Micro – Reseña

Hecho en México

“Mira niño, no tarda en pasar el camión de la basura. Seguro ellos sabrán qué hacer contigo. ¡Suerte!” –Palomilo, Micro, Ricardo García, Caligrama, 2007 —


En algún lugar entre El Mil chistes, Sin City, la historieta mexicana, la novela gráfica y el cómic de superhéroes, se levanta Micro, de Ricardo García, como un pequeño milagro de la narrativa gráfica. Pero ¿por qué debe ser importante?

ORÍGENES

Después de su breve primera aparición en el mítico cómic-antología Ka-Boom! #0 (1995), y un par de apariciones aisladas, Micro al fin reaparece en 2007 bajo la publicación de Editorial Caligrama.

Tomando como base la historia de 1995, Ricardo García Fuentes nos presenta a un pequeño de ocho años que en su imaginación vive en la calle con sus amigos, hace malabares en la avenida para ganarse unos centavos y ayuda a su amigo policía en misiones secretas con la promesa de algún día comprar una casa en Acapulco para vivir juntos.

Pero en la vida real, Micro es un chamaco que se enfrenta a los peligros del exterior, fue encontrado a pocos días de nacido en la calle entre trapos sucios y una caja de cartón, vive ocultando sus poderes al público en general y es explotado por el comandante “Palomino”, un policía de la Ciudad de la Esperanza que siempre busca sacar provecho de la situación (y de paso ganarse unos centavos). Y su situación es muy favorable: tiene a un niño súper dotado entre sus manos.

¿Cómo que te gustó Batman vs Superman?

UY, QUÉ MIEDO

Tomando como base el cataclismo sucedido en el entonces Distrito Federal en 1985, el niño milagro sobrevive su primer encuentro con el bien y el mal. Sin tener una guía moral, Micro realiza todo cuanto Palomino le dice: salva proxenetas, anula resultados del fútbol, desaparece paquetes de cocaína, roba dinero de bancos, siempre creyendo que ayuda a la justicia.

Pero no todo sale como se espera y Micro se ve involucrado en un intento de secuestro en el que conoce a Otilio, quien se convertirá poco a poco en el mejor amigo y conciencia del niño héroe.

¿Suena a algo que ya han oído antes? ¿Creen que no tiene mayor relevancia ver a un niño de ocho años siendo héroe y además es poco creíble? Lo mismo pensé yo, estaba equivocado. Ustedes (si piensan lo mismo) están equivocados.

Este es el inicio de una hermosa amistad

TODO EL PODER

Lo cierto es que Palomino es sólo un pequeño engrane en el ingenio complejo de las estructuras de poder y corrupción del país. Chávez aparece como verdadero antagonista del personaje personificando todo lo contrario al “niño milagro”.

Y es que Chávez viste bien, le gusta el dinero, las mujeres, el poder, sabe exactamente lo que hace (y lo que pasa) en el país; conoce su lugar en la maquinaria y mueve los hilos necesarios para que su protervo status quo permanezca tal como le agrada. Parece estar en todo, conocer todo y estar siempre una jugada más adelante que su adversario.

Amorcito corazón, yo tengo tentación…

EL ESTILO DE CASA

García Fuentes nos abre camino vertiginosamente al corazón mismo de la Ciudad de México, nos proyecta personajes, escenarios y situaciones propias de la vida cotidiana de la capirucha. Su gráfica es fuerte, contundente y oscura, nos plasma un mundo en el que la caricatura realmente no tiene mucha gracia.

Así podemos observar extorsiones, perros tratando de comer recién nacidos, corruptos cerrando tratos en un table-dance, e incluso súper humanos con el objetivo de asesinar a niños.

Ricardo se encarga de aparecer frente al espectador a personajes creíbles, contrastantes y con personalidad bien definida. Es una delicia observar la moral contrastante de Palomino, la integridad contundente de Otilio, la inocencia de Micro y la maldad reptante de Chávez.

Las densas tintas acompañan una historia sólida, dinámica, rápida y compleja que disiente con su estilo caricaturesco que, desde la lejanía, nos diera la ignorante impresión de ver algo para niños.

Presumiendo las influencias

MÁS ALLÁ DEL TRAZO

En aspectos técnicos concuerdo perfectamente con Leonardo Olea (colorista y encargado del prólogo de la edición) en que MICRO no necesita colores en absoluto, los trazos de Ricardo nos entregan una dimensión y realismo que muchos artistas quisieran en el cómic mainstream.

Creo que sin ningún problema se puede colgar el mote de una de las mejores novelas gráficas mexicanas de inicios del Siglo XXI. Por su contundencia, historia y dimensión es una joya del cómic mexicano.

Entre otras cosas, MICRO nos da una historia de valores, amistad y nos demuestran que aún en nuestro peor momento podemos hacer algo bueno por los demás. Y eso es lo que cuenta.

Además otorga una explicación bastante coherente de por qué no existen súper héroes en México, y nos entrega a Pedro Infante como el ventajoso Chávez. ¿Nunca has visto a Pedro Infante de malo? Había una muy buena razón, lo hace demasiado bien.

La portada de Caligrama

COVACHA FACT

En algún tiempo tuve que vender productos de Caligrama, y hay una edición de Micro de esa casa editorial. Recomendé este cómic a mucha gente, siempre les decía que si no les gustaba les regresaba su dinero. Nunca tuve que regresar un solo centavo.