Lovecraft, por Giffen y Breccia

Novela Gráfica

H.P. Lovecraft es uno de los más grandes autores de terror y su obra marcó un cambio en la narrativa descriptiva. Seguramente lo has leído, eres fan y sabes toda la historia de su vida; su tiempo en Providence, su infancia bajo la mirada de sus tías, el amor que vivió con su esposa e incluso el tiempo que pasó jugando a las cruzadas acompañado por su abuelo. Sabes todo eso y también cómo fue el día que encontró el Necronomicón.

Keith Giffen hace alarde de su maestría narrativa al adaptar un cuento de Hans Radionoff que muestra la historia ficticia (o tal vez verdadera) del genio que hizo posibles nuestras pesadillas. Aquí la historia, ilustrada por Enrique Breccia, ofrece una nueva perspectiva que nos hace preguntarnos: ¿Y si todo lo de sus cuentos fuera real?

En este tomo, publicado en 2004 por Vertigo Comics y posteriormente traducido al español por Norma Editorial, te descubrirás jugando con Howard de niño, leyendo el Necronomicón y enfrentando cara a cara al horror de Dunwich en un relato lleno de guiños a muchos relatos del maestro del horror que nos muestran paralelos y a un personaje que en realidad nunca habíamos conocido. Lovecraft se sirve de sus relatos para enfrentar a los otros Dioses y lo abandona todo para salvar el mundo. Si tuvieras la responsabilidad de proteger la realidad, ¿a qué serías capaz de renunciar por ella?

Con un prólogo del mismísimo John Carpenter y con elogios de varias personalidades del medio del terror (incluyendo a Guillermo del Toro), si te gusta el terror este cómic es para ti. Después de leer esta novela gráfica, te aseguro que jamás volverás a leer un cuento de Lovecraft igual. Y a la fecha sigue siendo el mejor cómic inspirado en Lovecraft que he leído.