a 32 páginas, de las cuales 24 pertenecían al cómic original y las páginas restantes eran dispuestas a los materiales adicionales antes mencionados. Pero todo esto cambiaría después de las constantes y desmedidas alzas de precio en los cómics (mas de un 100% en 10 años), y con la notable disminución en las ventas de estos ejemplares.

Como una manera de frenar su injustificada alza en los precios, decidieron reducir el número de páginas y limitarse al contenido original de los cómics, dejando de lado una buena costumbre editorial, que hasta la fecha añoramos muchos de los que vivimos esta época, y que incluso a la editorial líder en este momento no se le ha dado la importancia que debería tener.

Kamite y Panini han intentado retomar esta costumbre con breves columnas informativas dentro de sus cómics, pero con el limitante de las páginas, distan mucho de tener toda la variedad de actividades que presentaba VID.


Aunque probablemente existen muchas otras cosas que VID hizo bien en sus buenos tiempos, estas son las más palpables para los lectores, ¿te tocó esta época de la editorial? ¿para ti cuál era su más grande acierto? ¡Comenta con nosotros!